Categorías
Sin categoría

La muerte de la psicología

images (21)Mañana estaremos hablando en el congreso/asamblea del Colectivo de Estudiantes de Psicología que se celebra estos días en Málaga. ¿El tema? La muerte de la psicología. Así, en negrita pero sin dramatismos, ni tonterías.

Vamos a buscar formas para colaborar de cara al futuro; sobre todo, ante la inminencia de dicha muerte. Ya les contaré cómo van los preparativos del sepelio.

Categorías
Ciencia de la Conducta

El condicionamiento clásico no existe

Quizá alguna de las distinciones más tradicionales en la historia de la psicología sea la de condicionamiento clásico y el condicionamiento operante. Lo curioso del asunto es que los teóricos e investigadores que han ido trabajando en estos temas han asumido acríticamente la distinción ‘históricamente dada’.

Pero, ¿Qué es el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante?

El condicionamiento clásico, como seguro que muchos recuerdan, fue demostrado experimentalmente por primera vez por Iván Pávlov mientras estudiaba la fisiología digestiva de los perros (estudios, éstos últimos, que le merecieron el premio nobel de 1904). En la wikipedia inglesa se describe así:

es una forma de aprendizaje en la que un estímulo, el estímulo condicionado o EC, viene a señalar la ocurrencia de un segundo estímulo, el estímulo no condicionado o EI. El EI es por lo general un estímulo biológicamente importante, tal como la comida o el dolor que provoca una respuesta desde el principio, lo que se llama la respuesta incondicionada o RI. El EC por lo general no produce respuesta en particular al principio, pero después de un condicionamiento que provoca la respuesta condicionada o RC.

Por otro lado, el funcionalismo norteamericano (y, en especial, el trabajo de Edward Thorndike) acuñó el concepto de ‘condicionamiento instrumental’ que fue recogido sin más por Skinner con el nuevo nombre de ‘condicionamiento operante’. Leemos también en la wikipedia que dicho condicionamiento:

es una forma de aprendizaje en el cual el comportamiento de un individuo se ve modificada por sus consecuencias, el comportamiento puede cambiar en la forma, la frecuencia o la fuerza.

Skinner, como digo, asume sin más que la respuesta ‘clásica’ es la que se elicita reflejamente y la respuesta ‘operante’ es la que se emite «libre y espontáneamente». Por ello, su definición de los condicionamientos pivota sobre si el reforzador es contingente con un estímulo condicionado (condicionamiento clásico o tipo E) o con una respuesta operante (condicionamiento clásico o tipo R).

Pero, ¿realmente hay diferencia?

Como diría Buchanan, esta es la respuesta que esperaríamos de un estudiante de psicología al preguntarle por los tipos de condicionamiento. La tendencia de la mayoría sería ponerle buenas calificaciones, hasta que, como también nos diría Buchanan, desde la última fila otro estudiante, caprichoso y excéntrico, nos diría: «Pero realmente no hay diferencia».

Y es que no hay diferencia. O, para que no me tachen de provocador, el condicionamiento clásico es un caso particular del condicionamiento operante y por tanto la división, tanto académica como institucional, entre ambos tipos es engañosa.

Si lo piensan un segundo, la idea de ‘experiencia pavloviana’ consiste en la posibilidad de generar respuestas reflejas condicionadas sin mediación de ninguna conducta operante. El problema es, parece, lo que se entiende por conducta.

¿Qué es la conducta?

Quizás la concepción más audaz (y sólida) de conducta que tenemos es la de ‘contingencia discriminada’ expuesto por Fuentes Ortega. Con ‘contingencia discriminada’ queremos decir que toda conducta consiste en un tránsito desde la discriminación de la contingencia hasta la posible obtención de la contingencia discriminada. La conducta operante, por tanto, no consiste más que en un proceso que intenta alcanzar algún logro posible que se está percibiendo como alcanzable. Para ampliar la idea, si a alguien le apetece, recomiendo este texto de Ernesto Quiroga.

Una idea que se desprende de esta concepción: toda contingencia está discriminada y no tiene sentido hablar de discriminación de forma separada a la contingencia. Es decir, la consecuencia lógica de nuestra definición es que la percepción (apotética por naturaleza) misma puede ser considerada una conducta operante.

Un solo modelo de condicionamiento

Ya lo tenemos. Toda ‘experiencia pavloviana’ está mediada por una conducta operante (un proceso que intenta alcanzar algún logro posible que se está percibiendo como alcanzable) y por lo tanto, no cabe hablar de condicionamiento clásico como algo separado del condicionamiento operante.