A la hora de emprender (o de emplear), centrémonos en lo importante.

images (8)Gracias a Joseba Amondarain llego a este artículo de HBR. En Las Indias decimos mucho eso de que ideas no nos faltan, lo que falta es gente con quien trabajar. En enero ya decíamos que es importante contarse bien porque la persona (emprendedor o empleado) es lo que importa.

Me he dado cuenta de que existen modelos a patadas para tanto desarrollar empresas y productos (con el canvas de Osterwalder como ‘cosa’ de moda), como para desarrollar clientes. De lo que no estoy seguro es que den en el clavo.

Borja Prieto dice que la gran pregunta que Steve Black (el creador de CDM) se hizo fue: “Si las empresas fracasan por falta de clientes y no por errores en el desarrollo de productos, ¿por qué hay procesos para desarrollar productos y no hay procesos para desarrollar clientes?“. Visto lo que tengo visto estos años, lo que me pregunto yo es si las empresas fracasan no por falta de clientes ni por errores en el desarrollo de productos, sino por los emprendedores, ¿por qué hay procesos para desarrollar productos y clientes pero no hay procesos para desarrollar emprendedores?