Éramos muy jóvenes #32 (44)

Qué difícil es escribir humor. No tanto el humor escénico (que también, claro: muy difícil), como el humor literario. Ya no es sólo que envejezca mal, es que el mero hecho de conseguir un texto vivo se vuelve un problema técnico complejísimo. Y total, tampoco es que nadie lo parece de verdad.

Al menos, es divertido: uno no se quita la sensación de ridículo de encima, pero gracias a Dios nos he os curtido en Twitter para eso.


Por lo demás, hemos echado el día en Solsona, una ciudad que, por lo demás, siempre me ha gustado mucho. No, yo tampoco sé por qué.


«Éramos muy jóvenes. Creo que aquel año no dormí jamás.» (Cesare Pavese, Il diavolo sulle colline)

3 comentarios

Paula 13 agosto 2021 Contestar

Queremos ir a Solsona y a su Solsonès! Le tengo muchas ganas! Es, no sé, la Soria catalana, en mi cabeza. Sabes que existe, pero no lo acabas de situar ni has ido nunca. Eso, que le tengo muchas ganas.

Javi Jiménez 16 agosto 2021 Contestar

Es una zona fantástica. Quizás el mayor problema del Solsonés es que, como tiene una estructura de población basada en masias y diseminados, es difícil de visitar bien. Pero merece mucho la pena: es muy sorprendente 🙂

Paula 16 agosto 2021 Contestar

Caerá, caerá 🙂

Responder a Javi Jiménez Cancelar la respuesta