Categorías
Sin categoría

¿Cinco etapas del duelo?

images (12)Durante años se ha dicho, escrito y explicado que el duelo tiene cinco etapas: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Pero, ¿es verdad?

Empecemos, por ser originales, por el principio. Como nos cuenta Claudia Hammond, los primeros estudios sobre el tema son de John Bowlby y Colin Murray Parkes. Estos investigadores, ya a finales de los años cincuenta, enunciaron un proceso de 4 etapas (entumecimiento, búsqueda y anhelo, la depresión y la reorganización) pero no fue hasta que en 1969 Elisabeth Kübler-Ross publicó su famoso modelo penta-factorial que despegó esta forma de entender el duelo.

Cabe decir que en un principio Kübler-Ross planteó el modelo para entender la experiencia de la propia muerte (la psicóloga suiza, al fin y al cabo, la gran experta en personas moribundas y cuidados paliativos); pero, vamos, rápidamente empezó a usarse para el resto de los procesos emocionales.

Según el modelo Kübler-Ross el proceso debería ser tal que así (la «w» señala la intensidad esperada de la respuesta emocional):

StagesGraph2Jpeg-e1286309706811

Pero en 2004 a Toni Bisconti y algunos amigos les dio por investigar sobre el tema y tras estudiar día a día durante meses el estado emocional de personas en proceso de duelo llegaron a conclusiones un pelín distinta: que el proceso de duelo sigue más el modelo de oscilación lineal:

LinearOscillatorGraph.Bisconti0099.Fig1JPEG2-e1286222789555-1024x570

El estudio de Bisconti cuestionaba no solo el orden de ocurrencia de estas emociones, sino que además también ponía en duda (como se puede apreciar en los gráficos) la intensidad de las mismas. De hecho, otro estudio, esta vez de Columbia indica que en parejas mayores hasta un 45% por cierto no experimental distrés severo en ningún momento.

No soy experto en el tema, pero por la bibliografía que he leído y barriendo para casa, me parece que los estudios sobre el duelo están convergiendo en una idea sencilla, que dado que las relaciones sociales ayudan a regular los altibajos emocionales, en la pérdida – por decirlo de alguna manera – se unen una experiencia emocional muy negativa con los problemas de lógicos de regulación vinculados a la desaparición de dicha relación.

Pero, ¿Es esto importante? Bueno como decía Ruth Davis Konigsberg, autora de ‘La verdad sobre el duelo‘, considerar el modelo Kübler-Ross como estándar «es tranquilizador para las personas que sufren algunas de estas emociones, pero estigmatiza a aquellas que no lo hacen; Puede sentir que están sufriendo incorrectamente o que algo funcional mal en su interior».

Aunque suene un poco perroflauta, es importante tener claro en situaciones como estas que no existen formas correctas de sentir las cosas.

10 respuestas a «¿Cinco etapas del duelo?»

Siempre he desconfiado de ese tipo de simplificaciones en 3-categorías o 5-pasos. Es bueno conocer un poco más de la complejidad de estos temas.

Yo intentaría definir la «forma correcta de sentir las cosas» como aquella que más le encaje a cada uno, que básicamente es lo mismo que dices tú claro.

No recuerdo quien era… pero una vez leí que abundan tanto los modelitos sencillitos de 2, 3 o 5 fases porque la élite del management que los usa y los difunde no da para algo más complejo.

Algo de ceirto tiene que haber…

J. Megías [creo que fue él (por aquello de citar las fuentes y tal)] dijo que la única regla era «que no hay reglas» y la excepción es el daño que alguien pueda llegar a producirse. El duelo, duele, no te mutila.
…creo que Sharu se montó su propia teoría al respecto.

Hola, Ioxti

Encantado de tenerte en casa 🙂 Ya sabes que aquí, tú eres fuente de autoridad…

Y sobre lo que comentas, totalmente cierto. Cuando estaba acabando la entrada pensé en aclararlo, pero al final (como lo que me interesaba es el papel de los patrones sociales de relación en la regulación emocional) se me fue. Aprovecho para dejarlo claro, cuando una conducta se vuelve desadaptativa, inflexible y destructiva es un problema: nada de ‘opciones vitales’, ni choradas de esas.
Aunque no haya formas correctas de sentir dolor, me temo que sí que hay cantidades que claramente son incorrectas… ¿No?

No creo que sea cuestión de cantidad…(¿cuál es el umbral del dolor?) sino de la calidad y de la duración del mismo. Por eso el duelo patológico se define en función del tiempo más que cualquier otra cosa.

Un poco tarde, pero he llegado. El problema fundamental es definir una «conducta desadaptativa, inflexible y destructiva». Después de todos años, creo que la única definición posible es «cuando el efecto de tu conducta orientado hacia los demás es negativo» (a este punto de la historia, los efectos de tu conducta sobre ti mismo hace ya tiempo que son negativos).

De todas formas, y haciendo un comentario algo arriesgado, me atrevería a decir que el ‘trastorno’ de duelo es tan variable según la persona y, resultando tan difícil precisar según qué criterios, no veo argumentos de peso para incluirlo en el DSM.

«Un abbraccio»,

Rosa 😉

Gracias mil, :p

Dejando a un lado el tema de la definición de un trastorno… que da para una respuesta muy corta o para una respuesta muy larga.

Como digo en el enlace, hay un argumento casi inapelable para quitar la ‘exclusión del duelo’ de entre los criterios diagnósticos de la depresión: el negocio de las farmacéuticas. =)

Los comentarios están cerrados.