La comunidad entre el aislamiento y la disolución

20060207015444-village1-300x435Seguimos para bingo. En los comentarios al post de ayer se hicieron muchas preguntas muy interesantes, tanto que yo al menos necesito más que un comentario para intentar ordenar mis ideas.

Como comentaba David hace unas semanas la idea monacal de separarse frente a la descomposición se va repitiendo cada vez más en el imaginario social.

El problema, creo, es que cuando pensamos en ‘separación‘ pensamos en una cartuja en medio de la sierra o en un monasterio budista en lo más alto del Himalaya. Algo parecido a lo que pusieron en marcha los protagonistas de El bosque de M. Night Shyamalan o a la Fundación seldoniana que pone como ejemplo David en el mismo artículo.

Pero en los últimos 100 años, el mundo se ha hecho tan pequeño que esto se ha vuelto casi inviable. No sólo eso, como apunta Crul, en caso de que fuera posible ¿no serán los «individuos en la mediana» alineados con la descomposición, un agente corrosivo de estas comunidades,  vikingos arrasando conventos medievales? ¿Ese miedo a los bárbaros no nos haría enloquecer tras las empalizadas?

Tenemos que pensar la cuestión de otra forma, porque el territorio hoy no es geográfico sino social. Los desarrollos indianos hasta el momento dibujan un camino intermedio entre la separación y la disolución: el degradado. Lo que llamábamos la comunidad como cebolla.

Un marco interesante para comprender la idea es la metodología de programas de investigación de Imre Lakatos (porque toda comunidad es, al fin y al cabo, un proyecto de investigación en marcha). Lakatos dividía cada uno de sus programa en dos partes:

  • Un núcleo firme de hipótesis infalsables. (En nuestro caso, el corazón ético – ethos – de las comunidades; que en cuanto redes distribuidas, son espacios sociales con una gran densidad relacional)
  • Y un cinturón protector de métodos y herramientas que se encarga de la resolución de problemas, la prospectiva y la adaptación al entorno (en éste caso, las estrategias defensivas, productivas, narrativas y de crecimiento de la comunidad)

Las capas semi-permeables en las que se articula el cinturón protector de este separatismo sofisticado son las que permiten que convivan una alta densidad en la comunidad con una baja densidad en el exterior descompuesto sin poner en peligro a la primera.

Imaginen a la comunidad (a la filé) como una estrella muy densa alrededor de la que se agolpan numerosos cuerpos sociales, imagínenla como un atractor de orden y cohesión social.

Por eso, no se trata de caer en proselitismo (cosa que nos devuelve a los discursos salvíficos) por un lado, ni caer en el autismo por otro. Se trata de entender que la existencia de la comunidad no depende tanto de la solidez de los muros y las empalizadas, como de un consenso prolongado en el tiempo, una conversación escalonada con el entorno, el sereno desarrollo de toda una cebolla del compromiso.

27 comments

  1. Qué interesante….! Es que no se trata de ir creando por ahí Quebradas de Galt, ahora que hablasteis recientemente por ahí del libro de Rand (aunque no entendí nada) y que sigo pensando que lo más interesante sería la hipotética secuela de ese libro…

    Para las “capas permeables”, algunos inclusos desde la sociofísica han plantado fórmulas de percolación, percolozación que podría ser similar a la permeabilidad de redes de la que hablas.

    Ya habeis analizado experiencias reales…Lamentablemente muchos ejemplos nos llevan a pensar en lo que denominais filés negras.

    Saludos.

    1. Hola, Iker

      Jaja. Sí, a mi me pasa igual con el Papiamientu. Pero, shhhhh, no se lo digas a nadie.

      Hablando con algo de más seriedad, la ‘percolación’ me parece apropiadísima.
      En nuestro análisis de experiencias, hay algunos grandes grupos: uno son las filés negras efectivamente (los malos siempre nos llevan la delantera), otro son las protofilés (que son ‘nubes moleculares‘ que estamos esperando a que colapsen gravitacionalmente originando, al fin, filés blancas). Veremos a ver qcomo se desarrolla el asunto.

      1. Y está toda esa nube de pequeñas compañías comunitarias que pueden bien crecer, agruparse y evolucionar más rápido hacia la filé decantando en su camino -ojalá- protofiles… o simplemente no funcionar o caer en la nube de la descomposición, la microcaptura de rentas y el parasitismo… y sin llegar al desastre de las filés negras también enturbiar el ambiente.

        Remarco esto porque me da que las innovaciones más interesantes vendrán de ese mundo que nos es tan cercano.

  2. Otra metáfora interesante para aplicar a una comunidad real (aunque la de Lakatos me la he apuntado —se parece un poco a una que esbozaste un día basada en la pirámide de compromiso—) puede ser el de las capas de poder del Estado de Bueno: http://symploke.trujaman.org/index.php?title=Capas_%28de_poder%29 Se podría incluso sustituir la idea de descendente/ascendente por centralizado y distribuido. No sé. Una idea loca. ;D

    1. Sí, es cierto. Sigo con curiosidad todo lo que hacen en Oviedo (de hehco, había pensado ir a sus encuentros con una ponencia, pero ya tengo marzo lo suficientemente liado).
      Habría que darle una vuelta a tu idea: Bueno tiene intuiciones buenísimas, aunque a veces se le va un poco la cabeza. :) Dejo pendiente hablar sobre el materialismo filosófico.

  3. Lo primero, qué bueno el post!
    Y después, no he podido evitar explayarme un poco. Desde hace varios días llevo leyendo varios posts que están tomando identidad. Y voy a intentar verbalizarlo. Comenzamos hablando de Miedos, “los individuos de la mediana” asustan. Pero como siempre que se piensa una cosa, los zorros no sólo se preguntan por qué, sino que además se plantean otras estructuras, y sobre todo, no se paran. NoParamos.
    Centrándome más en el tema que hablamos, creo que es difícil combatir con el “gobierno que cuida” y más aun con la “mediana” que avanza de forma sólida (tomo esta postura ahora). Cambia poco. Y por lo que observo no podemos (no QUEREMOS) pararnos sólo a observarla.
    Y se me ocurre… “¿es que nadie piensa en los niños?”. Abriendo un poco más la idea, ¿cómo de útil es la divulgación (educación)? ¿Cómo de productivo es levantar al que está quieto? Viendo el Juego de la Paz mundial, la nube de abuelas, el tema del que trató en gran medida el tedxmadrid (<a href="http://www.youtube.com/playlist?list=PLsRNoUx8w3rPPmff3QxPFG3WH9Z3HtrrP&quot; colaboración, transformación, transpariencia, procomún…) , se me ocurre que a “la mediana “ (y dejo abiertísima la discusión) se la puede bombardear hacia aquellos que “se dejen” (educación, divulgación, juegos…). Y me veo obligado a volver a la idea de los “miedos” de no convertirme(nos) en un “loquesea que sólo cuide”. Lo que planteo es un “loquesea que aporte, que no pare, que construya, que aprenda …”. NoParamos.

    1. Gracias, Galo :)

      No sé si leíste el discurso de Juan Urrutia en la Asamblea de Las Indias en Enero. Acaba así: “Os convoco a que, todos juntos, rechacemos cimientos permanentes y protejamos nuestra creatividad poniéndolos siempre en jaque con la ayuda ahora de las aportaciones de sangre joven. Porque queremos vivir plenamente rechazamos la fijación de una vez por todas de lo que entendemos por una vida que merece ser vivida y abrazamos el compromiso de nunca dejar de ahondar, en unión fraternal, en el significado de lo que nos mueve y permite la maduración perpetua de nuestra creatividad.

      La historia de Las Indias es básicamente lo que comentas, “un lo-que-sea que aporte, que no pare, que construya, que aprenda…“. Es la historia de un grupo de personas que decidió vivir arrebatados por el cambio. ;)

      1. No lo conocía explicitamente. Pero sí en unión de conceptos. A parte, y más por donde iba, Cómo gestionar el “entrenamiento de los que QUIERAN”? Seguís dándole vueltas a algún itinerario? Le habéis dado otro nombre (a la rosa)? Esto va en la línea de divulgación/educación que hablo más arriba.

      2. Me resulta gracioso la comparación que me ha surgido aquí. Las capas externas, que a día de hoy están más cercanas a la descomposición, pueden verse como unos primeros estadios de esas cebollas. En ese sentido son comunidades “cebolla infantiles” (cúmulos de gas en sus fases inciales).

        Poniéndome (no sé si pretenciosamente) en una de esas capas exteriores me surgen preguntas parecidas a las de galo. ¿Tenéis pensadas cosas para las relaciones con estas capas externas?

  4. ¿Cómo hay que entender el proselitismo para pensarlo acabado siempre en lo salvífico? ¿Y cómo hay que entenderlo para que el mero hecho de estar abierto a una conversación (que no sabes cuando ni cómo puede explotar) no se mezcle al final con el proselitismo? A estas alturas, no sé si no lo acabo de entender o simplemente no estoy de acuerdo :)

    1. Yo, al menos, entiendo ‘proselitismo’ como “interés extremado y activo de ganar partidarios para una religión, facción o doctrina”.

      Y cuando digo que se cae en lo salvífico, es porque creo que en el esquema proselitista el individuo deja de contar en cuanto persona y comienza a contar en cuanto adscrito a un bando. Eso promueve una ‘normalización’ del individuo que desemboca en una alineación total al líder, grupo o ideal.

      Es la distinción entre lírica y épica.
      No discuto que haya otras versiones más ‘débiles’ del proselitismo; lo que intento señalar es que el esquema proselitista tiene una potente estructura de incentivos para acabar en eso.

      No sé si me explico mejor… que tampoco quiero pecar de proselitista :p

          1. Jeje, qué exigente.
            Pues podemos inventar alguno: “proseletismo informado” (pidiendo permiso antes de proselitizar) por ejemplo.

    1. Efectivamente, ganan legitimidad en el entorno creando formas descompuestas de cohesión social allá donde el estado ha arrasado ya con las posibilidades de autonomía de las personas. Pero lo importante en la frase anterior es «descompuestas»: violencia extrema sobre un régimen de gobierno interno terrorista (en el sentido exacto y original), descomposición de las relaciones personales, etc.

      Y es cierto, hoy el estado no está jugando en ningún lugar del lado de las files basicamente porque está capturado por cazarentas y redes clientelares de todo tipo y condición. El resultado es que en algunos lugares la ilegalidad permite la captura de otro tipo de rentas (como el tráfico comercial de drogas en México, el cultivo o incluso la captura de administraciones locales) generando una ilusión de viabilidad y autonomía económica que no es sino un pasito más en la descomposición, una forma aún más violenta y destructiva de continuar el proceso hacia la destrucción total de estado y mercado.

  5. Me gusta mucho la idea de la cebolla, deshace muchos de los coflictos que me surgen con las barreras.

    Sobre la cebolla sólo veo un peligro de que pueda ser malinterpretada, a partir de las capas podría llegar a entenderse un elitismo del mismo modo que pueden suponer los grados masónicos.
    La cebolla la entiendo más como un análisis de unas relaciones (ya existentes) entre individuos que una jerarquía diseñada como herramienta.

Deja un comentario