Escohotado y la izquierda liberal

Un gran cabezorro