Categorías
Aleu

En el casino de Madrid | Todo vale – 22/06/2016

Hoy es un todo vale un poco especial. Mientras me leéis, estoy recogiendo el Premio de Periodismo del Colegio Oficial de Psicólogos en el Casino de Madrid por dos artículos que publicamos en Xataka. Hoy no habrá recopilación pero os dejo el breve discurso que leeré esta noche.

En el casino de Madrid…

Quisiera dedicarle el premio a mi abuelo, justo hoy, que se cumplen cinco años de su muerte; a mi familia y especialmente a las dos mujeres más importantes de mi vida que me acompañan aquí esta noche.

Agradecérselo se lo tengo que agradecer a la empresa, a Xataka y Weblogs SL, por atreverse a publicar reportajes con otra mirada; a mi otra familia, el equipo de Rasgo Latente, un grupo alucinante de psicólogos con los que he crecido y con los que he aprendido la importancia real de la psicología para el debate público y el cambio social; y sobre todo, a la psicología misma.

Yo estudié psicología y aunque no soy psicólogo en sentido estricto (no me dedico a hacer psicología profesionalmente), me ha hecho ser quien soy más de lo que era esperable de un puñado de años de historia de aprendizaje.

Pero sobre todo, me enseñó algo que nunca podré agradecerle y que espero no olvidar por muchos años que pasen. Raymond Carver tiene un cuento llamado ‘De qué hablamos cuando hablamos del amor’. Las últimas frases dicen algo así:

«Oía latir mi corazón, los corazones de otros. Oía los sonidos humanos que allí hacíamos. Nadie osaba a moverse, ni cuando nos quedamos a oscuras»

La psicología me enseñó a escuchar esos sonidos cuando otros solo oían ruido. A escucharlos de verdad, más allá de titulares y prejuicios. Y además, me enseñó a moverme cuando nadie más lo hace, a que la escucha, la comprensión y la ciencia eran un arma revolucionaria. No creo que haya ningún regalo más hermoso que ese. Así que va por ti, psicología.