Arde Granada

En Granada está el cuarto distrito más pobre de Andalucía, el Distrito Norte. No ha faltado la denuncia pública, artículos como los del otro día, en Ideal, vienen sucediéndose desde hace años y han servido de poco.

No hace demasiado tiempo comentaban que había «moneda» propia en el Distrito y hace un par de días el PSOE denunció que el número de hogueras en las plazas y los paseos (a fuerza de no querer controlarlo) se ha vuelto incontrolable.

Aunque en términos absolutos lo que estamos viendo es una muestra importante de incivismo; en términos relativos, las hogueras en el Distrito Norte no son algo excesivamente preocupante. Al fin y al cabo, la Ciudad sigue funcionando. Ahora bien, lo que es sin duda es sintomático: es un síntoma de nuestra menguante hambre de justicia social, equidad y libertad.

Por eso, las preguntas pertinentes son ¿Está nuestra ciudad integrada? ¿Es eficiente? ¿Es resiliente? ¿Estamos creciendo hacia donde debemos crecer? y lo más importante ¿crecemos hacia donde queremos crecer?

¿Un problema de cohesión social?
Hace pocos meses Aguiar, junto con otros sociólogos, propuso la posibilidad de que el concepto de «cohesión social» fuera el núcleo de una nueva rama de la sociología: la sociología normativa. A semejanza de la economía del bienestar y de la «ética social normativa» (en esencia, la propuesta rawlsiana) proponen desarrollar una saber técnico que nos ayude a crear sociedades bien integradas, prósperas y resilientes.

Después de los disturbios de Oldham y Bradford en el verano de 2001, el gobierno de Su Majestad creó una comisión para analizar el estado de las ciudades inglesas. Los resultados de la comisión parecen confirmar la intuición de Aguiar y otros al señalar la importancia de la cohesión social. Así coincidimos nosotros también.

Dado que la propuesta de abordar «analítica» y «normativamente» el concepto de cohesión social no se encuentra más que en un estado embrionario, utilizaré algunos estudios teóricos sobre el tema para enmarcar el problema y las distintas soluciones.

Factores y políticas hacia la cohesión social
Vamos a usar un modelo de cinco factores para descomponer la cohesión social en elementos técnica y políticamente más manejables:

– Mejorar las condiciones materiales:
Las condiciones materiales son un factor fundamental para la cohesión social; en particular, la bibliografía nos apunta al empleo, a los ingresos, a la salud, a la educación y a la vivienda. Las relaciones entre y dentro de las comunidades sufren cuando las personas carecen de trabajo y soportan dificultades como deudas, ansiedad, baja autoestima, mala salud, escasa formación y, en general, malas condiciones de vida. Estas necesidades son básicas para un tejido social fuerte y son indicadores importantes de progreso social.

– Reforzar las relaciones pasivas:
El orden social, la seguridad y la ausencia de miedo es lo que podemos llamar «relaciones sociales pasivas» (la tradición liberal llama a este factor “libertad negativa”). La tolerancia y el respeto a los demás, junto con la paz social y la seguridad, son los rasgos distintivos de una sociedad urbana estable y armoniosa.

– Impulsar las relaciones activas:
El tercer factor se refiere a las interacciones positivas, los intercambios y las redes entre individuos y comunidades; las «relaciones sociales activas» (la tradición liberal llama a este factor “libertad positiva”). Estos contactos y las conexiones son recursos potenciales ya que ofrecen a las personas y organizaciones mecanismos de apoyo mutuo, información, confianza y crédito.

– Promover la inclusión:
El cuarto factor es sobre el alcance de la inclusión social o la integración de las personas en las instituciones principales de la sociedad civil (Ayuntamiento, Consejos de Distrito, asociaciones de vecinos, etc…). También incluye el sentido de las personas de pertenecer a una ciudad y de la fuerza de las experiencias compartidas, las identidades y los valores comunes.

– Garantizar la equidad:
Por último, la equidad se refiere a la movilidad social dentro de la ciudad. A si el diseño institucional permite cierta igualdad en el acceso a oportunidades; si la estructura social es plástica o no; y si existe cierto alineamiento entre los intereses individuales y los de la Ciudad.

La cohesión como objetivo prioritario
Esos cinco factores no solo nos dibujan el cuadro de la cohesión, sino que nos dan una metodología (de método, camino) para lograrla. En sucesivas entradas trataré de explicar cómo.

one response for Arde Granada

  1. […] que deja el Estado y la sociedad civil. Para muestra, un botón. Y si ya en 2009 avisaba de que estábamos abandonando la cohesión social, la crisis está acabando con el poco tejido social que […]