Categorías
Sparkling ideas

Sobre columnismo de ciencia

He hablado sobre el tema un par de veces (por ejemplo, aquí) y la verdad es que da gusto escuchar a gente ha pensado y se ha trabajado los temas.

Lo que nos cuenta Javi Salas me parece fundamental, perdonad el spoiler, pero la comunicación científica debe bajarse de la inocencia naif y empezar a asumir que ella también, para bien o para mal, hacen ciencia (sea lo que sea eso).

Categorías
Ciencia de la Conducta Sparkling ideas

Autoayuda e imaginación moral

6016780468_67a298ed8e_b

Siempre me ha interesado el asunto de la autoayuda. No tanto por los que la escriben como por los que la leen. ¿Por qué la gente lee autoayuda? ¿Por qué tanta lo hace? y lo que me parece más interesante porque, aunque ya casi no me acuerde, leí de muy joven la tesis XI ¿Cómo cubrimos esa necesidad? ¿Cómo saciamos esa sed?

Sé que lo he citado muchas veces, pero me gusta mucho este párrafo de Belén Gopegui:

Como es sabido, la ficción de los supuestos libros de autoayuda comienza en su nombre: ¿autoayuda? Cuando alguien acude a un libro no es para autoayudarse sino, precisamente, para que el libro le ayude. ¿Por qué el equívoco? Porque, a mi modo de ver, la mayoría de esos libros no aceptan la responsabilidad de ayudar, no dicen quién habla y a quiénes, ni desde qué y a qué circunstancias, todas, ni con qué intereses, necesidades y propósitos.

A finales de marzo sale el libro de Eparquio y lo más sensato sería esperar antes de escribir esta entrada, pero como me convencerá sé que o lo hago ahora o no lo haré. Decía Richard Rorty que la filosofía (como la literatura) tiene la misión de ampliar la imaginación moral de la gente. ¿No será la autoayuda una forma rudimentaria (y en muchos casos repugnante) de ‘ensayo psicológico’ cuya misión sea ampliar la imaginación moral de la gente para ayudarla a convivir con ellos mismos? O al menos, ¿No son los libros de autoayuda la señal de que ese tipo de libros tienen un público? Y de ser así, ¿no son esos ‘ensayos’ – más avanzados, más científicos, más éticos – algo digno de escribir?

Categorías
Ciencia de la Conducta Sparkling ideas Storge

¿Somos psico-programadores?

Hay un artículo de Juan Bautista Fuentes y Ernesto Quiroga sobre como el análisis de la moda de Gilles Lipovetsky es aplicable a la historia de la psicología. Para ellos,

las novedades psicológicas efímeras, las modas psicológicas, se generan en función de la diferenciación individual de los psicólogos y de las estrategias de seducción que éstos emprenden individualizadamente en relación a su vez con las características específicas de sus clientes y sus contextos sociales.

Los autores encuentran una forma (dentro de su rechazo a la metáfora computacional de la mente) para decir algo que yo vengo sosteniendo desde hace un tiempo: las terapias psicológicas son una suerte de ‘programas’ o ‘sistemas de gestión’ con un framework conceptual y técnico, por un lado, y numerosos componentes (técnicas, herramientas o estrategias) vinculados, por el otro.

Lo curioso es que si las terapias son un software para (ayudar a) ‘programar o re-programas’ personas, la mayor parte de ellas han funcionado casi como software privativo: históricamente han sacralizado su framework coartando a los terapeutas las libertades básicas de todo software libre.

Afortunadamente, le carácter de «terapeuta como programador» ha roto ese impulso ‘privativo’ (hay que recordar que en la primera mitad del siglo XX, la más leve duda alrededor de la teoría freudiana conllevaba la expulsión y la marginación de las sociedades de analistas) y el escenario en el que nos movemos es complejo y mestizo. Ahora bien, no hemos sabido ver este carácter ni hemos sido capaces de crear un ecosistema en el que esas ‘terapias libres’ tomen cuerpo.

La pregunta que me hago es si Storge no debería virar hacia convertirse en una empresa de desarrollo de psicoterapias libres (con uno o varios centros de atención) pero fundamentalmente dedicada a desarrollar teorías y herramientas.

Categorías
p2p Sparkling ideas Universidad

Nace el CAL de Granada

El miércoles será un día interesante: gracias a Ateneo del Sur, haremos la primera presentación pública del «Centro de Aprendizaje Local de Granada» en las Jornadas de Recepción de la Universidad de Granada.

¿Cómo será el Modelo del «CAL de Granada»?

El modelo es el que cristalizó en el Debate de las Escuelas del Comunal. Cada uno de estos centros es, en realidad:

  • un centro de recursos y documentación donde poder acceder de forma ordenada a los materiales desarrollados por las grandes Universidades del mundo, centros de investigación y las escuelas del procomún.
  • un entorno de apoyo y seguimiento donde tutores de calidad resolverían dudas, comentarían ideas y ampliarían fuentes y
  • un espacio de socialización que buscara la presencialidad de expertos de todo el mundo a través de charlas, conferencias y seminarios.

¿Cómo lo haremos?

Vamos a buscar una suerte de ‘crowdfunding’ presentando el proyecto en todo el área metropolitana buscando socios (en los próximos días, publicaré información ‘financiera’) y con ayuda de algunos socios estratégicos y comprometidos inauguraremos la sede del CAL en los próximos meses (si alguien quiere sumarse, un silvidito).

¿Algo más?

Me guardo más noticias y novedades para ir publicándolas estos días…

Categorías
Sin categoría Sparkling ideas

¿Me copian?

Mira que una de esas cosas que cada dos por tres me dan ganas de hacer es poner en marcha un OMV. Pero vete a ver cuando puede costar eso…

No es que piense (o deje de pensar) que hay nicho de mercado. Es que las críticas a los Operadores de Telecomunicaciones son recurrentes y, como usuario, me encantaría tener una compañía de la que poder fiarme. ¿Alguien conoce algún operador así?

Categorías
Citas sin compromiso Sparkling ideas

Algunas cosas nuevas (II)

«Todo ejercicio de prospectiva es esencialmente invocación» David Bellón

Categorías
p2p Sin categoría Sparkling ideas Universidad

¿De qué puñetas vive un investigador ‘a la comunal’?

Esta mañana comentaba con unos conocidos la idea de ‘comunalizar el conocimiento, el aprendizaje y la investigación‘ sobre la que llevamos trabajando. Su respuesta es la esperada… «Todo muy bonito, pero pufff».

Y es que cuando uno se plantea dedicarse a la investigación ‘a la comunal’ se encuentra con algunos problemas obvios: en el actual estado de cosas, ganarse la vida, como diría Zuckerberg, es complicado.

Al auto-exiliarse del mundo de las becas (porque a nivel práctico todas están bajo la lógica del «Índice H» y sus amigos) las vías de financiación a corto casi desaparecen. Y en el ámbito ‘comercial’, gran parte de la investigación en teoría social o ciencia básica es in-explotable.

Los investigadores jóvenes tiene un problema extra: no tienen el ‘prestigio‘ necesario para vender ‘charlas, cursos o cosas así’. Más aún de espaldas al mainstream institucional. Lo único que se puede hacer es empezar a publicar y esperar a que llegue dicho prestigio y/o reconocimiento.

La opción más evidente es el buscar lo que los escritores llaman un ‘trabajo alimenticio’. Los gastos de un investigador joven no son muchos, pero esto tampoco supone un consuelo: buscar un trabajo que te permita dedicar tiempo a otra cosa (al menos el tiempo necesario para ser ‘competitivo’) hoy por hoy es difícil.

¿Se os ocurren formas viables de auto-financiación?

.

En mi caso particular, estoy intentando crear – con bastante ayuda – una pequeña célula que me de algo de aire ‘financiero’. Pero, claro… aunque mis gastos son irrisorios, veremos.

Por lo pronto, en la línea clara de ir cogiendo ‘relieve intelectual’ este blog va a sufrir algunas re-estructuraciones: sin perder el carácter personal, trabajaremos muchos más temas relacionados con las intersecciones entre psicología, sociología y filosofía.

Categorías
p2p Sparkling ideas

¿Cómo salir de la Crisis?

Si pincháis sobre la imagen podréis leer uno de esos pequeños textos que guardan un nuevo mundo en su interior. Si en alguna parte de tu cabeza hay una vocecilla que te dice «para salir de esta no vale quejarse, hay que hacer algo»: este es un camino.

Categorías
p2p Sparkling ideas Universidad

Por una Escuela del Procomún (o SSoSE)

¿Qué significa que el conocimiento sea ‘comunitario’?

La geometría, que muchos consideran la primera ciencia constituida, surgió de los agrimensores griegos. No os podéis imaginar hasta que punto, por lo que sabemos, para ellos no existía una diferencia sustantiva entre un teorema (el de Tales o el de Pitágoras, por ejemplo) y un instrumento de nivelación.

Cuando se reivindica una versión no-relativista de la posmodernidad lo que se está haciendo es reconocer que el conocimiento además de su dimensión semántica y sintáctica tiene al menos una pragmática en la que es estrictamente comunitario. Un concepto es tan ‘herramienta’ como cualquier instrumento material y por ello adquiere sentido en el seno de una disciplina, de una comunidad.

La Universidad actual y el problema del participacionismo

La Universidad se fue desenvolviendo para formar un ‘capital humano’, una élite social alejada del trabajo manual cuyo dominio técnico fue la política en sentido lato – Cambridge sólo coge fuste cuando la Corona huye de la eclesiófila Oxford y busca un lugar donde poder formar funcionarios afines. En muchos sentidos como dice David, la Universidad anglosajona es la que más fiel se mantuvo a esto; la nuestra primero se hizo francesa y luego teutona. En Alemania en efecto, surge la Universidad moderna como hipertrofia de la napoleónica.

No está de más recordar que en el XIX había 4 ó 5 facultades. Durante este siglo y poco la universidad usurpó bajo la complaciente mirada estatal a cada comunidad su potestad formativa-educativa. Al desligarlo, dando prioridad al proceso antes que a la comunidad cayó de forma irremediable en el problema del participacionismo.

Por eso la ‘formación p2p’ se constituye una devolución  del ‘monopolio estatal’ a las comunidades.

No son las similitudes, son las diferencias

Los ‘nuevos centros’ no son pues, universidades reconvertidas; son nodos expertos en formación (esto es, soportan el desarrollo técnico de los programas) y dinamizadores que trabajan con cooperativas y asociaciones empresariales.

La idea de crear plataformas que permitan a los usuarios organizarse para crear cursos no es nueva. Pero en general estas iniciativas caen siempre, como la universidad, del lado del ‘participacionismo‘. Una SSoSE es ante todo una ‘creadora de comunidades’ (o una ‘empoderadora de gente para crear comunidades’): sin ese matiz estamos haciendo raíles perpendiculares.

¿Queremos empezar una SSoSE (o varias, al estilo de la Universidad de California)? Pues ya tenemos hoja de ruta.

Ale, a trabajar.

Categorías
p2p Sin categoría Sparkling ideas

Dándole vueltas a las fundaciones comunitarias

Estos días he estado profundizando en el mundo de las fundaciones comunitarias de EEUU, leyendo sus webs y documentos, viendo los proyectos que desarrollan, etc. Con sus más y sus menos, son entidades fantásticas que no dependen de los poder públicos ni del espíritu filantrópico de unos pocos y desarrollan su actividad desde lo cultural a lo productivo.

Además su radio de acción no es tan pequeño como en un principio pensaba: la California Community Foundation actúa, pese a su nombre, sólo en el Condado de Los Ángeles. Pero es que este Condado tiene 9 millones de habitantes y el tamaño de la provincia de Granada. No es que el tamaño importe mucho, pero da cuenta de la capacidad del modelo.

A esto se une ver que día tras día esta crisis con exquisita profesionalidad está consiguiendo erosionar lo local y que está consiguiendo acabar con el metabolismo social de muchas zonas (y, en especial, porque la conozco mejor, de Andalucía). Más aún, tener la certeza de que si no conseguimos generar anticuerpos esta descomposición nos va a comer vivos.

Tratar de entender qué pasa no sirve por si solo.

Mi psicómetra vivo favorito (nunca pensé que diría esas palabras) es Denny Borsboom. En un artículo de 2006 en el que buscaba posibles explicaciones a la poca conexión que existía entre la teoría psicológica y los modelos psicométricos apuntaba a cierto aislamiento de la psicometría. E insistía en que los fundadores de la psicometría fueron, además de psicómetras, psicólogos sustantivos. Eso a juicio de Borsboom es fundamental: o parafraseando su idea, es esencial que todo teórico trabaje directamente en el terreno sustantivo.

Una coda a la tesis XI sobre Feuerbach, porque el filósofo tiene que interpretar y transformar al mismo tiempo. Y parece que no hay mejor momento que éste para empezar.