Categorías
Sin categoría

Occam, ¿con qué se afeitaría?

Juan de Mairena, vía Microsiervos