Categorías
Actualidad Otros

La tensión entre la verdad y el amor

12356445454_4f46208be8_kAyer publicaba en Xataka un artículo sobre la hipersensibilidad electromagnética decía algo que me ha dejado pensando

Calificar el problema como mero trastorno psicológico o equipararlo a las posesiones demoníacas no resuelve el problema sino que lo complica al reforzar el estigma que hay sobre la salud mental. Un estigma que invisibiliza el problema real haciendo más costoso a nivel personal tener un trastorno de ansiedad que una ‘alergia a los campos electromagnéticos’.

Lo hemos visto en otras ocasiones y creo que a veces no nos damos cuenta de que al divulgar las ciencias biomédicas estamos trabajando en dos áreas de diferente naturaleza.

La biología o la psicología son ciencias positivas. La medicina y la psicoterapia, no. En medicina, importa más la salud que la verdad. Y aunque hemos descubierto que la verdad es el mejor camino hacia la salud, eso no excluye (ni muchísimo menos) que tengamos serios problemas para compatibilizarlas.

He de reconocer que esto me recuerda a una vieja idea católica, la de la tensión permanente entre la verdad y el amor. Una tensión que sólo se resuelve
en Dios, pero que para nosotros, mientras tanto, solo tiene una solución temporal en la práctica cotidiana.

Esa tensión anida también en el corazón de la divulgación y el periodismo sanitarios. Aunque la mayor parte de divulgadores (quizá porque la mayoría vienen de la divulgación científica) no quieran reconocerlo. No, no podemos convertir las páginas de salud, medicina y psicoterapia en una competición para ver quién es más listo, más ocurrente o, en definitiva, quién la tiene más larga.

Recordádmelo cuando se me olvide. Recordadme que «primun non noncere».

Categorías
Otros

Las 25 obsesiones de este blog

6141063234_c40c8466c9_b

Ayer publicaron en El Español sus 25 obsesiones y me parece una idea fenomenal. Todos los medios deberían hacer explícitas sus obsesiones. Aquí están veinticinco de las mías…

  1. ella,
  2. el perquè de tot plegat,
  3. la ley de la igualación,
  4. separar las jelly bellys por colores para quitar las amarillas,
  5. (no sea que sean de plátano)
  6. el diecisiete,
  7. combatir la mayonesa,
  8. adelgazar (así, en general),
  9. tenerlos bien puestos,
  10. menos viajes al cerebro,
  11. tomar scones, sandwiches de pepino y té inglés
  12. regreso al futuro,
  13. muerte de la adolescencia sobre la arena tibia,
  14. postureo StartUp,
  15. sanitex
  16. el barranco de los naranjos,
  17. #NoALasPelisDeMiedo,
  18. nunca fueron las 5 de la tarde,
  19. largas noches en la selva,
  20. noches en vela,
  21. bolsas del mercado,
  22. Seinfeld,
  23. esos ojos verdes,
  24. etcétera,
  25. y los puntos suspensivos…
Categorías
Otros

A 35 años de aquel 28 de febrero

https://www.youtube.com/watch?v=CznfTJxfXVo

Ya sabéis que no soy muy dado ni a esencias, ni a patrias, ni a destinos. Pero aunque sólo sea una forma de llamar a esas cosas que se echan de menos, dejadme que celebre este día. El día de Andalucía.

Categorías
Otros Sin categoría

El chiste del Rey

BpMNOEmIQAAtTmz

Hablemos de cosas importantes. Hombre, ya.

Cuando era pequeño, en un exceso de optimismo fruto, supongo, de una sobredosis de plastilina, me apunté al coro de mi colegio. Justo después de empezar a cantar la tercera canción del primer ensayo, la profesora de música dijo que había algo que no cuadraba. Nos agrupó por parejas y nos puso a cantar, la mía era la última.

Pareja a pareja cantaban una buena parte de la canción y ella decía, ‘muy bien’, siempre muy bien. Cuando llegó mi turno, al escucharme cantar, dijo ‘hmmmm’ y me pidió que me sentara en las butacas (ensayábamos en el salón de actos) porque ‘íbamos a probar un momento sin mí’. El ‘momento’ se fue alargando hasta que tres meses y treintaytantos ensayos después decidí que igual no iba a cantar nunca más.

¿Por qué la Profesora no me lo aclaró cuando se hizo evidente que no lo había pillado y me tuvo tres meses sentado en una butaca? Es algo que nunca sabré. Un par de años después de aquello, la profesora apareció muerta en el Salón de Actos. Y aunque todo apuntaba que había sido un accidente (suelo mojado > caída aparatosa > San José), yo siempre he pensando que había sido un ajuste cuentas. Musical.

Pero como las divas frustadas nunca cejamos en nuestro empeño hasta que ya se hace demasiado tarde, en un renuncio logré formar parte de un coro que iba a cantar en una recepción que SM don Juan Carlos daba a la flor y nata de la diplomacia ibroamericana. Los detalles, por escabrosos, los reservo para otra ocasión.

He de reconocer, ¡Qué diablos!, que aquella ‘Bamba‘ en el Palacio del Pardo rodeados de altos dignatarios fue mi mejor actuación musical hasta la fecha. Fue tan buena que, pese a que no estaba previsto, Juan Carlos y Sofía se empeñaron en felicitarnos uno a uno.

El servicio de protocolo nos ordenó en cola y me colocaron detrás del chelista (un chaval muy majo de Cabrjas del Pinar). Y sí, tocábamos la Bamba con chelos y fagots (#molábamos). Cuando ya era nuestro turno el chelista saludó al Rey y al saludar a la Reina (amiga de toda la vida del Señor de Rostropóvich) ésta se puso a hacerle un montón de preguntas. El Rey y yo nos quedamos un enfrente del otro sin saber muy bien que hacer: si atender a la conversación o empezar una nosotros. Nos miramos varias veces. Y de repente, el Rey me dijo algo que no entendí. Y ¡comenzó a partirse el culo de risa! Y los dos ujieres que había detrás de él, también. Pero reírse de verdad, eh, a carcajada limpia. Claro, por no quedar mal, por compromiso y por si el CNI me hacía una visita más tarde, me puse a reírme también. Cuanto más fuerte se reía el Rey, más fuerte me reía yo. Y allí estábamos, Borbón y Jiménez, descojonándonos delante de todos los embajadores de América Latina. Se me acercó, me dio un abrazo y me dijo «Ala, qué chaval tan salao».

Otra anécdota tonta que aprovecho para reivindicar algo que no he leído aun en ningún periódico. Que antes que nada y bajo mi punto de vista don Juan Carlos de Borbón ha sido y siempre será el mejor humorista de España; aunque no se le entienda una puta mierda. Lo demás (elefantes, república, corinnas y tal), por aburrido y evidente, se lo dejo como siempre a los especialistas.

Categorías
Otros

Feliz Día de la Toalla

DontPanic

A veces el ruido mediático nos hacen olvidar lo realmente importante. Ni copas, ni urnas: hoy, #FelizDíadelaToalla ¡Qué viva Douglas Adams y la poetisa vogona que lo parió!

Mañana, rediseño.

Categorías
Otros

#DíadelLibro

70d6145144e9644c75e0368ad263d4e8

#FelizSanJorge )8(