Fundaciones proComunitarias

Las Sociedades Económicas de Amigos del País surgieron en varios sitios de Europa (Irlanda, Suiza y, muy especialmente, España y sus colonias) al calor de las ideas ilustradas. El objetivo de estas sociedades era contribuir al desarrollo económico e intelectual de las regiones donde se asentaron estudiando la realidad socio-económica de dichas regiones y buscando soluciones a los problemas que encontraban.

Me he acordado de ellas al investigar el caso de Evergreen Cooperatives. Este grupo de Cleveland, Ohio surgió hace unos años inspirado por el gran éxito cooperativo del mundo, que no es otro que Mondragón. La idea fue utilizar el modelo arrasatearra de ‘grupo de empresas semi-autónomos cada uno propiedad de sus trabajadores pero a la vez parte de una red de apoyo mutuo’ para iniciar la re-industrialización del muy deprimido Gran Cleveland.

Pero no es casualidad que sea Cleveland donde surgió Evergreen. Cleveland fue la cuna de la primera fundación comunitaria del mundo.

¿Qué es una fundación comunitaria?

Las fundaciones comunitarias son instituciones filantrópicas independientes que actúan, como su nombre deja intuir, en una región geográfica concreta. En general, son fundaciones:

  • muy vinculadas con el entorno comunitario
  • tienen una gran número de donantes públicos y privados
  • y actúan ellas mismas como donantes, o mas bien, como promotoras.

Curiosos paralelismos

Es interesante, o me lo parece, ver como los caminos que estamos explorando en esta transición del mundo moderno-industrial a un nuevo escenario sea cual sea, van configurando la oportunidad de, en el plano ‘territorial’, articular nuevas Sociedades de Amigos o Fundaciones Comunitarias.

En el plano educativo, por ejemplo pero también el productivo, lo primero que hace el Padre Arizmendiarrieta (verdadera ‘fundación comunitaria’ originaria de Mondragón) al llegar al Alto Deva es crear una Escuela Profesional Politécnica. También las Sociedades se convirtieron en cafés ilustrados que desarrollaron y divulgaron muchas ideas revolucionarias.

¿Fundaciones proComunitarias?

El título como ven es un juego de palabras entre las Fundaciones Comunitarias y el nuevo modelo productivo basado en el procomún. Pero más allá de eso, pienso que pueden ser a medio plazo unos importantes sujetos regionales de cara a impulsar la transición de modelo productivo y aportar resiliencia a los ‘territorios’.

Ps: A todo esto, yo estaba leyendo de nuevo sobre Evergreen por este post de María Rodríguez en la Bitácora de Indias.

3 comentarios

David de Ugarte 31 mayo, 2012

jejeje, vas recogiendo las miguitas 🙂 Hoy justamente estábamos con la fundación que puede convertirse en esa base en Bilbao (en realidad un grupo de ellas) y en unos días estaremos en Extremadura trabajando sobre un modelo similar con agentes locales… La verdad, Javier, es que va siendo hora de que tengamos un encuentro de trabajo y liguemos unas cosas y otras (fundación, centro postuniversitario, editorial, etc.) no te parece?

Javier Jiménez 1 junio, 2012

Jajaj. Trató de ir colocando las teselas del mosaico, a ver que va saliendo.
Por lo demás, yo estoy dispuesto 🙂

Comentarios cerrados