Dronte

Psicología y algunas cosas más

Una incubadora de… personas

images (3)Ayer tomando café, una amiga que trabaja en una fundación para ayudar a la gente a encontrar empleo nos comentó que la cosa está tan mal que la consigna actual en la Fundación es entretener a los usuarios. Me explico: como saben que nadie va a encontrar nada, se dedican a sugerirles ocio y cosas del ramo.

Claro, nos dio para un buen rato de risas. Usuario: “Mire, vengo a ver si me ayudan a buscar trabajo”, Técnico: “Hmmm… hoy estrenan Django Desencadenado, ¿le hace un cine?”

Pero al rato, dándole vueltas, se me ocurrió una cosa.

No recuerdo quien fue exactamente pero de una charla del Día Garum de Bilbao salí con la idea de que la incubación había nacido para simplificar el trabajo, no de los emprendedores, sino de los inversores. Si lo pensamos, en la época en la que se buscaban en los garajes empresas en las que invertir no sólo resultaba más costoso, sino que muchas veces los inversores descubría problemas originados por malas decisiones que con con un poco de ayuda habrían sido resueltos exitosamente.

Es decir, teóricamente las incubadoras resuelven un problema «cultivando empresas sanas y fuertes». La cuestión que me plateo es ¿Y si tenemos ese mismo problema con las personas?

Ese en el esquema antiguo es un lugar que podía ocupar la universidad (las universidades anglas tal y como las pintan las películas es básicamente ‘la gran experiencia integral formativa’), pero ahora mismo la universidad está a por uvas.

Tal vez, y digo tal vez, en la Fundación de mi amiga han dado en la clave: no es sólo darte un par de directrices que te convierten en uno más entre cientos, es «cultivarte sano y fuerte», ayudarte a crear y desarrollar tu personalidad como lo que es, tu gran obra de arte.

Redirigiendo el debate de esta semana y a modo de tiro al aire: ¿una incubadora de personas?

6 Comments

  1. Lo veo clarísimo como producto para todas esas instituciones que tienen que ofrecerle algo novedoso al estado para justificar mantener unas estructuras de «formación para el empleo» en una crisis como ésta.

    No lo veo como alternativa o reenfoque de las incubadoras de empresas comunitarias. La pregunta es ¿en el momento en que empezaste a plantearte Storge te habrías sentido más atraído por una incubadora de personas o por una incubadora de empresas comunitarias? Un proyecto donde no te ves tu mismo de comprador no atraerá a personas que puedas considerar tus pares…

    • Javier Jiménez

      2 febrero, 2013 at 10:34 pm

      No, no me lo plateaba como alternativa a las incubadoras de empresas. Creo que no lo dejé claro. En todo caso, como paso previo. Como hubs locales encargados de ayudar a los jóvenes a diseñar itinerarios personalizados aprovechando los recursos del entorno.
      :)

  2. Carolina Ruggero

    2 febrero, 2013 at 9:13 pm

    Creó el hombre la metáfora de la incubadora para las empresas y entonces se dio cuenta de que la de las personas aun estaba en una etapa evolutiva anterior, que no alcanzaba con que maduren los pulmones…

  3. Como “amiga que trabaja en una Fundación”, he de decir que este post me ha servido para comenzar más ilusionada esta nueva época en un antiguo empleo; y darle una vueltecita más a unas funciones que se hacen un poco cuesta arriba con unos usuarios y usuarias sin formación, que se enfrentan con unos cuantos empresaurios del paleolítico que buscan todos esos curriculums sin contenido…e incluso a veces, también, personas sin contenido…

    Voy a esforzarme por intentar hacer algo más, darle más valor a mi trabajo, al igual que hacéis los que por aquí pasais para intentar cambiar un poquito las cosas.

    ¡Gracias! ;)

    • Javier Jiménez

      10 febrero, 2013 at 1:55 am

      ¡¡Gracias a ti, amiga anónima!!
      Me voy contento a la cama pensando que al menos todo este cacharro sirvió para algo :)

Deja un comentario

© 2014 Dronte

Theme by Anders NorenUp ↑