Categorías
Innovación Universidad

Los MOOCs se hacen mayores

8573233746_55b5dd281c_o

No deja de ser curioso que una buena parte de lo mejor que se escribe sobre innovación educativa no se publica en blogs pedagógicos sino en medios tecnológicos. Muchos me dirán que exagero y que los pedagogos están dándolo todo, puede ser pero a día de hoy los veo demasiado perdidos y difuminados. Dicho esto y ganados algunos enemigos, hablemos de MOOCS.

Hace ya bastante tiempo que Antonio Ortiz hablando de Miriada X decía que

como plataforma estoy siguiendo el curso que está haciendo alguien cercano y resulta bastante solvente, toda vez que tecnológicamente los sitios para Moocs son bastantes similares entre sí y, me atrevería a decir, se encuentran en un estado algo primitivo tecnológicamente.

Llevaba razón. Como suele pasar en estas cosas, pienso que ese ‘estado tecnológico primitivo’ se debe a un desarrollo conceptual también bastante primitivo. Eso repasaba Javi Pastor en su blog (y un montón de gente más en comentarios):

Los MOOCs tienen todos los ingredientes para lograr su objetivo, y Duolingo es un buen ejemplo de ello. Quizás haga falta pulir orientación y formatos (vídeos y lecciones más fragmentadas para poderlas seguir “en cachitos”, más gamificación), pero esa capacidad de adaptar el aprendizaje -justo de lo que hablaba von Ahn- podría lograr convertirnos a todos en unos pequeños Will Hunting. Si es que no nos vence la pereza, claro.

A eso Remoquete (al que estoy citando en el blog por encima de mis posibilidades) comentaba

Para mí el primer problema de los MOOC es que intentan trasladar el formato tradicional a uno electrónico. Pero lo que pide a gritos esta época es una enseñanza no-secuencial y sin humanos de por medio. Como Khan Academy. Como Codecademy. Como lo que han sido siempre las bibliotecas.

Algo que me ha recordado un viejo post de David de Ugarte

Pero no todo es el horror. ¿Conocen a Isasa Weis? Una chica que con un blog y una camarita se ha acostumbrado a que sus clases sean vistas por medio millón de personas. Vean algunos de sus clásicos y ahora cuando comiencen a frecuentar bodas y comuniones de la primavera septentrional atrévanse a decirme que no tiene más influencia en la vida real que el jefe de la oposición en el Parlamento español. ¿Quieren una versión menos instrumental, más teórica, más académica? Vayan a BigThink, ellos no lo venden como un MOOC pero eso es exactamente lo que es. Y funciona muy bien.

Más aún,

Para explorar e innovar hay que liberarse de la responsabilidad de los modelos del pasado: dejar de vender un relato cerrado para poner a disposición de quien quiere descubrir las piezas que van a servirle para construirlo

Si juntamos estas visiones tenemos un buen puñado de ideas para desarrollar conceptualmente los moocs y comenzar a desarrollarlo también tecnológicamente.

Cosas como (1) elaborar vídeos y materiales cortos que respondan a cuestiones concretas,  (2) desarrollar sistemas de auto-evaluación automatizada sin la mediación de humanos o (3) diseñas entornos gamificados que permitan (dentro de lo que cabe) superar esa maldita pereza.

Categorías
Universidad

¿Hay vida más allá de la vida académica?

10197111386_ce2deec64f_b

Hoy se estrena en el blog Guillermo Batido de Pera: un nuevo colaborador ficticio y seguramente uno de los peores juegos de palabras que he hecho nunca. La idea es tener un autor-cajón-de-sastre para agrupar las traducciones de artículos en inglés. Algo que me apetece hacer desde hace un tiempo y para lo que nunca encuentro el momento. Hasta hoy, claro.

Enlazando con lo que Javi decía el lunes, el colectivo Ciencia con Futuro ha sacado la campaña «Apadrina un científico«. Las cosas les deben de ir bien porque la web estuvo caída casi todo el martes. De rebote he llegado a un artículo de Plos One que en resumidas cuentas viene a decir que para trabajar en las universidades españolas hay que ser un lameculos (sin acritud, alguno de los autores del blog estuvo 5 años en la ugr, ejem).

Me he preguntado: ¿Qué opciones tiene un investigador para reciclarse? Gracias a Dios, no he tenido que ponerme a pensarlo yo mismo. Jane Hu, doctoranda en Berkeley, ha escrito un artículo interesante en uno de los blogs de PLOS.


¿Qué se puede hacer con ese doctorado? Preguntas frecuentes sobre empleos no académicos

Con el fin de curso a la vuelta de la esquina, otro grupo de estudiantes a punto de graduarse se hará la inevitable pregunta: «Entonces, ¿Cuál es el siguiente paso?» Este año yo soy uno de esos estudiantes y al igual que el 61% de los doctorados de la rama científica , dejo la carrera académica.

Me he dado cuenta de cómo la gente reacciona de forma diferente a mis planes frente a los de mis amigos que han decidido continuar con una beca post-doctoral u otra cosa dentro de ámbito académico. Cuando se les pregunta acerca de sus planes, mis amigos del camino tradicional reciben rápidamente felicitaciones y el tema de conversación pasa a otra cosa. Por el contrario, la gente hace una gran cantidad de preguntas sobre mis planes de carrera. Si estás interesado en las alternativas a las carreras académicas tradicionales, aquí te dejo algunas de las preguntas más frecuentes.

¿Por qué te vas? [NdT: Todas las promesas de mi amor se irán contigo]

La gente tiene buenas intenciones cuando me preguntan esto, pero es una pregunta muy personal; tanto, que recomiendo hacerla a menos que conozcas bien a la persona. A menudo, el autor de la pregunta quiere compadecerse contigo por el estado de la academia. Y aunque creo que hay grandes problemas con la cultura y la estructura de la universidad (como la falta de mujeres en las ciencias duras o los problemas de replicación), estoy agradecida por el conocimiento y las habilidades que he adquirido a través de mi paso por la escuela de posgrado.

Contrariamente a la creencia popular, los estudiantes no siempre salen de la academia porque están desilusionados o han «fracasado» en la búsqueda de un trabajo académico. Muchos de ellos tienen un interés genuino en la consultoría,  la divulgación, quieren crear una empresa, trabajar en Watson, hacerse la Pacific Crest Trail andando, montar una panadería o lo que sea que quieran hacer. La investigación es sólo una faceta de la vida, y no tiene por qué ser la única. Yo me voy porque siempre he tenido otros intereses y quiero explorar esas oportunidades. Durante mi tiempo en la universidad, descubrí que la parte de mi trabajo que me pareció más gratificante y agradable era comunicar mis investigaciones entre el público. Por eso voy a intentar una carrera en redacción científica y divulgación.

¿Lo has hablado con tu tutor? ¿Cómo te fue?

Si tengo que ser honesta, me aterraba tener esta conversación con mi tutor. Mi miedo – como es normal – era decepcionarlo, enojarlo o incluso que me dejara a mi suerte el tiempo que me quedaba en el laboratorio. Esperé hasta que estuve totalmente segura de que quería una otro tipo de carrera. Después de esa conversación, me quité un peso de encima pero me hubiera gustado haberla tenido antes.

Los tutores son un gran recurso para conectarte con gente que ha estado en tu situación antes. Además, la honestidad suele ser algo que mejora la relación de trabajo – por ejemplo, si tú y tu tutor sabéis que tienes el corazón puesto en la consultoría, podéis decidir adaptar el trabajo a las expectativas y requerimientos de lo que quieres hacer.

Personalmente, me siento afortunada de que mi tutor apoyara mi decisión, pero por desgracia no todos lo hacen. En ese caso, buscar otro profesor o apoyo en la facultad puede ser útil.

Pero, ¿qué se puede hacer con este título?

Por lo general, esta pregunta me la hacen los estudiantes de mi campo que han estado pensando en dejar la academia, y tienen la esperanza de que mencionaré alguna carrera mágica en la que ellos no habían pensado. Dale la vuelta a la pregunta: ¿qué quieres hacer con tu carrera? Claro, el título podrán limitar las opciones hasta cierto punto – por desgracia, como un doctorado de psicología, no es probable que acabe de astronauta – pero los estudiantes subestiman sistemáticamente el hecho de que las competencias generales que aprenden en un doctorado se aplican a la mayoría de los puestos de trabajo. ¿Todos esos estudios con los que estás haciendo malabares? ¡gestión de proyectos! ¿Los becarios que has entrenado para ejecutar tus estudios? ¡Liderazgo y gestión de equipos! ¿Envío de manuscritos y eso de escribir correos electrónicos sin fin? ¡Las habilidades de comunicación!

Un estudio longitudinal de la Oficina de Estadísticas Laborales encontró que entre los 18 y 46 años, el estadounidense medio tiene 11 trabajos diferentes. ¡Ser estudiante de postgrado es solo uno de los muchos que puedes tener!

¿Cómo encontrar opciones?

Define las cualidades de tu trabajo ideal. ¿Te gusta enseñar? ¿Investigación? ¿Trabajar con gente? ¿Quieres algo con horarios y proyectos flexibles o mejor algo estructurado y plazos cerrados? ¿Prefieres trabajar en equipo o en solitario? Estas son sólo algunas preguntas a tener en cuenta; si estás totalmente perdido, hay recursos en internet como MyIDP para ayudarle a empezar a hacer las preguntas correctas.

En mi caso, también soy afortunada por trabajar con Beyond Academia, una conferencia sobre estos temas en Berkeley. Realizamos nuestra segunda conferencia anual en febrero, donde invitamos a los antiguos doctorandos para que hablaran de su experiencia de transición entre la academia y el «más allá». Había paneles con expositores de diversas industrias (por ejemplo, el sector tecnológico, la comunicación de la ciencia o el espíritu empresarial) y talleres donde los estudiantes podían trabajar en habilidades específicas (por ejemplo, definir un plan de carrera o cómo crear una marca personal). Fue un gran aprendizaje y una gran oportunidad para crear redes y encontrar oportunidades. De hecho, los estudiantes de otras escuelas están ahora presionando a sus universidades para realizar eventos similares. De todas formas, la tuya puede tener un programa de practicas o al menos una feria de empleo. Si no, ¡considera montar una!

También hay una variedad de recursos en línea que pueden ayudarte a comenzar su búsqueda. La mayoría de los centros de desarrollo profesional de las universidades tienen páginas web con recursos para los estudiantes, aunque no todos tienen secciones dedicadas específicamente a las carreras de post-doctorado. En Beyond Academia hemos empezado a compilar una lista de los recursos aquí: puede ser un buen punto de partida.

¿Qué te ayudó para encontrar tu camino profesional?

Hablar con otras personas que entienden tu situación puede ser a la vez inspirador y educativo. Aprovecha tu red personal: habla con los recién graduados de tu departamento, con amigos y profesores de la facultad para ver si conocen a alguien que conozca a alguien con el tipo de trabajo que te gustaría. Recuerda que los centros de recursos para el empleo de tu Universidad puede ser útil.

Si no encuentras alguna conexión personal con su campo elegido, el Internet es una herramienta de enorme poder. Configurar un buen perfil de LinkedIn y ver si hay alguien en tu «red extendida» que tiene tu trabajo ideal. Tanto twitter como un blog son también una buena manera de conectar con extraños que se dediquen a tu campo. (Una nota personal: me enteré de una beca a través de Twitter y tengo una entrevista de trabajo, debido en gran parte a una entrada de blog que escribí. ¡El Internet es un lugar mágico!)

Por cierto, asegúrate de probar lo que sea que quieras hacer. ¿Quieres ser un consultor? Algunos campus tienen clubes de consultoría [juniorempresas]. ¿El tuyo no lo tiene? ¡Inicia una! Otras opciones a considerar son prácticas de verano, conferencias o talleres.

Si estás considerando una carrera alternativa, familiarízate con tus opciones, tan pronto como sea posible. Comienza ahora mismo, si puedes. Utilice las habilidades de gestión del tiempo que has aprendido para sacar un par de horas a la semana y explorar posibilidades. Como hacer la tesis, la búsqueda de carreras se parece más a una maratón que a una carrera corta; paso a paso se llega a la meta. Es cierto que puede ser agotador, pero encontrar la carrera adecuada es una digna recompensa

Categorías
p2p Universidad

3 universidades de más

tres-bodas-de-mas

El sábado estuve tomando algo con unos amigos. Una de ellos, fpu en genética, decía que cuando acabara la beca iba a dejarlo. Ayer, Fernando Blanco también hablaba sobre el tema (1, 2 y 3). Y esto son sólo dos ejemplos cercanos de algo que empiezo a escuchar cada vez más a menudo en España, en Inglaterra y en Estados Unidos.

Como dice Michael Brook algo estamos haciendo mal cuando estamos dejando a los científicos a merced de un «sistema de gestión que los trata como obreros dóciles de una cadena de producción, en lugar de lo que ellos saben que son: mentes curiosas y creadoras, que siguen líneas de investigación que pueden conducir a algo o a la nada».

Vale, que el libro de Brook no es lo más riguroso del mundo, pero gente como Sydney Brenner ya está diciendo que la academia y el sistema de publicación está destruyendo la innovación científica. Y es sólo un ejemplo.

Es oficial, y nunca pensé que diría esto, la gran película española sobre la universidad es 3 bodas de más y sus langostas.

Cada vez tengo más claro que o buscamos la alternativa hacker (+) o buscamos otra cosa con la que pasar el tiempo.

Categorías
Ciencia de la Conducta Universidad

¿Se puede ser un «científico de impacto» publicando exclusivamente desde un blog?

6325328112_23286e6c63_b

Seguimos trabajando en LoQAB que estará completamente operativo en mayo. Esta mañana estábamos discutiendo sobre la ‘política de publicación’ del Laboratorio. Ya desde el primer momento se decidió que íbamos a apostar por el Open Access, así que el debate era entre gold open access (a través de revistas) o green open access (a través de autoresgistros); y en éste último caso si íbamos a usar un repositorio temático (como cogprints o psydok) o íbamos a crear un repositorio institucional propio.

Ahí seguimos discutiendo en la lista de correo. Pero hoy quería comentaros una idea que se me ha ocurrido y que puede ser perfectamente una locura.

Hace unas semanas Daniel Torres Salinas, nuestro bibliómetra de cabecera, dijo en una conferencia que «publicar con impacto no es incompatible con publicar en open access». En general, cuando hablamos de green open access podemos hablar de repositorios científicos o de webs propias. Así que ¿por qué no podemos hablar de un blog? Es decir, ¿Podemos canalizar toda nuestra producción científica a través de un blog y tener impacto?

Hoy Gelman, hablando sobre la relación entre el blog y la publicación científica, comentó que el viernes publicará un post titulado ‘¿Qué pasa si dejo de publicar en revistas?’. Y me he preguntado ¿si hago un experimento de un año publicando el trabajo científico en un blog, habré perdido el año?

¿Qué pensáis?

Categorías
Universidad

«Ánimo, pequeñines» y otras cosas sobre la libertad de expresión

Jona-mostrando-la-camiseta-en-_54401511914_54115221154_600_396

Estos días hay en España una polémica muy curiosa. En un partido, Jonathan Mejía decidió celebrar un gol enseñando una camiseta interior que tenía escrito «¡Ánimo Pequeñines!». Era el Día Internacional del Cáncer Infantil.

Aunque Mejía había obtenido la autorización del árbitro, el Comité de Competición de la Liga Española de Fútbol decidió aplicar el articulo 91 del código disciplinario (en el que se prohíbe expresamente «cualquier clase de publicidad, lema, leyenda, siglas, anagramas o dibujos, sean los que fueren su contenido») y sancionarlo con 2.000 euros.

La prensa deportiva ha pasado días diciendo poco menos que el Comité es un nido de mortífagos, trolls y desalmados con toda la cuerda dada. ¿Cómo era posible que un mensaje de ese tipo fuera sancionado? ¿Qué clase de monstruos despreciables habitaban las mazmorras de la Liga? ¿Cómo es que nadie pensaba en los niños?

No voy a entrar en si este caso concreto merecía la sanción o si no. Al final la cuestión es si quitar del artículo 91 el «sean los que fueren su contenido». Y yo lo que me pregunto es si no es peligroso.

Porque si lo importante es la nobleza de la causa, ¿la camiseta de Villa a su familia cuenta o no? ¿y la de Darío Silva a favor del andalucismo? ¿y la de Kanuté apoyando la causa palestina? Si valen los mensajes políticos, ¿serían aceptables todos los mensajes políticos o sólo los ‘políticamente correctos‘? ¿Defenderían los medios un causa menos fotogénica?

En esto pensaba cuando leía ayer, gracias a la Revolución Naturalista, la idea de limitar la libertad académica para incluir criterios de justicia en la práctica académica que publican en el Crimson (el periódico de la Universidad de Harvard). Por ‘justicia académica’ Justiniano cerró la Academia, expulsaron a Spinoza y y quemaron la biblioteca de Alejandría. ¿Que podría salir mal?

En fin. Como decía ayer en Twitter, este tipo de cosas nos recuerdan que la Academia no es una arcadia bucólica habitada por buscadores de la verdad, es un campo de batalla en el que se mezclan numerosas agendas. No es algo que nos debiera sorprender, uno de los grandes puntos de inflexión de la historia de la psicología (el Chomsky contra Skinner) se resolvió sin que mediara un sólo argumento científico válido. Aunque esto también nos ayuda a recordar, como pasa con House of Cards, que «un sistema lleno de sociópatas integrales no tiene por qué ser un sistema inoperante». En el caso de la ciencia, la energía nuclear, los aviones o Internet están ahí de testigos.

Es más, tenemos que buscar ese sistema en el que aun cuando todos los actores sean unos malnacidos no les quede más remedio que hacer ciencia (y cuanto más revolucionaria, mejor). Esa, al menos, es mi opinión. Aunque claro yo también soy de los que piensan que lo mejor que nos ha dado Estados Unidos son los m&m’s, la coca-cola y la primera enmienda.

Categorías
Universidad

Manual ilustrado para jóvenes estudiantes

4984567320_a04af76c77_b

Como ayer Zuckerberg se compró whatsapp, la charla de la cena derivó hacia cómo software is eating the world. Que una empresa de un centenar de trabajadores o menos valga 16 mil millones de dólares, bien vale una cena.

Me acordé de un artículo de hace unos días, «¿Qué tareas son rutinarias?«, en el que Fernández-Villaverde pinta un escenario muy preocupante. La solución que plantea al follón que tenemos entre manos es ‘Educación’. Y, aquí entre nosotros, si ese es el Reto de la próxima década igual estamos algo perdidos. Pese a lo grandes esfuerzos de nuestros líderes para dar ejemplo, no parece que la educación vaya a ser una prioridad real. Even nothing is something, nos diremos con indulgencia.

Pero no. Nothing será nothing y punto. Si queremos ir hacia una educación personalizada, escalable y de calidad, tenemos que buscar respuestas también en el software. Y ahora que se ha pasado el hype de los moocs, tocaría ponerse a trabajar en ellos. Al fin y al cabo, como decía Antonio Ortiz que sabe de esto mucho más que yo, los moocs se encuentran en un estado algo primitivo tecnológicamente hablando.

Necesitamos más. Necesitamos un Duolingo con asteroides, algo parecido al Manual Ilustrado para Señoritas que Stephenson imaginó en su ‘Edad del Diamante‘. Cursos realmente interactivos que se adapten al estudiante, que le ayuden y que le motiven. Leyendo el blog de Pedro Ramos siempre pienso que ahí, en la enseñanza de matemáticas, hay un nicho para una buena app (al fin y al cabo, no es tan difícil meter Measurement en un programa). Pero es que, ¡demonios!, nichos hay a patadas, lo que hace falta es que demos el paso de los Cursos Online, Masivos y Abiertos a los Cursos Adaptativos Informatizados.

Pd: He de reconocer que éste era la progresión natural del Manual Cuadros: apostar por la Masive Open Online Psychotherapy. El problema fue que no encontramos financiación para poner en marcha la prueba de concepto. Hubiera sido divertido.

Categorías
Universidad

Desde el corazón del MIT

Israel Ruiz

Pues yo tampoco conocía a Israel Ruiz. Y lo he hecho gracias la entrevista que El País le ha hecho al vicepresidente ejecutivo y tesorero del MIT.

Entre otras muchas cosas, Ruiz, que para algo es una figura clave de una de las mayores instituciones más importantes del mundo, comenta algo de tremendo sentido común: si los contenidos están en la web (y son de muchísima calidad), la «educación residencial» se tendrá que dedicar a otra cosa. A lo práctico, a lo que supone un hecho diferencial

[S]i en la universidad el profesor que sea está dando las leyes de Newton, unas leyes escritas hace [trescientos] cincuenta años, ¿cuál es el valor añadido de explicar las leyes de Newton en la Politécnica de Madrid, de Valencia, de Barcelona, de Milán, cuando hay un profesor muy bueno que te las explicaonline?¿Por qué no decirles que en vez de leer un libro se miren una lección en Internet y en clase hagamos el experimento entre varios de cómo cae la manzana? Me parece lamentable que hoy día muchos de los ingenieros que salen de España no han hecho un trabajo de equipo en cuatro años. Les han dado contenido, y a ese nivel somos muy buenos, pero nada en la parte experimental. Y es ahí donde la universidad se va a tener que diferenciar.

En fin algo bueno que leer un domingo por la tarde

Categorías
p2p Storge Universidad

¿Burbuja Científica? (II): Llámame Estanflacción

El otro día JuanMa propuso organizar una mesa redonda sobre el tema de la burbuja científica. Como decían en comentarios puede parecer un poco extraño hablar de esto en medio de la ola de recortes que está sufriendo la ciencia, pero creo que eso es quedarse en la superficie. Hablar de burbuja científica es hablar del diseño institucional y de la estructura de incentivos del sistema científico internacional.

Por aportar más ideas al previo del debate, aunque sea en un formato mini, me parece interesante la idea del profesor Kyle Stanford que sugiere que estamos en una ‘estanflacción epistémica’ (el término de Jesús Zamora); esto es, grosso modo, aumenta la publicación científica y los recursos dedicados a la investigación (estamos hablando a nivel mundial, claro) pero en cambio el conocimiento científico está estancado.

Ps: Si se leen los enlaces se entiende mejor el argumento. Stanford no dice que no estemos generando conocimiento nuevo, lo que viene a hacer (además de un elogio al instrumentalismo) es señalar que estamos centrados en el trabajo en líneas de investigación existentes desde hace tiempo (por lo que el conocimiento que obtenemos es marginal) y estamos impidiendo el desarrollo de nuevas teorías que aumenten de forma significativa lo que sabemos sobre el mundo.

Categorías
p2p Sparkling ideas Universidad

Nace el CAL de Granada

El miércoles será un día interesante: gracias a Ateneo del Sur, haremos la primera presentación pública del «Centro de Aprendizaje Local de Granada» en las Jornadas de Recepción de la Universidad de Granada.

¿Cómo será el Modelo del «CAL de Granada»?

El modelo es el que cristalizó en el Debate de las Escuelas del Comunal. Cada uno de estos centros es, en realidad:

  • un centro de recursos y documentación donde poder acceder de forma ordenada a los materiales desarrollados por las grandes Universidades del mundo, centros de investigación y las escuelas del procomún.
  • un entorno de apoyo y seguimiento donde tutores de calidad resolverían dudas, comentarían ideas y ampliarían fuentes y
  • un espacio de socialización que buscara la presencialidad de expertos de todo el mundo a través de charlas, conferencias y seminarios.

¿Cómo lo haremos?

Vamos a buscar una suerte de ‘crowdfunding’ presentando el proyecto en todo el área metropolitana buscando socios (en los próximos días, publicaré información ‘financiera’) y con ayuda de algunos socios estratégicos y comprometidos inauguraremos la sede del CAL en los próximos meses (si alguien quiere sumarse, un silvidito).

¿Algo más?

Me guardo más noticias y novedades para ir publicándolas estos días…

Categorías
Ciencia de la Conducta p2p Universidad

¿Se imaginan que la investigación la hicieran personas?

Algo hemos hablado en este blog sobre como la crisis del mundo industrial puede afectar a la investigación científica y humanística. Hoy, en un blog de Investigación y Ciencia (que por cierto, ¿alguien sabe porque entre los bloggers de IyC bajo el rótulo ‘Psicología y Neurociencia’ no hay ningún psicólogo y sí un carro de biólogos?) nos cuentan una historia sobre personas que investigan.

Uno de los ‘efectos secundarios’ de la enorme producción de publicaciones científicas es que cada vez más las revistas cuando dicen ‘paper’ quieren decir ‘telegrama’. Hace unos meses un editor de un publicación bastante importante en su área decía que en un par de años publicaría «formularios pre-diseñados y tablas, ¿Para qué querían el resto?».

El sistema actual parece diseñado por un ‘positivista vulgar’: lo único que busca es una enorme acumulación de datos, sin más. El problema es que, como ilustra Carmen Agustín con la investigación sobre el Huntington, los datos puros son mera información. Sólo cuando esos datos se convierten en nodos de una red, generamos conocimiento. Y esa generación es usualmente contextual y personal. Personal, repito. Si dejamos la investigación solo en su esqueleto de datos estaremos despreciando los músculos contextuales que nos ayudarían a avanzar hacia delante.