Categorías
Manual Meta

La oportunidad de hacer un club

8646725933_c89d308890_oHoy se preguntaban en Genbeta si la tarifa plana de libros tiene futuro. Tom O’Reilly, dueño de Safari Books Online, dice que «el que no le preste atención a los modelos de suscripción es tonto». Aunque claro, Safari es algo más que un simple servicio de ‘streamming’ de texto. Tiene 35.000 libros, 9.000 horas de vídeo y numerosas herramientas más.

Yo, claro, me he acordado de la entrada de Ester sobre clubs premium como modelo directo de negocio. Cuando leí a Ester, en seguida pensé cómo podíamos usar esa vía de financiación para desarrollar el proyecto del Manual.

El esquema que estamos estudiando es sencillo: libros (tanto de nuestro equipo como de terceros), pedia de referencia, vídeos (que, por cierto, el finde grabo el primero en abierto), foros y asesoría personalizada. Trataríamos temas psicológicos en sentido amplio (desde problemas personales o familiares a cosas del trabajo) y a lo largo de toda la vida (desde la crianza de los niños hasta la elaboración del duelo).

Como es algo a lo que estoy/estamos dándole vueltas no tengo muchos detalles. Lo que sí tengo claro es que todos aquellos que compraron el Manual tendrán el primer año de socios de regalo. Así que ya tenemos 173 socios. No está mal.

¿Cómo lo véis?

4 respuestas a «La oportunidad de hacer un club»

Lo de tener socios de partida es lo más importante, ellos te pueden dar el feedback necesario para crear servicios de valor y perfilar todos los procedures de un buen soporte, que yo creo que es lo más importante. Además de darte opiniones que puedas poner en la web para captar nuevos socios. Yo seguro que lo uso 🙂

Nosotros estamos empezando a formular el club de mimbrea también, así que puede estar chulo ir intercambiando las metidas de pata 😉

Ah! y ya lo ponía en mi artículo lo que más potencia tiene son las misiones concretas, las respuestas a preguntas concretas,… así que lo veo genial, genial!!!

Hace unos meses una de mis discográficas de referencia (¿se puede tener de eso?) lanzó una campaña de suscripción. Prácticamente todo el trabajo es autopublicado (y «home recorded») del chico que la lleva, o de miembros de proyectos en que ha colaborado. Generalmente cada álbum pertenece a un grupo distinto, pues nacen como proyectos orientados a una idea. Tienen un feedback muy humano y sufres los problemas del día a día con ellos -retrasos, tormentas, desordenes…- que lo convierten en una aventura humana. Por eso no era de extrañar lo transparente que es su forma de «pedir» para convertir ese trabajo/pasión en un medio más o menos autosustentado pero sin perder la referencia de la comunidad. Y justo me ha recordado mucho a esta idea 😀

Ojo, no apto para todos los gustos musicales.

Los comentarios están cerrados.