10197111386_ce2deec64f_b

Hoy se estrena en el blog Guillermo Batido de Pera: un nuevo colaborador ficticio y seguramente uno de los peores juegos de palabras que he hecho nunca. La idea es tener un autor-cajón-de-sastre para agrupar las traducciones de artículos en inglés. Algo que me apetece hacer desde hace un tiempo y para lo que nunca encuentro el momento. Hasta hoy, claro.

Enlazando con lo que Javi decía el lunes, el colectivo Ciencia con Futuro ha sacado la campaña “Apadrina un científico“. Las cosas les deben de ir bien porque la web estuvo caída casi todo el martes. De rebote he llegado a un artículo de Plos One que en resumidas cuentas viene a decir que para trabajar en las universidades españolas hay que ser un lameculos (sin acritud, alguno de los autores del blog estuvo 5 años en la ugr, ejem).

Me he preguntado: ¿Qué opciones tiene un investigador para reciclarse? Gracias a Dios, no he tenido que ponerme a pensarlo yo mismo. Jane Hu, doctoranda en Berkeley, ha escrito un artículo interesante en uno de los blogs de PLOS.


¿Qué se puede hacer con ese doctorado? Preguntas frecuentes sobre empleos no académicos

Con el fin de curso a la vuelta de la esquina, otro grupo de estudiantes a punto de graduarse se hará la inevitable pregunta: “Entonces, ¿Cuál es el siguiente paso?” Este año yo soy uno de esos estudiantes y al igual que el 61% de los doctorados de la rama científica , dejo la carrera académica.

Me he dado cuenta de cómo la gente reacciona de forma diferente a mis planes frente a los de mis amigos que han decidido continuar con una beca post-doctoral u otra cosa dentro de ámbito académico. Cuando se les pregunta acerca de sus planes, mis amigos del camino tradicional reciben rápidamente felicitaciones y el tema de conversación pasa a otra cosa. Por el contrario, la gente hace una gran cantidad de preguntas sobre mis planes de carrera. Si estás interesado en las alternativas a las carreras académicas tradicionales, aquí te dejo algunas de las preguntas más frecuentes.

¿Por qué te vas? [NdT: Todas las promesas de mi amor se irán contigo]

La gente tiene buenas intenciones cuando me preguntan esto, pero es una pregunta muy personal; tanto, que recomiendo hacerla a menos que conozcas bien a la persona. A menudo, el autor de la pregunta quiere compadecerse contigo por el estado de la academia. Y aunque creo que hay grandes problemas con la cultura y la estructura de la universidad (como la falta de mujeres en las ciencias duras o los problemas de replicación), estoy agradecida por el conocimiento y las habilidades que he adquirido a través de mi paso por la escuela de posgrado.

Contrariamente a la creencia popular, los estudiantes no siempre salen de la academia porque están desilusionados o han “fracasado” en la búsqueda de un trabajo académico. Muchos de ellos tienen un interés genuino en la consultoría,  la divulgación, quieren crear una empresa, trabajar en Watson, hacerse la Pacific Crest Trail andando, montar una panadería o lo que sea que quieran hacer. La investigación es sólo una faceta de la vida, y no tiene por qué ser la única. Yo me voy porque siempre he tenido otros intereses y quiero explorar esas oportunidades. Durante mi tiempo en la universidad, descubrí que la parte de mi trabajo que me pareció más gratificante y agradable era comunicar mis investigaciones entre el público. Por eso voy a intentar una carrera en redacción científica y divulgación.

¿Lo has hablado con tu tutor? ¿Cómo te fue?

Si tengo que ser honesta, me aterraba tener esta conversación con mi tutor. Mi miedo – como es normal – era decepcionarlo, enojarlo o incluso que me dejara a mi suerte el tiempo que me quedaba en el laboratorio. Esperé hasta que estuve totalmente segura de que quería una otro tipo de carrera. Después de esa conversación, me quité un peso de encima pero me hubiera gustado haberla tenido antes.

Los tutores son un gran recurso para conectarte con gente que ha estado en tu situación antes. Además, la honestidad suele ser algo que mejora la relación de trabajo – por ejemplo, si tú y tu tutor sabéis que tienes el corazón puesto en la consultoría, podéis decidir adaptar el trabajo a las expectativas y requerimientos de lo que quieres hacer.

Personalmente, me siento afortunada de que mi tutor apoyara mi decisión, pero por desgracia no todos lo hacen. En ese caso, buscar otro profesor o apoyo en la facultad puede ser útil.

Pero, ¿qué se puede hacer con este título?

Por lo general, esta pregunta me la hacen los estudiantes de mi campo que han estado pensando en dejar la academia, y tienen la esperanza de que mencionaré alguna carrera mágica en la que ellos no habían pensado. Dale la vuelta a la pregunta: ¿qué quieres hacer con tu carrera? Claro, el título podrán limitar las opciones hasta cierto punto – por desgracia, como un doctorado de psicología, no es probable que acabe de astronauta – pero los estudiantes subestiman sistemáticamente el hecho de que las competencias generales que aprenden en un doctorado se aplican a la mayoría de los puestos de trabajo. ¿Todos esos estudios con los que estás haciendo malabares? ¡gestión de proyectos! ¿Los becarios que has entrenado para ejecutar tus estudios? ¡Liderazgo y gestión de equipos! ¿Envío de manuscritos y eso de escribir correos electrónicos sin fin? ¡Las habilidades de comunicación!

Un estudio longitudinal de la Oficina de Estadísticas Laborales encontró que entre los 18 y 46 años, el estadounidense medio tiene 11 trabajos diferentes. ¡Ser estudiante de postgrado es solo uno de los muchos que puedes tener!

¿Cómo encontrar opciones?

Define las cualidades de tu trabajo ideal. ¿Te gusta enseñar? ¿Investigación? ¿Trabajar con gente? ¿Quieres algo con horarios y proyectos flexibles o mejor algo estructurado y plazos cerrados? ¿Prefieres trabajar en equipo o en solitario? Estas son sólo algunas preguntas a tener en cuenta; si estás totalmente perdido, hay recursos en internet como MyIDP para ayudarle a empezar a hacer las preguntas correctas.

En mi caso, también soy afortunada por trabajar con Beyond Academia, una conferencia sobre estos temas en Berkeley. Realizamos nuestra segunda conferencia anual en febrero, donde invitamos a los antiguos doctorandos para que hablaran de su experiencia de transición entre la academia y el “más allá”. Había paneles con expositores de diversas industrias (por ejemplo, el sector tecnológico, la comunicación de la ciencia o el espíritu empresarial) y talleres donde los estudiantes podían trabajar en habilidades específicas (por ejemplo, definir un plan de carrera o cómo crear una marca personal). Fue un gran aprendizaje y una gran oportunidad para crear redes y encontrar oportunidades. De hecho, los estudiantes de otras escuelas están ahora presionando a sus universidades para realizar eventos similares. De todas formas, la tuya puede tener un programa de practicas o al menos una feria de empleo. Si no, ¡considera montar una!

También hay una variedad de recursos en línea que pueden ayudarte a comenzar su búsqueda. La mayoría de los centros de desarrollo profesional de las universidades tienen páginas web con recursos para los estudiantes, aunque no todos tienen secciones dedicadas específicamente a las carreras de post-doctorado. En Beyond Academia hemos empezado a compilar una lista de los recursos aquí: puede ser un buen punto de partida.

¿Qué te ayudó para encontrar tu camino profesional?

Hablar con otras personas que entienden tu situación puede ser a la vez inspirador y educativo. Aprovecha tu red personal: habla con los recién graduados de tu departamento, con amigos y profesores de la facultad para ver si conocen a alguien que conozca a alguien con el tipo de trabajo que te gustaría. Recuerda que los centros de recursos para el empleo de tu Universidad puede ser útil.

Si no encuentras alguna conexión personal con su campo elegido, el Internet es una herramienta de enorme poder. Configurar un buen perfil de LinkedIn y ver si hay alguien en tu “red extendida” que tiene tu trabajo ideal. Tanto twitter como un blog son también una buena manera de conectar con extraños que se dediquen a tu campo. (Una nota personal: me enteré de una beca a través de Twitter y tengo una entrevista de trabajo, debido en gran parte a una entrada de blog que escribí. ¡El Internet es un lugar mágico!)

Por cierto, asegúrate de probar lo que sea que quieras hacer. ¿Quieres ser un consultor? Algunos campus tienen clubes de consultoría [juniorempresas]. ¿El tuyo no lo tiene? ¡Inicia una! Otras opciones a considerar son prácticas de verano, conferencias o talleres.

Si estás considerando una carrera alternativa, familiarízate con tus opciones, tan pronto como sea posible. Comienza ahora mismo, si puedes. Utilice las habilidades de gestión del tiempo que has aprendido para sacar un par de horas a la semana y explorar posibilidades. Como hacer la tesis, la búsqueda de carreras se parece más a una maratón que a una carrera corta; paso a paso se llega a la meta. Es cierto que puede ser agotador, pero encontrar la carrera adecuada es una digna recompensa