No future (o sí, muchos) #14 (20)

El otro día recordé que, en uno de esas ofertas alocadas que a veces ocurren, había comprado todos los ebooks de la Editorial Cerbero en ePub. Todos los que editaron durante los primeros cuatro años de andadura, para ser precisos. También recordé que no los había leído, que estaban muertos de risa en un rincón de mi dropbox. Los compré sobre todo porque me gusta el entusiasmo de Israel Alonso, el editor, y el proyecto de la editorial para acercar la literatura de ciencia ficción, fantasía y terror al público de nuevas maneras (y abriendo espacios para los que empiezan).

El caso es que me he puesto a leerlos. Aunque igual os hablo de alguno de los libros conforme vaya leyendo (y es que hay cosas que me han volado la cabeza), ya sabéis que no se me da especialmente bien eso de la crítica literaria. Encarno a la perfección aquella frase de Reich Ranicki que solía citar Chirbes: «la mayoría de escritores no saben sobre literatura más que las aves sobre ornitología»; no obstante, y más allá de los méritos literarios (que los hay) y antiliterarios (que también), como radiografía de las filias y fobias de toda una generación de escritores de género es increíble.

Y, por eso, me ha dado por pensar en cómo han cambiado esas filias y fobias, esas aspiraciones y problemas en los últimos años. Ahora no se nota (porque me cargué el histórico y aún he sido incapaz de subirlo), pero monté este blog justo el día posterior a la muerte de Juan Pablo II; es decir, el 3 de abril de 2005. Lo que en aquel momento era ciberpunk y promesas de softwares libres, hoy se ha convertido otra cosa. No sé decir aún en qué (me faltan muchas novelas cortas que leer), pero es otra cosa, en otros futuros por los que luchar. Y eso me fascina y me inquieta. Cómo pasa el tiempo, cómo pasa la imaginación.


Ha llegado hasta mis oídos lo de Lectura Común, Nortes y los cuidados. No os cuento lo que ha pasado porque eso requeriría meterme en Twitter y estoy en proceso de desintoxicación. Solo os diré una cosa: qué pena.


Ah, por cierto, he recibido una propuesta interesante. Veremos

Deja una respuesta