Vía Fallarás llego a un artículo de la Revista Ñ (el suplemento cultural de Clarín) en el que hablan sobre como el libro electrónico obliga a los escritores a escribir más. Leánlo, pura disipación de rentas.

Conectando con lo que hablábamos ayer, me he acordado del decálogo de Jordi Pérez Colomé y Eva Domínguez que resume de forma simpática lo que han aprendido sobre micro-emprendimientos periodísticos.