Batiburrillo sobre psicología y modelos de negocio

JP-MEGACHURCH-1-articleLarge

Estaba segurísimo de que en algún post había hablado de los “psicnasios”, pero parece que no. Durante la mañana me he acordado del tema y me he dicho vamos a hacer el dichoso post fantasma.

Un “psicnasio” es el trasunto de los gimnasios en el mundo de las cosas de la cabeza. Con lo que parece una tendencia al alza de los trastornos y problemas psicológicos es razonable pensar que empiece a aparecer un nicho en el que aparezcan estos centros (que tendrían una relación con las consultas psicoterapéuticas similar a las de los gimnasios con las clínicas de fisioterapia).

Todo esto viene, lo confieso, de lo que Julen Iturbe llamaría una “idea radical”. Leyendo un artículo que enlazó David, recordé la típica idea popular de que los psicólogos éramos, en cierta forma, “sacerdotes laicos” o “pastores dentro de la moderna ideología del fundamentalismo científico“.

La idea es que, teniendo en cuenta que cada vez hay más terapias que apuestan por un terapeuta que no oculta sus valores, quizá deberíamos darle una vuelta a la analogía “sacerdotal” para reestructurar la industria de los servicios psicológicos.

Evidentemente no estoy proponiendo que nos inventemos sectas. Lo que sugiero en modo de tentativa es que si un pastor americano puede hacer lo que leemos en el NYT, quizá se puede reorganizar la práctica psicológica (no digo terapéutica porque cabría también la psicología comunitaria, por ejemplo) bajo un esquema parecido: desarrollar su actividad alrededor de centros comunitarios abiertos con sistemas mixtos de financiación.

Y siguiendo el espíritu del título del post, sin ninguna conexión lógica les deseo un muy feliz (loquequedadel) lunes… =)