¿A más gobierno, peor salud mental?

images (10)Nigel Barber nos contaba el viernes en Psychology Today que “gobierno grande” se traduce en “religión pequeña”. Léanlo; es interesante. Y nos da material para seguir profundizando en nuestras ideas sobre «psicopatología y descomposición» (1, 2, 3, 4, 5 y 6).

Aprovecho, ya de paso, para reivindicar (como en su día Wright Mills para la sociología) que es tarea del psicólogo comprender la conducta de la gente en la escala del funcionamiento socio-comunitario sin dejar por ello de explicarla.

Pues bien, Barber mide el tamaño del Estado fundamentalmente en presión fiscal. Me parece una medida muy interesante. Muchas veces nos somos conscientes de lo complejo que es recaudar dinero, ni de la cantidad de cambios a los que hay que someter hasta a la acción más trivial.

A medida que el tamaño del estado crece, tiene que haber un mayor retorno a la sociedad. Así, el estado acaba actuando como red de seguridad (como aseguradora con tanques) y disuelve las redes comunitarias; en cuanto que pertenecer a estas redes tienen beneficios pero también costes asociados y dejan de ser competitivas cuando el estado entra como un «elefante en una chatarrería». (¿A nadie le viene a la mente la “funcionarización de todo” tan en boga en los últimos años?)

No es que me entristezca que desaparezcan las cuadrillas, es que ese papel monopolista del Estado impide que redes de un nuevo tipo aparezcan. Y, más tarde, al retirarse en plena descomposición, nos deja un problema muy serio: sin tiempo para encontrar relatos alternativos, las gente se reencuentran con sus miedos y ahora cara a cara, sin espacio de adaptación.

La pregunta es ¿Qué puede hacer la psicología? pero la respuesta, me temo, que tendremos que dejarla para otro día. Aunque sea tan sólo para que nos volvamos a ver.

4 Comments

  1. No veo el proceso por el que el modelo aseguradora-con-tanques disuelve las redes comunitarias.

    Puedo entender que suponga una dificultad, cuanta más fuerza tenga el relato-monopolístico más presión para los relatos de las pequeñas comunidades, pero siempre entendido como un argumento blando.

    Por supuesto me falta por leer mucho de lo que enlazas, no te quiero hacer repetir. Si ya está por ahí la respuesta a eso disculpas por la impaciencia.

    Saludos

    • Hola, Crul

      Es cierto que no sólo es el papel asegurador del Estado moderno. A ver si me puedo explicar… si tengo tiempo lo dibujaré mejor en un post. La idea general es que las comunidades tradicionales generan beneficios y costos a sus miembros. Pongo un ejemplo aunque sea algo grueso: pensemos en la función de red de seguridad de la familia amplia tradicional, que aunque provee seguridad a sus miembros los obliga a comportarse de una forma específica (ir los domingos y fiestas de guardar a dónde-sea, someterte a la voluntad del patriarca o matriarca; etc.)

      El aumento de la productividad del último siglo y el papel del Estado como red de seguridad obligatoria, hacen que asumir los costos de la comunidad sea algo menos atractivo. Ésta es una de las claves (no la única, claro) del nacimiento de la familia nuclear. Aunque si soy sincero creo que esta sólo es la puntilla: mi impresión es que el proceso de cambio comienza con el aumento de productividad de la revolución industrial aunque hasta el siglo XX no permea todos los entornos sociales (durante mucho tiempo, el mundo rural sufre pequeñísimas presiones).

      Por decirlo de una forma visual (por analogía con la demografía), creo que en el siglo XX y XXI vivimos una ‘transición comunitaria’ desde el antiguo régimen comunitario hasta el régimen moderno (o ‘posmoderno’).
      A ver si pongo mis ideas más en orden… 🙂

      • Lo de los domingos me ha ganado, jeje, y creo que he entendido perfectamente la idea del coste de la comunidad tradicional.
        Y a partir de ahí la abundancia implica menor dependencia de las comunidades.

        Dicho de otra forma: hasta ahora cualquier red podía exigir al individuo cierto precio por sus servicios. Una vez que llegamos a la abundancia los individuos no tienen la misma necesidad de esas redes (o hay más redes en oferta) y ya no se nos puede exigir el mismo precio.
        Un ejemplo que me encaja perfectamente es el hundimiento en los precios de la publicidad. Antes para acceder a contenidos teníamos que pagar con atención, pero la abundancia de contenidos lo ha hecho innecesario.

        … y creo que lo entiendo todo mejor si confirmo que el modelo aseguradora-con-tanques no es parte de la descomposición. ¿verdad?

        • Es verdad, :). De hecho, cuando Ezra Klein (o Senserrich) usan la expresión “an insurance conglomerate protected by a large, standing army”, la usan en sentido programático pero yo quería darle un sentido descriptivo. La verdad es que no era el mejor enlace para ilustrarlo.

          La cuestión que no tengo clara, eso sí, es si la abundancia es necesaria o no para que ‘el mecanismo’ actúe. Me da la sensación de que en un contexto en el que el estado retrae cada vez más recursos y surte una serie de servicios, la competitividad de las redes tradicionales se vuelve menor aunque haya sólo dos opciones.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. “Culture”: a user’s guide | Level Translation
  2. “Culture”: a user’s guide

Comentarios cerrados.