Una editorial, un libro.

Seguimos con el asunto, hoy con una idea que me gusta mucho.

Decidí fijarme en cómo la irrupción de nuevos soportes móviles (sobre todo el mundo apple y los smartphones) había afectado a la industria del videojuego. Hay dos motivos fundamentales: el primero es que hasta hace poco el videojuego tenía una gran dependencia de las videoconsolas (una especie de trasunto del ‘libro’); y, el segundo, es que como siempre me dice un buen amigo, un videojuego es básicamente una historia.

Parece ser que muchos estudios han hecho como Rovio (el creador de Angry Birds); «quizás lo que más influyó [en su éxito] fue abandonar el viejo modelo de desarrollo de juegos. En lugar de producir uno y luego otro y otro, todos diferentes, nos hemos centrado en uno solo.» (Mikael Hed).

¿Cómo ‘trasladar’ este cambio al mundo editorial? Más allá de la posibilidad de hacer novelas con ‘equipos de guionistas/escritores’ como en el mundo de la tele, se me ocurre la creación de un manual libre que vaya evolucionando en versiones a lo largo del tiempo: tendría un formato de manual que se pudiera leer e imprimir como un libro al uso (formatos pdf, ePub, html, aplicaciones móviles, etc…) pero en la web existiría una contextopedia que ampliaría los contenidos hasta límites casi absurdos. Si fuera sobre ‘emprendizaje’ (que es el tema sobre el que ahora estoy leyendo) sería una especie de ‘Guía del Emprendedor Intergaláctico’; hasta en la portada de la versión ePub podría haber un ‘No tengas miedo’.

¿El modelo de negocio? Para el caso de la ‘Guía de Emprendizaje’: patrocinios, charlas, cursos, webinarios, programas de animación de incubadoras, incubadoras propias incluso.

6 responses for Una editorial, un libro.

  1. Fer dice:

    De hecho, para el caso de ficción, es algo muy parecido (o por lo menos a mí me recuerda) a lo que están haciendo con The Mongoliad, con su pedia, sus foros, su comunidad, su tienda, suscripciones… y en un futuro me imagino, si todo va bien, que sus tours, charlas, eventos…

    • admin dice:

      Sí, Fer, en esencia es parecido. La diferencia más clara es que Mongoliad se basa en un modelo de suscripción (o por lo menos era así cuando nació) que en Ficción tiene todo el sentido del mundo porque no existen circuitos que para otros ‘géneros’/artes sí que existen. En este caso, habría que buscar un entorno en el que el mercado de eventos/cursos sí parece maduro y sería gratuito (porque no tenemos un Neil Stephenson que tire del producto).
      Gracias por pasarte, 🙂

  2. […] leyendo sobre Erasmas (proyecto que me ha enseñado Fer hace un rato) y me encuentro con una recomendación de Bianka Hajdu y Jesús M. Pérez: El hacker contra la […]

  3. […] del repaso que estoy haciendo a los posibles escenarios empresariales de la industria editorial, hablaba de editoras que trabajasen con muy pocos libros (o sólo uno) como si éstos (o éste) fueran […]

  4. […] casi dos años que estuve dándole vueltas a las «editoriales monobíblicas»; es decir, a “empresas de gestión del conocimiento centradas en un dominio […]