Una incubadora de… personas

images (3)Ayer tomando café, una amiga que trabaja en una fundación para ayudar a la gente a encontrar empleo nos comentó que la cosa está tan mal que la consigna actual en la Fundación es entretener a los usuarios. Me explico: como saben que nadie va a encontrar nada, se dedican a sugerirles ocio y cosas del ramo.

Claro, nos dio para un buen rato de risas. Usuario: “Mire, vengo a ver si me ayudan a buscar trabajo”, Técnico: “Hmmm… hoy estrenan Django Desencadenado, ¿le hace un cine?”

Pero al rato, dándole vueltas, se me ocurrió una cosa.

No recuerdo quien fue exactamente pero de una charla del Día Garum de Bilbao salí con la idea de que la incubación había nacido para simplificar el trabajo, no de los emprendedores, sino de los inversores. Si lo pensamos, en la época en la que se buscaban en los garajes empresas en las que invertir no sólo resultaba más costoso, sino que muchas veces los inversores descubría problemas originados por malas decisiones que con con un poco de ayuda habrían sido resueltos exitosamente.

Es decir, teóricamente las incubadoras resuelven un problema «cultivando empresas sanas y fuertes». La cuestión que me plateo es ¿Y si tenemos ese mismo problema con las personas?

Ese en el esquema antiguo es un lugar que podía ocupar la universidad (las universidades anglas tal y como las pintan las películas es básicamente ‘la gran experiencia integral formativa’), pero ahora mismo la universidad está a por uvas.

Tal vez, y digo tal vez, en la Fundación de mi amiga han dado en la clave: no es sólo darte un par de directrices que te convierten en uno más entre cientos, es «cultivarte sano y fuerte», ayudarte a crear y desarrollar tu personalidad como lo que es, tu gran obra de arte.

Redirigiendo el debate de esta semana y a modo de tiro al aire: ¿una incubadora de personas?

About the author

Javi Jiménez

Metomentodólogo || En Rasgo Latente y otros antros || Psicología en general, ciencia en particular || Hater de los plátanos y humorista en excedencia

View all posts

12 Comments

Deja un comentario