La mente, con perdón, del emprendedor

5433541387_6b3aa9febe_o

Decía Julian Simon que «los seres humanos no son únicamente bocas que alimentar, sino también mentes productivas e inventivas que ayudan a encontrar soluciones creativas a los problemas del hombre«. A mi me parece bien. Aunque supongo que algo tiene que ver el hecho de que «las mentes» sean parte de mi negociado. Las mentes, claro, en sentido figurado; no me sea puritanos.

Por decirlo en catorce palabras: me flipa la idea de un pavo (o una pava) enfrentándose a un problema. Es que es algo chulísimo. Piénsenlo. Además, por si fuera poco, es un problema dentro de un problema: un meta-problema: ¡una matrioska! Y no hay matrioska, como bien saben, que no tenga un artículo de Popper que, en este caso, constituía la nuez del conocimiento objetivo.

Pero no iremos tan lejos ni declararé mi amor por la teoría de la mente objetiva tan temprano. Porque no sé ustedes, pero yo sigo cinco líneas más arriba, totalmente flipado ante la magnitud psicóloga (e histórica) del proceso de resolución de un problema. Y todo esto venía a cuento porque hay un tipo de problemas que últimamente están de moda: el problema de montar un proyecto, el problema del emprendimiento.

Lo de ‘Oye, tío, hay que montar una empresa ya mismo para ser cool’ es francamente deplorable. Terrorismo institucional, si me permiten el exceso desproporcionado. Pero montar un proyecto es otra cosa y algo «poco» estudiado en nuestra disciplina.

Parte de mi trabajo se dedica a estudiar como las personas resuelven ese problema y a aplicar herramientas que ya tenemos a ayudar a resolverlo. Pero eso ya lo saben. ¿Cuál es la novedad?

[Aquí es donde se descubre que toda esta columna es un monumental ‘autobombo’ !Qué tío este Javi! ¡Menudo listo!]

La novedad es que el mes que viene Ester, Laura y Sonia me han invitado a impartir unas cuantas sesiones sobre la psicología del emprendedor en su curso de Formando micro-emprendedores en la nueva economía. El curso tendrá lugar el 10, 11 y 12 de Julio en la bella villa alicantina de Benissa, pero como donde escribe patrón no escribe marinero les invito a leer las explicaciones de ellas mismas (1 y 2). Por mi parte sólo voy a prometer que mi parte va a ser épica y ya sabéis que cuando me pongo, me pongo.

¿Se viene alguien? Es para llevar galletas de mantequilla.

¿Por qué hemos malcriado a nuestros políticos?

politicos el jueves

También es casualidad que la psicología naciera el mismo año que el PSOE. Mientras los presos de la ciudad de Leipzig ponían las piedras del laboratorio de Wundt, Pablo Iglesias invitaba a cañas a 25 tipos en un bar y fundaba un partido. Cualquier persona en su sano juicio lo achacaría a la siempre traviesa casualidad, pero no tenemos de eso en este blog. Gente cabal, me refiero.

Muy al contrario, la psicología y la política tienen pasadizos muy transitados por la casualidad, la causalidad y la mala suerte. Un ejemplo de ellos es el tema de hoy. Nada serio, ni circunscrito al PSOE lamentablemente.

Ayer, Antonio Martinez Ron (ayudado por don Santiago Benjumeahablaba del «efecto Verplank».

Imaginemos por un momento que todos los alumnos de una clase se pusieran de acuerdo para realizar un experimento y condicionar la conducta del profesor que les habla. Las instrucciones son las siguientes: cuando el profesor camina hacia un lado del estrado, los alumnos le sonríen y le miran con atención; cuando se mueve hacia el otro lado, la mayoría frunce el ceño y ponen cara de no tener interés. En la prueba ideal, los alumnos cambian la expresión de manera gradual, sin que se noten cambios bruscos, y el resultado es que, al final de la clase, el profesor se habrá situado sin darse cuenta en el extremo de la clase donde todos le ponen un gesto agradable.

A mi en particular, leerlo me ha recordado a una vieja discusión de cafetería de facultad. De segundo desayuno, de hecho. Cambien, en el texto de Martínez Ron, ‘alumnos’ por ‘ciudadanos’ y ‘profesor’ por ‘político’.

Fíjense que Verplank no necesita la coordinación consciente de todos. De esa forma sólo se acelera el asunto y se pueden definir objetivos, pero el hecho es que proceso de condicionamiento (¡de aprendizaje!) es continuo e imparable. Siempre estamos aprendiendo. Más aún, y en este caso, no hace falta ni ‘castigar’ ninguna conducta sino simplemente ‘recompensar’ unas más que otras para que el efecto se mantenga.

Así que mientras desayunábamos en esa cafetería nos preguntábamos «¿hasta que punto no hemos sido responsables de ‘educar’ a nuestras élites políticas así? ¿De hacerlas lo que son?». Y en aquellos tiempos de movilizaciones, sueños y utopías, la pregunta rápidamente pasaba a ser «si nuestra actual clase política es fruto de nuestra instrucción ¿sirve de algo cambiarla por otra sin cambiarnos a nosotros o solo será un paso más hacia el descreimiento?».

Estos días, leyendo periódicos españoles no me puedo quitar la sensación de que tenemos una visión demasiado infantil de la política: las manifestaciones hoy en España son el equivalente al guantazo a destiempo, tarde y mal, que un padre imprudente le da a un hijo echado a perder. No digo que no sean necesarias, digo que instruir a nuestro políticos es una tarea larga, pesada y aburrida que como sociedad hemos decidido no asumir. Les hemos dejado ese trabajo (quizá el trabajo más importante que se pueda concebir en una democracia moderna) a lobbies corporativos y redes clientelares; mientras nos limitábamos a aplaudir tranvías, aeropuertos, soterramientos o cementerios culturales. Así nos luce el pelo.

Hoy no traigo soluciones, ni declaraciones de guerra, ni llamadas a la acción. Hoy traigo una simple duda, ¿Y si cada pueblo tiene los líderes que instruye? ¿Entonces qué? ¿Esperaremos tranquilos a que el siguiente que venga, el siguiente que nos ilusione y nos haga creer en el futuro, acabe siendo igual e indistinguible de los que había antes?

El crucigrama del viernes

Como soy un innovador nato hoy os traigo una posible nueva sección del blog: el Crucigrama Psicológico. Ya sé que no está acabado del todo, pero era para hacer la prueba. Si os gusta la idea, a partir de la semana que viene igual hago un mega concurso con premios incluídos.

06062014

HORIZONTALES4. Feria del Caballo de Valencia llamada así en honor a una clase de estímulos que cumplen las propiedades de reflexividad, simetría y transitividad
5. Pseudociencia craneocéntrica que desde el siglo XIX va cuesta abajo y sin frenos
8. Legua pequeña o apellido del autor de la frase «No hay nada tan práctico como una buena teoría»
9. Psicólogo americano que ayudó a Wagner a componer ‘El Anillo de los Nivelungos’ mediante la discrepancia entre lo que trataba de componer y lo que en realidad componía
VERTICALES1. Disposición creciente a responder como consecuencia de la presentación repetida de un mismo estímulo o una peli romántica
2. Si las mujeres son de venus, los neurocientíficos cognitivos vienen de…
3. Pedanía de Brihuega (Guadalajara) por donde se introdujo el análisis factorial en España
6. El 23 de diciembre del 99, el entrenador de Barcelona se declaró públicamente seguidor de Seligman al pronunciar una palabra, ¿Cuál era?
7. Pueblo natal del creador del Proyecto Orcon

El chiste del Rey

BpMNOEmIQAAtTmz

Hablemos de cosas importantes. Hombre, ya.

Cuando era pequeño, en un exceso de optimismo fruto, supongo, de una sobredosis de plastilina, me apunté al coro de mi colegio. Justo después de empezar a cantar la tercera canción del primer ensayo, la profesora de música dijo que había algo que no cuadraba. Nos agrupó por parejas y nos puso a cantar, la mía era la última.

Pareja a pareja cantaban una buena parte de la canción y ella decía, ‘muy bien’, siempre muy bien. Cuando llegó mi turno, al escucharme cantar, dijo ‘hmmmm’ y me pidió que me sentara en las butacas (ensayábamos en el salón de actos) porque ‘íbamos a probar un momento sin mí’. El ‘momento’ se fue alargando hasta que tres meses y treintaytantos ensayos después decidí que igual no iba a cantar nunca más.

¿Por qué la Profesora no me lo aclaró cuando se hizo evidente que no lo había pillado y me tuvo tres meses sentado en una butaca? Es algo que nunca sabré. Un par de años después de aquello, la profesora apareció muerta en el Salón de Actos. Y aunque todo apuntaba que había sido un accidente (suelo mojado > caída aparatosa > San José), yo siempre he pensando que había sido un ajuste cuentas. Musical.

Pero como las divas frustadas nunca cejamos en nuestro empeño hasta que ya se hace demasiado tarde, en un renuncio logré formar parte de un coro que iba a cantar en una recepción que SM don Juan Carlos daba a la flor y nata de la diplomacia ibroamericana. Los detalles, por escabrosos, los reservo para otra ocasión.

He de reconocer, ¡Qué diablos!, que aquella ‘Bamba‘ en el Palacio del Pardo rodeados de altos dignatarios fue mi mejor actuación musical hasta la fecha. Fue tan buena que, pese a que no estaba previsto, Juan Carlos y Sofía se empeñaron en felicitarnos uno a uno.

El servicio de protocolo nos ordenó en cola y me colocaron detrás del chelista (un chaval muy majo de Cabrjas del Pinar). Y sí, tocábamos la Bamba con chelos y fagots (#molábamos). Cuando ya era nuestro turno el chelista saludó al Rey y al saludar a la Reina (amiga de toda la vida del Señor de Rostropóvich) ésta se puso a hacerle un montón de preguntas. El Rey y yo nos quedamos un enfrente del otro sin saber muy bien que hacer: si atender a la conversación o empezar una nosotros. Nos miramos varias veces. Y de repente, el Rey me dijo algo que no entendí. Y ¡comenzó a partirse el culo de risa! Y los dos ujieres que había detrás de él, también. Pero reírse de verdad, eh, a carcajada limpia. Claro, por no quedar mal, por compromiso y por si el CNI me hacía una visita más tarde, me puse a reírme también. Cuanto más fuerte se reía el Rey, más fuerte me reía yo. Y allí estábamos, Borbón y Jiménez, descojonándonos delante de todos los embajadores de América Latina. Se me acercó, me dio un abrazo y me dijo «Ala, qué chaval tan salao».

Otra anécdota tonta que aprovecho para reivindicar algo que no he leído aun en ningún periódico. Que antes que nada y bajo mi punto de vista don Juan Carlos de Borbón ha sido y siempre será el mejor humorista de España; aunque no se le entienda una puta mierda. Lo demás (elefantes, república, corinnas y tal), por aburrido y evidente, se lo dejo como siempre a los especialistas.

La tentación de aprender

images (24)Ayer estuve en un charla de la profesora María José Cano (organizada por el Instituto Darom) sobre la historia y la cultura judías. Hubo un asunto que me pareció muy interesante. Para la profesora Cano una de las singularidades fundamentales del judaísmo es que, tras el año 70 y la desaparición de la casta sacerdotal, la «vida dedicada al estudio» paso a ser el modelo aspiracional al que debía aspirar cualquier judío.

Me parece una idea tremendamente luminosa. El bar mitzvá (es decir, el rito de paso de los niños judíos) no deja de consistir en una lectura pública de la Torá. O sea, para que quede claro, para ser miembro de la comunidad judía (de esos diez miembros que se necesitan para constituir una sinagoga) hay que saber leer. Y como decía Cano, «una vez que empiezan a leer, la tentación de seguir leyendo es muy grande».

Si piensan que desde los primeros siglos de la era cristiana las comunidades judías mantenían a pulmón escuelas para alfabetizar a los niños, se intuye el peso del «estudioso» (y de paso se entienden muchas cosas de la cultura judía).

Ahí veo un paralelismo (remoto pero interesante).

¿Recuerdan aquello de «dejar de estudiar y comenzar a aprender»? ¿No es la «vida dedicada al aprendizaje», la vida hacker el modelo aspiracional de los indianos? La idea de Cano es que ese pequeño cambio en la percepción judía del éxito cambió cada comunidad judía y, en el largo plazo, todo su entorno. Ayer salí convencido de que ese pequeño cambio en nuestra percepción del éxito puede tener un alcance inmenso. Una vez que se empieza a aprender, la tentación de seguir aprendiendo es muy grande.

La neurociencia en la autoescuela

L AUTOESCUELATim Verstynen comenta alguno de los posibles problemas de la iniciativa BRAIN que sumamos a nuestro archivo (1, 2 y 3).

El Proyecto Genoma Humano fue útil porque el núcleo de la teoría sobre cómo los pares de ADN construían proteínas y otras moléculas ya era bien conocida. Tan pronto como tuvieron sus mapas de carreteras del ADN, los biólogos sabían cómo conducir sus coches para llegar a nuevos lugares.

Por desgracia, en neurociencia todavía estamos aprendiendo a conducir nuestros coches. Como a el neurólogo Robert Knight le gusta decir, hace veinte años conocíamos un 1% sobre el funcionamiento del cerebro y ahora hemos duplicado esa cantidad.

No tenemos fundamentos teóricos básicos que nos permitan dar sentido a los datos que vamos a obtener de las grandes iniciativas de investigación como el BRAIN y el Human Connectome Project. Así que podemos tener mapas todo lo detallados que queramos, pero no vamos a entender nada mejor que en la actualidad …. Si el Presidente y los organismos de financiación federal realmente quieren encontrar formas rentables de entender el cerebro humano, que comiencen primero por proporcionar más infraestructura para la construcción de mejores teorías sobre cómo funciona el cerebro.

Que por cierto, hace un par de días se estrenó la web oficial del invento. Por si quieren echarle un ojo

Hoy sí que sí

today-is-the-day-L-VEWyikEsta tarde publico la primera entrega, introductoria, de la serie prometida. Pero antes de nada quería comentar un par de cosas:

  1. No es un libro de autoayuda. Si publico estas entradas es con la idea de responder a la progresiva ‘desintermediación’ en psicología con materiales de calidad. Ahora bien, es un work-in-progres y en ningún caso las revelaciones de un gurú. Así que sería estupendo que aportárais vuestras ideas y experiencias.
  2. El ‘manual’ original tenía un punto humorístico que parece que era una de las cosas que lo hacía atractivo, así que lo he mantenido
  3. Además de la posibilidad que comentaba David en el post de hace unas semanas, rescato una vieja idea para esta serie… no sé como saldrá, pero por experimentar que no quede.

La Asociación Psiquiátrica Americana sale en defensa de su DSM

images (23)Como el post sobre la decisión de NIMH de abandonar el DSM en favor de su propio marco de trabajo (el RDoC) tuvo mucho éxito, voy a ir manteniéndoles al día de las novedades. Porque hay novedades, David Kupfer, el coordinador de la nueva edición del DSM, ha lanzado un comunicado sobre el asunto. Kupfer viene a decir que el NIMH extiende cheques que su RDoC (ni el actual desarrollo de la ciencia psicológica) no puede pagar.

No le falta razón, el framework del NIMH está en un estado muy inicial de desarrollo. Pero claro… de lo que estoy seguro es que en la sede del DSM pueden pagar todos los cheques que les de la gana.