Toda empresa es una empresa de medios

Les dejo con la reflexión/pregunta-retórica intrascendente de la semana:

Un blog que deben meter YA en sus lectores de feeds es ‘Transformación Digital‘ de Gonzalo Martín. Su última entrada habla de una idea interesante: «toda compañía es una compañía de medios» (+).

Somos (o debemos esforzarnos en ser) una empresa de medios. La idea es pegadiza y, como muestran constantemente la gente de Contently, acertada. Pero aplicar esa máxima es algo difícil.

Una cuestión que me planteo todos los días es si debo arrancar el blog de Storge o mantengo elDronte como referente del trabajo que realizamos.  Por ahora mientras se va desarrollando el proyecto uso éste, pero es un tema que, la verdad, no tengo nada claro.

 

Bonus track: A través de otra entrada me puse a leer en busca de novedades sobre Zappos.com y su legendaria atención al cliente.

he encontrado una historia curiosa:

Tony Hsieh, fundador y director general de Zappos (que viene de la palabra española zapatos), se encontraba en  California con un directivo de una de las marcas de zapatos que ellos venden. Después de una reunión, se dieron cuenta que el restaurante al que querían ir estaba cerrado. Decidieron regresar a su hotel y pedir una pizza por teléfono. Como ninguno de los dos era de California no conocían las pizzerías locales. El director general de Zappos le propuso a su acompañante: “llama a Zappos para que te den el número de una pizzería. Nosotros somos todo servicio al cliente, llama a nuestro número 800”. El directivo llamó e hizo la pregunta. Después de unos segundos de silencio, el empleado al otro lado de la línea, le dijo: “Sabe usted que está llamando a Zappos ¿no?… pero espere un momento a ver qué puedo hacer”. Al cabo de un minuto, volvió con los nombres y números de teléfono de varias pizzerías del vecindario. Por supuesto, el empleado no sabía que estaba hablando con un proveedor de zapatos ni que su jefe le estaba escuchando.

 

8 comentarios en «Toda empresa es una empresa de medios»

  1. Claramente: un único blog. Por qué? Porque la legitimidad no viene del lugar desde donde el vetusto catedrático decimonónico la obtenía guardando su vida, osea lo que no era su trabajo, a ese espacio llamado intimidad. La legitimidad del relato, de cualquier relato, nace de la vida. Y la vida es un pack. No hay un tiempo de penar y un tiempo de vivir. A la mierda el dualismo monoteista! A la mierda la idea de que hay una vida tiempo libre y un trabajo penitencia. Recuerda: «un hermoso blog como relato de una hermosa vida». Una, contradictoria, rica, sorprendente vida.

    1. Me encuentro yo también en ese dilema… En el blog de arrsa escribimos todos sobre formas de construcción diferentes, en lo que trabajamos, en cambio colabores es mi blog para mis derivas y aprendizaje. Como dice David, ambas cosas están tan unidas que a veces no sé donde escribir un post concreto, si en el blog colectivo o en el mío.

      En algún momento pensé en agregar colabores a arrsa, al menos algunas categorías. O todo y que funcione como un agregador de todo lo que ocurre en nuestras vidas (y escribimos). Aunque no todos en arrsa comparten esa idea.

      Bueno, no creo que esto ayude pero quería comentártelo para que sepas que también estamos en la búsqueda 😉 Si encuentras nuevos argumentos, me encantará leerlos

  2. Diferentes blogs para diferentes intereses, en mi opinión. No todos tenemos tal carisma que toda nuestra vida es fascinante para todo el mundo.

  3. Gracias por los comentarios, 🙂

    Seguiremos dándole vueltas y como dice Ester buscando argumentos. Aunque presiento que en no hay recetas universalistas, depende de cosas como el carácter y la personalidad del blogger o el mercado al que se dirige.

    No obstante, yo por ahora me mantengo en un solo blog.

      1. Me refería sobre todo a la última frase del comentario de Ester. He estado buscando opiniones y argumentos por ahí y la mayor parte de lo que encuentro tiene una aire a gurú que hecha para atrás.

        No obstante, y estando de acuerdo con David, al final me me pasa algo como lo que comentabas, aa. Que cuando algo no encaja en la ‘línea editorial’ del blog acabo por no publicarlo.
        Gracias 🙂

Los comentarios están cerrados.