Año nuevo, blog nuevo

En realidad no es nuevo. Así, a ojo, en mayo cumplirá 12 años. Lo que pasa es que hoy, por una serie de catastróficas desdichas entre las que sobresalen mi torpeza absoluta, he destrozado el archivo histórico del blog.

En mi defensa diré que no está perdido del todo, pero (como para recuperarlo voy a necesitar muchas horas de trabajo) por ahora y durante los próximos meses, empezamos de cero.

Eso tiene cosas buenas y cosas malas: habrá secciones nuevas (como Clásicos), secciones renovadas (como Pedia) y otras que han desaparecido tan inmisericordemente que no recuerdo ni su nombre.

Además, aprovechando que no he encontrado la plantilla anterior, la he cambiado y, como podéis ver, corren nuevos tiempos estéticos. Ay, las modas.

Ya sabéis lo que dicen: año nuevo, blog nuevo… aunque sea por torpe.