Por una Escuela del Procomún (o SSoSE)

¿Qué significa que el conocimiento sea ‘comunitario’?

La geometría, que muchos consideran la primera ciencia constituida, surgió de los agrimensores griegos. No os podéis imaginar hasta que punto, por lo que sabemos, para ellos no existía una diferencia sustantiva entre un teorema (el de Tales o el de Pitágoras, por ejemplo) y un instrumento de nivelación.

Cuando se reivindica una versión no-relativista de la posmodernidad lo que se está haciendo es reconocer que el conocimiento además de su dimensión semántica y sintáctica tiene al menos una pragmática en la que es estrictamente comunitario. Un concepto es tan ‘herramienta’ como cualquier instrumento material y por ello adquiere sentido en el seno de una disciplina, de una comunidad.

La Universidad actual y el problema del participacionismo

La Universidad se fue desenvolviendo para formar un ‘capital humano’, una élite social alejada del trabajo manual cuyo dominio técnico fue la política en sentido lato – Cambridge sólo coge fuste cuando la Corona huye de la eclesiófila Oxford y busca un lugar donde poder formar funcionarios afines. En muchos sentidos como dice David, la Universidad anglosajona es la que más fiel se mantuvo a esto; la nuestra primero se hizo francesa y luego teutona. En Alemania en efecto, surge la Universidad moderna como hipertrofia de la napoleónica.

No está de más recordar que en el XIX había 4 ó 5 facultades. Durante este siglo y poco la universidad usurpó bajo la complaciente mirada estatal a cada comunidad su potestad formativa-educativa. Al desligarlo, dando prioridad al proceso antes que a la comunidad cayó de forma irremediable en el problema del participacionismo.

Por eso la ‘formación p2p’ se constituye una devolución  del ‘monopolio estatal’ a las comunidades.

No son las similitudes, son las diferencias

Los ‘nuevos centros’ no son pues, universidades reconvertidas; son nodos expertos en formación (esto es, soportan el desarrollo técnico de los programas) y dinamizadores que trabajan con cooperativas y asociaciones empresariales.

La idea de crear plataformas que permitan a los usuarios organizarse para crear cursos no es nueva. Pero en general estas iniciativas caen siempre, como la universidad, del lado del ‘participacionismo‘. Una SSoSE es ante todo una ‘creadora de comunidades’ (o una ‘empoderadora de gente para crear comunidades’): sin ese matiz estamos haciendo raíles perpendiculares.

¿Queremos empezar una SSoSE (o varias, al estilo de la Universidad de California)? Pues ya tenemos hoja de ruta.

Ale, a trabajar.