Categorías
Sin categoría

Hablando sobre personalidad en Bradford

Alhambra-Theatre_-Bradford02Acabo de cerrar un seminario para octubre y noviembre en la Universidad de Bradford (muy cerquita de Leeds). La verdad es que lo que más me llama la atención de ir a Bradford es, y ya sé que suena un poco tonto, su Alhambra.

El tema será el que me solicitan últimamente, la evaluación de la personalidad. Ésto es algo en auge en todos sitios. Ya he comentado en algún momento que la coyuntura (TICs, MOOCs, explosión del p2p, nuevas formas de gestión empresarial, etc.) está provocando que interese seleccionar a personas por el sentir y no por el saber. Y en eso, en buena parte porque estamos sobre hombros de gigantes, en Storge somos de lo mejorcito que ha concebido madre (aunque me de pudor decirlo en voz alta).

Pero… y a eso iba, ¿A qué hablo poco sobre el tema? Creo que debería ir escribiendo más cosas sobre estos asuntos porque a) cada día van a estar más de actualidad y b) ¿en qué mejor sitio que en casa?

Categorías
Sin categoría

En busca de la felicidad

burroHace algunos años trabajé como orientador universitario. Básicamente, trataba de ayudar a jóvenes bachilleres sobre todo el mundillo de la universidad. Había un grupo bastante numeroso al que yo llamaba los burros. No por su nivel intelectual, no piensen mal, sino por aquello del asno de Buridán. Eran chavales que pudiendo escoger casi cualquier cosa lo pasaban realmente mal porque no sabían qué.

¿Puede la abundancia hacernos menos felices? ¿Cuántas más opciones tienes eres más infeliz? Chris Dillow publica hoy un post muy bueno sobre el tema. Yo por mi parte estoy por pensar que es bien posible que en un contexto de abundancia, la felicidad dependa de un estilo ético-estético personal sólido; o lo que es lo mismo una personalidadbien construida (aquella personalidad como obra de arte de la que hablábamos).

Categorías
Sin categoría

Breve nota matutina sobre las cosas de la personalidad

Anoche hablábamos del reto que suponen los trastornos de la personalidad (trastornos psicológicos propios de la descomposición) para la teoría y la práctica psicoterapéuticas. No sólo es que los tratamientos actuales tengan nula o poca eficacia, es que son cosas nuevas que nos están pillando con el paso cambiado.

Pongamos el ejemplo que ponía anoche, pensad en los criterios diagnósticos del trastorno límite de la personalidad:  inestabilidad afectiva, ira inapropiada e incontrolada, sentimientos crónicos de vacío e inutilidad, tendencia a la automutilación y al suicidio, patrón de relaciones interpersonales inestables, impulsividad en ámbitos potencialmente dañinos y autodestructivos, alteración de la identidad, paranoia, etc… Y ahora pensad que tampoco se puede abordar con medicación.

Este es uno de esos grandes frentes de batalla ante una descomposición que amenaza con llevarnos por delante, no sólo económicamente, sino literalmente psicológica y físicamente.

Categorías
Sin categoría

Así son las cosas…

Comentaba David en el post del viernes algo con lo que pienso hacer imanes de nevera y repartírselos a todos nuestros clientes: «Las empresas que no forman parte del proyecto vital de los que las componen, son empresas que están «descuidadas»«. Ese es el mundo que portamos, nuestro proyecto social, nuestra visión de las cosas. Y esto es parte de él.

Categorías
Sin categoría

Así son las cosas…

Comentaba David en el post del viernes algo con lo que pienso hacer imanes de nevera y repartírselos a todos nuestros clientes: «Las empresas que no forman parte del proyecto vital de los que las componen, son empresas que están «descuidadas»«. Ese es el mundo que portamos, nuestro proyecto social, nuestra visión de las cosas. Y esto es parte de él.

Categorías
Sin categoría

Recursos humanos, nuevos enfoques y «staff curation»

Tengo pendiente una entrada para explicar cómo conceptos que vengo usando, como ‘valores’ o ‘compromiso’, lejos de lo que pudiera parecer, entroncan directamente con la tradición de la psicología científica. Pero lo dejaremos para otro día.

Hoy, coincidiendo con nuevos servicios de reclutamiento que voy conociendo, quería poner un poco en orden mis ideas sobre los cambios que se están dado en el estudio de la relación entre las personas y sus entornos de trabajo.

Una perspectiva de los recursos humanos

La Psicología Industrial y de las Organizaciones nació bajo el impulso del fordismo para extraer toda la fuerza productiva de los trabajadores. Desde la perspectiva del «gran capitalista del XIX», un trabajador no era algo cualitativamente distinto a una máquina y, en consonancia, los primeros psicólogos del trabajo tenían por encargo poner a funcionar a los operarios a pleno rendimiento.

Pronto se dieron cuenta de que en todo caso, los seres humanos somos un tipo de máquina muy especial y requería unos cuidados especiales. La psicología industrial, nacida para explotar más eficientemente a los trabajadores, se dio cuenta de que explotándolos estaba de hecho infrautilizándolos.

Las cosas han cambiado mucho desde entonces aunque no todo lo que debería.

Los gestores actuales están tan cómodos siendo tan sólo responsables ante las cuentas de resultados que están perdiendo la histórica oportunidad de implantar políticas identitarias en el seno de sus corporaciones. Porque esto último conllevaría ser responsables de su gente.

No me entiendan mal, el lenguaje ha cambiado, es cierto. A la actividad de seleccionar, contratar, formar, emplear y retener a los colaboradores de la organización la llamamos recursos humanos pero la práctica habitual sigue siendo indistinguible de el encargado que se acerca cada mañana a recoger jornaleros en muchas partes del mundo. Miren infojobs o cualquier plataforma al uso.

Pero necesitamos otra cosa.

Mi forma de enfocar el problema es algo distinto. En Storge no tenemos ‘consultores de recursos humanos’, tenemos ‘staff curators’ (perdonen el palabro). Alguno pensará «ya estamos con las modernuras…»

¿Somos unos modernikis?

Aunque me hace mucha gracia la palabra, creo que no. Es cierto que reivindicar el oficio del comisariado artístico se ha puesto de moda con ocupaciones como content curator o biocurator. Pero en nuestro caso, tenemos motivos teóricos y prácticos propios para usar esta palabra.

Hay un trabajo de Marino Pérez y García Montes (Personality as work of art, 2004) que defiende que la personalidad es «una obra de arte»; esto es, un estilo ético y estético que cada persona da a su vida de acuerdo con sus circunstancias y sus valores sociales. Ese estilo ético y estético es un proyecto de vida en el que cada persona va progresivamente construyendo su propia personalidad, pero de manera que el aspecto ético (lo que la persona es o siente que es) se retroalimenta con el estético (los modos de presentarse frente al resto de personas).

Ninguno de esos autores es un autor pajaru, por usar el término indiano, Marino Pérez, por ejemplo, catedrático de la Universidad de Oviedo, abrió hace unas semanas el Congreso de la Sociedad para el Avance del Estudio Científico del Comportamiento en Sevilla.

Pues bien, pensar la personalidad como una obra de arte nos ayuda a comprender el equipo de trabajo no como una-máquina-en-la-que-cada-trabajador-es-una-pieza sino como algo más orgánico.

Nuevos enfoques

Los nuevos recursos humanos requieren entender la empresa, interpretarla; conocer a los trabajadores, cuidarlos, ayudarlos a crecer: tanto a los que se están buscando, como a los que están dentro; darles la formación necesaria para que hagan su trabajo, pero también para que lo entiendan, para que lo aprecien.

El enfoque que (medio en serio, medio en broma) llamo ‘staff curation’ requiere desde luego desbrozar el campo con todas las herramientas de la psicometría, la psicología del trabajo y la asesoría vocacional; y los datos que nos dan. Pero también hay que atender a las narrativas de la empresa, a su misión, a visión, a su propia way of life y sus dinámicas internas.

No hay modelos de prêt-a-porter, ni salsas de espaghetti: como nos lleva diciendo la psicología experimental desde hace 60 años, que cada persona y cada organización son una historia que escuchar. Y escuchar de verdad no se puede hacer de contextos de Business School o equivalentes, sino desde un contexto propio que siempre está por construir.

Bola extra

Hoy David marcaba este vídeo y, en general, explica muy bien parte de este cambio de enfoque.

Categorías
Sin categoría

Manual Ilustrado para… una vida interesante

Reflexión chorra de la semana: El otro día conocí a otro ‘coach’. Cada vez que conozco a uno, me acuerdo del Manual Ilustrado de Stephenson que buscaba proveer a las nuevas generaciones de las herramientas críticas y la valentía (el camino entre la conformidad y la rebelión) que les evite perpetuar por mero mimetismo los esquemas aprendidos por las generaciones precedentes. El itinerario indiano se inspiró (creo) en esta idea, pero ahora estaba pensando más en una herramienta para abordar el problema sobre el que estos días estamos reflexionando.

Un itinerario que ‘recoja‘ a jóvenes de diecimuchos o veintipocos años y les ‘de herramientas críticas y valentía‘ para construir, comprometerse y vivir una vida interesante, la que sea. Al estilo de rotaract o de la ssago pero lo más volvado en la web posible y con vocación de un mundo diverso y nuevo. Va, ya sé… No hace falta que me digan que el scout siempre tira al monte…

Categorías
Sin categoría

La búsqueda de la pasión y las tareas del emprendizaje

La hipótesis que planteábamos el otro día es que, aunque la evitación de situaciones incómodas es algo muy arraigado en la conducta social de las personas, con la crisis y la descomposición centrarse en evitar el malestar, la desilusión o la inseguridad ha dejado de ser una solución válida.

Si lo pensamos, evitar situaciones en las que sentimos miedo o angustia es algo terriblemente adaptativo y de sentido común: para los seres humanos ese comportamiento ha sido la diferencia entre la vida y la muerte a lo largo de la mayor parte de la Historia, los ejemplos son innumerables.  Por esto se entiende bastante bien que cuando «sentirse mal» no se percibe como algo natural (y transitorio) sino algo contra lo que emplearse a fondo, tenemos cierta propensión natural a no ser conscientes del costo de esa operación.

El problema, por tanto, no es la ‘estrategia de evitación’ en general, el problema nos sobreviene cuando la lucha contra ese malestar conlleva un coste personal muy elevado en términos de lo que querrían para su vida.

Lo que querrían para su vida

Cuando decimos que el problema «es, al menos en parte, de valores», estamos dando en el clavo. En el fondo el problema al que nos enfrentamos es que el primer síntoma de unos «repertorios conductuales (una forma de ser) basados en una evitación crónica y generalizada» es el ocultamiento de los valores propios. O lo que es lo mismo la disolución de la persona y el advenimiento del individuo.

En este contexto no cabe choque cultural, sólo una interminable sucesión de estrategias para no implicarse, para no comprometerse con el entorno y vivir el futuro como una larga melancolía; lo que se llama ‘estrategia ChinaTown’. Una estrategia segura pero que deja espacio para una vida muy limitada. Lo señalaba Caro el otro día:

Si no pensamos en la procedencia de nuestro medio de vida, no llegamos a comprender bien la importancia de nuestro trabajo, ni podemos hacer de él un ámbito creativo ni un proyecto de vida. Si fundaciones y estados dan el nombre de emprendimiento a puros entretenimientos y los centros de formación no abren la cabeza a nuevas posibilidades, la desesperanza al ver que una empresa cierra será cada vez peor y la idea de convertir el talento personal en medio de vida, aparecerá como delirante.

 La búsqueda de la pasión

Hoy en la Bitácora de Indias nos contaban que el lema de el TEDx de San Francisco era ‘la búsqueda de la pasión’. Y, siempre que sea una pasión sin épica, la clave es esa: volver a los valores, comprometerse con ellos (con lo que querrían para su vida): exponerse al choque cultural pero también a una vida plena.

¿Se imaginan que en cualquier programa estatal de emprendizaje lo primero que se hiciera fuera buscar los valores de los emprendedores? Sería aprovechar el dinero, aunque claro para eso antes de nada tendrían que saber cómo hacerlo. Nosotros estamos en ello: estén atentos a sus monitores que en breve lo compartiremos. 🙂

Categorías
Ciencia de la Conducta Storge

Sacar la descomposición de nuestras cabezas

No sé si han leído ya esta entrada.

Lo que David de Ugarte, Aleix Cabarrocas o Koldo Saratxaga están diciendo es que tenemos a una generación sumida en lo que conocemos como «evitación experiencial». ¿Qué es esto? Es un trastorno que se refieren a ciertas experiencias que la persona trata de evitar sin éxito pero que, al ser así, se exacerban, convirtiéndose en una suerte de ciclo de acción recurrente.

La coyuntura actual ha provocado que esta generación (vamos, muchos miembros de ésta) experimente la inseguridad, el miedo, el desamparo o el sentimiento de víctima. No desvelo ningún secreto si digo que estas experiencias no son nada agradables y que esas personas intentaron evitarlas. Hasta ahora nada nuevo, nada que no haya pasado supongo a muchas generaciones anteriores; lo nuevo quizás es la crisis del sistema de reglas, de la heurística, en el mundo actual. Es decir, que esas personas (los que hacen un máster extra que no necesitan, un cursillo de inglés porque ‘el inglés es mu importante’, los que salen a la calle – sea con tiendas de campaña o con esteladas – para pedirle a un Estado en franca quiebra moral que les salve) tratan de evitar sentirse así, pero fracasan estrepitosamente y solo consiguen que esos sentimientos negativos crezcan y los anulen como personas. Acaban por dedicar todos sus esfuerzos a acabar con esos sentimientos y, en la medida que esas estrategias no funcionan, se van hundiendo un poco más, como en las arenas movedizas.

La clave del asunto, nos dicen los teóricos de la Aceptación y Compromiso, en la medida de que esas experiencias se tratan de condiciones inevitables, no habría mejor solución que aceptarlas tomando una cierta distancia sobre ellas. Pero lo que proponen no es una aceptación pasiva, en plan ‘así son las cosas’, ‘no hay alternativa’, etc.; sino proactiva, propositiva, comprometida.

Claro que esto es más fácil decirlo que hacerlo.

Las 5 metas de la ACT

Pero tenemos algunas ideas sobre cómo actuar. Evidentemente, sólo puedo esbozarlas:

1. Establecer un estado de ‘desesperanza creativa’

Se trata de romper los esquemas para poder re-situar el problema en una nueva perspectiva. Salir de esa estanflacción, por usar términos que usábamos ayer, con un cambio de modelo productivo.

2. Entender que el problema es el control

Como hemos explicado, el mayor problema es la lucha contra esas experiencias o sentimientos; hemos de convencernos que la clave está en querer tenerlas. Ya, ya sé que es un poco raro: se conoce como intención paradójica. Esas experiencias están provocadas (y retro-alimentadas) por nuestra forma de acercarnos al mundo, si la cambiamos, créanme, las experiencias se disolverán.

3. Diferenciar entre la persona y el problema

Lo normal es que se confundan la estructura con la coyuntura: tonto es el que dice tonterías, fracasado el que fracasa. Por eso, necesitamos tomar cierta distancia y caer en la cuenta de que esto que nos ocurre ahora puede ser más episódico de lo que podemos ver.

4. Abandonar la lucha contra los síntomas

No es esperar a superar los problemas para vivir la vida, es vivir la vida y. así, si encarta, superar los problemas. Es el ‘Decidimos amar la vida’ de Otpor! porque ‘contra eso no se puede golpear’.

5. Establecer el compromiso de actuar

En realidad dos compromisos: el primero de aceptación activa de las experiencias (inseguridad, miedo o desamparo, en este caso) que antes se querían evitar. Y el segundo, de compromiso con la vida, con otros valores que trasciendan la lucha contra esas experiencias.

¿Podemos hacer algo?

Esta entrada no deja de ser un apunte teórico. Mientras escribía no me quitaba de la cabeza la idea de realizar algún seminario para ayudar a  personas a enfrentarse a esta situación; una versión psicológica de aquellas conferencias indianas en la Universidad. Aunque no sé si tendría buena acogida. ¿Qué pensáis?

Categorías
Ciencia de la Conducta

«Comunidad, personalidad y patología»: La crítica socio-histórica

Este post forma parte de una serie de entradas en torno a los Trastornos de Personalidad.

Para Juan Bautista Fuentes Ortega y Ernesto Quiroga, como decíamos, la cosa no está tan clara. Ellos sostienen que el concepto de ‘trastorno de personalidad’ forma parte de la idea más general de ‘campo antropológico’; los TTPP son, por así decirlo, ‘formas de vida social’ o como ellos dicen ‘conductas constitutivamente culturales o sociohistóricas que se caracterizarían por la desfiguración de la figura ético-moral de la persona‘.

Pero vayamos por partes.

1. ¿Qué es la personalidad?

Una de las cuestiones que más han preocupado a Fuentes Ortega durante mucho tiempo es cómo se produjo el paso de la zoología a la antropología; es decir, cómo se originó el hombre y cómo ‘evolucionó‘ hasta las sociedades actuales.

La idea general (y perdonen el trazo grueso) es que el salto de las sociedades prehistóricas a las históricas (o lo que es los mismo, la aparición de sociedades históricas producto de la confluencia en los mismos territorios de sociedades neolíticas – prehistóricas – previamente aisladas entre sí) conllevó un nuevo tipo de relaciones. La diversidad social y normativa tuvo un efecto corrosivo sobre las anteriores relaciones de ‘apoyo mutuo solidario’ obligando (en cuanto que el retorno a la ‘arcadia feliz’ es imposible) a la re-ordenación de éstas a través del nacimiento de las nuevas relaciones ético-políticas de la ‘ciudad’. Estas nuevas relaciones tienen como objetivo estabilizar las tensiones entre las partes sociales a través de una progresiva ‘igualación’ (Fuentes Ortega habla de ‘equivalencia’ en cuanto que las relaciones son simétricas, transitivas y reflexivas) de los individuos que forman las partes.

Claro que del dicho al hecho hay un trecho. La característica fundamental de las sociedades históricas es que están en continuo proceso de ‘estabilización’. Y es justo aquí donde nace la persona (sujeto de la personalidad) como ‘resultado-en-progreso de la resolución por un individuo en particular de los conflictos que se dan en la sociedad histórica’. En este sentido, y dado que como hemos dicho existen en las sociedades históricas numerosas formas de vida moral (más de las que detectara Maquiavelo en El Príncipe, de hecho), la identidad personal o personalidad sería la apropiación personal (ética) de dichas formas morales; o lo que es lo mismo, la opción por unas a costa de otras.

2. Los trastornos como disfunción apreciativa

Fuentes y Quiroga hablan constantemente de ‘valores objetivos’. Para ellos un ‘valor objetivo’, en su original lectura de Scheler, Spranger y Simmell, es un ‘sentimiento o afecto que se percibe de forma personal y dinámica en la realidad’, por un lado, y que se materializa en los ‘bienes’ que son valiosos en virtud de esa materialización, por otro. Estos valores están mutuamente engarzados entre sí y por lo tanto una vida valiosa conlleva ‘un entretejido dialéctico complejo de construcción y disfrute de bienes’ (por poner un ejemplo aunque sea algo burdo, para comer es necesario dormir y viceversa: son bienes u operaciones mutuamente engarzadas y se requieren las dos para una vida valiosa; o, ya puestos, una vida a secas).

La hipótesis de Fuentes y Quiroga es que los trastornos de personalidad ‘consisten, al menos en parte, en una disfunción apreciativa’. He de apuntar que como su trabajo está aún inconcluso no queda claro cómo es esa ‘disfunción’ pero parece que tiene algo que ver con las relaciones afectivas que se hayan tenido durante la infancia.

3. La fuerza semántica de los ejes de Millon

Para Fuentes y Ortega la originalidad y potencia del análisis psicológico de Millon es obvia, donde falla es en su meta-psicología, en cómo entiende los TTPP.

Por ello, tras reconocer la fuerza semántica de los ejes millonianos los reconceptualizan a la luz de su ‘teoría de la personalidad’:

  • El eje actividad-pasividad tendría que ver «con la «enajenación» o «alienación» de los bienes, o, lo que es lo mismo, la vulneración de los derechos morales, o con la privación ilegítima de determinados valores en una relación social». (‘Activación’ con vulneración o privación de los derechos de los otros; y ‘pasividad’ con dificultades para la defensa de los propios derechos frente a otros)
  • El eje placer-dolor tendría que ver «con la búsqueda de «valores objetivos» y la evitación de su pérdida».
  • El eje sí mismo-otros tendría que ver «con la tendencia predominante hacia la toma de decisiones éticas por uno mismo o a dejarse llevar por las decisiones que toman los demás.

4. La disolución de la psicología

En la contraportada de un libro de James Hillman, creo que era Re-imaginar la psicología, se decía que «quizás la rama más interesante del psicoanálisis es la que anuncia su disolución». Algo similar, salvando las distancias, le pasa a las propuestas de Fuentes y Quiroga: que anuncian la disolución de la psicología.

Para ellos la figura específica de la psicología es el ‘conflicto de normas personalmente irresuelto’. Me explico: cuando una persona se encuentra ante un problema ético-moral que no puede resolver se origina un problema psicológico que conlleva el oscurecimiento del problema original (que se convierta en un trastorno depende de la ‘flexibilidad adaptativa’, la ‘tendencia a producir círculos viciosos’ y ‘la estabilidad ante las dificultades’ como ya hablamos).

Entonces, como consecuencia lógica, si nos quedamos sólo en digamos una ‘terapia psicológica’ estaremos sustituyendo un problema psicológico por otro menos grave, esperando a que sea el cliente el que vea la luz bajo el Árbol de Bodhi y resuelva el problema ético-moral él solito. Por eso, lo que plantean Fuentes y Quiroga es que la relación terapéutica debe ser de un nuevo tipo; esto es, ético-moral.

En el próximo capítulo…

Acabo aquí la exposición resumida de la crítica socio-histórica de los trastornos de personalidad.  En las próximas entradas vamos a proponer una re-elaboración de las crítica socio-histórica para extraer todo lo que podamos de ella desde las nuevas categorías que nos ha traído el siglo XXI.