Categorías
Innovación Universidad

Los MOOCs se hacen mayores

8573233746_55b5dd281c_o

No deja de ser curioso que una buena parte de lo mejor que se escribe sobre innovación educativa no se publica en blogs pedagógicos sino en medios tecnológicos. Muchos me dirán que exagero y que los pedagogos están dándolo todo, puede ser pero a día de hoy los veo demasiado perdidos y difuminados. Dicho esto y ganados algunos enemigos, hablemos de MOOCS.

Hace ya bastante tiempo que Antonio Ortiz hablando de Miriada X decía que

como plataforma estoy siguiendo el curso que está haciendo alguien cercano y resulta bastante solvente, toda vez que tecnológicamente los sitios para Moocs son bastantes similares entre sí y, me atrevería a decir, se encuentran en un estado algo primitivo tecnológicamente.

Llevaba razón. Como suele pasar en estas cosas, pienso que ese ‘estado tecnológico primitivo’ se debe a un desarrollo conceptual también bastante primitivo. Eso repasaba Javi Pastor en su blog (y un montón de gente más en comentarios):

Los MOOCs tienen todos los ingredientes para lograr su objetivo, y Duolingo es un buen ejemplo de ello. Quizás haga falta pulir orientación y formatos (vídeos y lecciones más fragmentadas para poderlas seguir “en cachitos”, más gamificación), pero esa capacidad de adaptar el aprendizaje -justo de lo que hablaba von Ahn- podría lograr convertirnos a todos en unos pequeños Will Hunting. Si es que no nos vence la pereza, claro.

A eso Remoquete (al que estoy citando en el blog por encima de mis posibilidades) comentaba

Para mí el primer problema de los MOOC es que intentan trasladar el formato tradicional a uno electrónico. Pero lo que pide a gritos esta época es una enseñanza no-secuencial y sin humanos de por medio. Como Khan Academy. Como Codecademy. Como lo que han sido siempre las bibliotecas.

Algo que me ha recordado un viejo post de David de Ugarte

Pero no todo es el horror. ¿Conocen a Isasa Weis? Una chica que con un blog y una camarita se ha acostumbrado a que sus clases sean vistas por medio millón de personas. Vean algunos de sus clásicos y ahora cuando comiencen a frecuentar bodas y comuniones de la primavera septentrional atrévanse a decirme que no tiene más influencia en la vida real que el jefe de la oposición en el Parlamento español. ¿Quieren una versión menos instrumental, más teórica, más académica? Vayan a BigThink, ellos no lo venden como un MOOC pero eso es exactamente lo que es. Y funciona muy bien.

Más aún,

Para explorar e innovar hay que liberarse de la responsabilidad de los modelos del pasado: dejar de vender un relato cerrado para poner a disposición de quien quiere descubrir las piezas que van a servirle para construirlo

Si juntamos estas visiones tenemos un buen puñado de ideas para desarrollar conceptualmente los moocs y comenzar a desarrollarlo también tecnológicamente.

Cosas como (1) elaborar vídeos y materiales cortos que respondan a cuestiones concretas,  (2) desarrollar sistemas de auto-evaluación automatizada sin la mediación de humanos o (3) diseñas entornos gamificados que permitan (dentro de lo que cabe) superar esa maldita pereza.

2 respuestas a «Los MOOCs se hacen mayores»

Los comentarios están cerrados.