Reflexiones aleatorias sobre el «enfoque bioconductual»

11841180046_9bde475dbb_bYa saben que la LoQAB Summer School de este año trata sobre ‘el enfoque bioconductual’; esto es, sobre el espacio que hay entre algunos niveles biológicos (neurológico, fisiológico, genético, etc…) y lo conductual. La verdad es creo que es uno de los grandes puntos ciegos de la gran mayoría de analistas de conducta.

En ese espacio es donde tiene encaje la psicología evolucionista, las neurociencias y la genética del comportamiento; donde las ciencias de la conducta puede beneficiarse de los avances más importantes de la ciencia actual; incluso es un espacio que nos puede dar las claves para entender que igual hay que hacer evolucionar nuestra jerga técnica y dejar de hablar, por ejemplo, de una vez y para siempre de condicionamiento clásico y condicionamiento operante.

Todo psicólogo que se precie debe tener un chiste favorito sobre el conductismo: el mío es que el conductismo es la «escuela austriaca de la psicología»: una tradición intelectual que pese a importancia y originalidad ha acabado por convertirse en un ghetto y ha perdido la capacidad de conectar con la realidad institucional exterior. Algo de cierto hay ahí. O mucho.

Estaba repasando uno de los materiales que tenemos para el curso de Penzance (a propósito de una conversa en twitter) y he sentido la irrefrenable necesidad de dejarlo por escrito. A modo de postal. Perdonen la indiscreción.

Un comentario en «Reflexiones aleatorias sobre el «enfoque bioconductual»»

Los comentarios están cerrados.