La búsqueda de la pasión y las tareas del emprendizaje

La hipótesis que planteábamos el otro día es que, aunque la evitación de situaciones incómodas es algo muy arraigado en la conducta social de las personas, con la crisis y la descomposición centrarse en evitar el malestar, la desilusión o la inseguridad ha dejado de ser una solución válida.

Si lo pensamos, evitar situaciones en las que sentimos miedo o angustia es algo terriblemente adaptativo y de sentido común: para los seres humanos ese comportamiento ha sido la diferencia entre la vida y la muerte a lo largo de la mayor parte de la Historia, los ejemplos son innumerables.  Por esto se entiende bastante bien que cuando «sentirse mal» no se percibe como algo natural (y transitorio) sino algo contra lo que emplearse a fondo, tenemos cierta propensión natural a no ser conscientes del costo de esa operación.

El problema, por tanto, no es la ‘estrategia de evitación’ en general, el problema nos sobreviene cuando la lucha contra ese malestar conlleva un coste personal muy elevado en términos de lo que querrían para su vida.

Lo que querrían para su vida

Cuando decimos que el problema «es, al menos en parte, de valores», estamos dando en el clavo. En el fondo el problema al que nos enfrentamos es que el primer síntoma de unos «repertorios conductuales (una forma de ser) basados en una evitación crónica y generalizada» es el ocultamiento de los valores propios. O lo que es lo mismo la disolución de la persona y el advenimiento del individuo.

En este contexto no cabe choque cultural, sólo una interminable sucesión de estrategias para no implicarse, para no comprometerse con el entorno y vivir el futuro como una larga melancolía; lo que se llama ‘estrategia ChinaTown’. Una estrategia segura pero que deja espacio para una vida muy limitada. Lo señalaba Caro el otro día:

Si no pensamos en la procedencia de nuestro medio de vida, no llegamos a comprender bien la importancia de nuestro trabajo, ni podemos hacer de él un ámbito creativo ni un proyecto de vida. Si fundaciones y estados dan el nombre de emprendimiento a puros entretenimientos y los centros de formación no abren la cabeza a nuevas posibilidades, la desesperanza al ver que una empresa cierra será cada vez peor y la idea de convertir el talento personal en medio de vida, aparecerá como delirante.

 La búsqueda de la pasión

Hoy en la Bitácora de Indias nos contaban que el lema de el TEDx de San Francisco era ‘la búsqueda de la pasión’. Y, siempre que sea una pasión sin épica, la clave es esa: volver a los valores, comprometerse con ellos (con lo que querrían para su vida): exponerse al choque cultural pero también a una vida plena.

¿Se imaginan que en cualquier programa estatal de emprendizaje lo primero que se hiciera fuera buscar los valores de los emprendedores? Sería aprovechar el dinero, aunque claro para eso antes de nada tendrían que saber cómo hacerlo. Nosotros estamos en ello: estén atentos a sus monitores que en breve lo compartiremos. 🙂

Estrenamos web

En estos tres días puedo dar fe de que las cooperativas de Las Indias no paran; si «no hay trabajo» en España es posible que sea porque lo tengan todo ellas. ¡Qué pasión! Y qué apasionante. Con decirles que yo, que siempre he sido una persona pro-activa y con ideas, me siento como el Dormilón de los 7 enanitos a su lado, les digo todo.

Para muestra, un botón: Enkidu ya ha puesto en pie la nueva web del Instituto Storge. ¡¡Pasen y vean!! Que a mi me queda mucho que aprender =)

La serpiente y el perejil

Hoy es un buen día.

A partir de hoy el Instituto Storge inicia el proceso de integración en el Grupo Cooperativo de las Indias y los ‘storgianos’, en la filé indiana. Era un paso lógico en cuanto que, por un lado, compartimos valores y análisis, y, por el otro, nuestras ‘estructuras productivas’ (por llamarlo de algún modo) se complementan a la perfección.

Así que, aunque queda mucho trabajo, ya se pueden imaginar que estos meses vendrán «arrebatados por el cambio».

 

Sacar la descomposición de nuestras cabezas

No sé si han leído ya esta entrada.

Lo que David de Ugarte, Aleix Cabarrocas o Koldo Saratxaga están diciendo es que tenemos a una generación sumida en lo que conocemos como «evitación experiencial». ¿Qué es esto? Es un trastorno que se refieren a ciertas experiencias que la persona trata de evitar sin éxito pero que, al ser así, se exacerban, convirtiéndose en una suerte de ciclo de acción recurrente.

La coyuntura actual ha provocado que esta generación (vamos, muchos miembros de ésta) experimente la inseguridad, el miedo, el desamparo o el sentimiento de víctima. No desvelo ningún secreto si digo que estas experiencias no son nada agradables y que esas personas intentaron evitarlas. Hasta ahora nada nuevo, nada que no haya pasado supongo a muchas generaciones anteriores; lo nuevo quizás es la crisis del sistema de reglas, de la heurística, en el mundo actual. Es decir, que esas personas (los que hacen un máster extra que no necesitan, un cursillo de inglés porque ‘el inglés es mu importante’, los que salen a la calle – sea con tiendas de campaña o con esteladas – para pedirle a un Estado en franca quiebra moral que les salve) tratan de evitar sentirse así, pero fracasan estrepitosamente y solo consiguen que esos sentimientos negativos crezcan y los anulen como personas. Acaban por dedicar todos sus esfuerzos a acabar con esos sentimientos y, en la medida que esas estrategias no funcionan, se van hundiendo un poco más, como en las arenas movedizas.

La clave del asunto, nos dicen los teóricos de la Aceptación y Compromiso, en la medida de que esas experiencias se tratan de condiciones inevitables, no habría mejor solución que aceptarlas tomando una cierta distancia sobre ellas. Pero lo que proponen no es una aceptación pasiva, en plan ‘así son las cosas’, ‘no hay alternativa’, etc.; sino proactiva, propositiva, comprometida.

Claro que esto es más fácil decirlo que hacerlo.

Las 5 metas de la ACT

Pero tenemos algunas ideas sobre cómo actuar. Evidentemente, sólo puedo esbozarlas:

1. Establecer un estado de ‘desesperanza creativa’

Se trata de romper los esquemas para poder re-situar el problema en una nueva perspectiva. Salir de esa estanflacción, por usar términos que usábamos ayer, con un cambio de modelo productivo.

2. Entender que el problema es el control

Como hemos explicado, el mayor problema es la lucha contra esas experiencias o sentimientos; hemos de convencernos que la clave está en querer tenerlas. Ya, ya sé que es un poco raro: se conoce como intención paradójica. Esas experiencias están provocadas (y retro-alimentadas) por nuestra forma de acercarnos al mundo, si la cambiamos, créanme, las experiencias se disolverán.

3. Diferenciar entre la persona y el problema

Lo normal es que se confundan la estructura con la coyuntura: tonto es el que dice tonterías, fracasado el que fracasa. Por eso, necesitamos tomar cierta distancia y caer en la cuenta de que esto que nos ocurre ahora puede ser más episódico de lo que podemos ver.

4. Abandonar la lucha contra los síntomas

No es esperar a superar los problemas para vivir la vida, es vivir la vida y. así, si encarta, superar los problemas. Es el ‘Decidimos amar la vida’ de Otpor! porque ‘contra eso no se puede golpear’.

5. Establecer el compromiso de actuar

En realidad dos compromisos: el primero de aceptación activa de las experiencias (inseguridad, miedo o desamparo, en este caso) que antes se querían evitar. Y el segundo, de compromiso con la vida, con otros valores que trasciendan la lucha contra esas experiencias.

¿Podemos hacer algo?

Esta entrada no deja de ser un apunte teórico. Mientras escribía no me quitaba de la cabeza la idea de realizar algún seminario para ayudar a  personas a enfrentarse a esta situación; una versión psicológica de aquellas conferencias indianas en la Universidad. Aunque no sé si tendría buena acogida. ¿Qué pensáis?

¿Burbuja Científica? (II): Llámame Estanflacción

El otro día JuanMa propuso organizar una mesa redonda sobre el tema de la burbuja científica. Como decían en comentarios puede parecer un poco extraño hablar de esto en medio de la ola de recortes que está sufriendo la ciencia, pero creo que eso es quedarse en la superficie. Hablar de burbuja científica es hablar del diseño institucional y de la estructura de incentivos del sistema científico internacional.

Por aportar más ideas al previo del debate, aunque sea en un formato mini, me parece interesante la idea del profesor Kyle Stanford que sugiere que estamos en una ‘estanflacción epistémica’ (el término de Jesús Zamora); esto es, grosso modo, aumenta la publicación científica y los recursos dedicados a la investigación (estamos hablando a nivel mundial, claro) pero en cambio el conocimiento científico está estancado.

Ps: Si se leen los enlaces se entiende mejor el argumento. Stanford no dice que no estemos generando conocimiento nuevo, lo que viene a hacer (además de un elogio al instrumentalismo) es señalar que estamos centrados en el trabajo en líneas de investigación existentes desde hace tiempo (por lo que el conocimiento que obtenemos es marginal) y estamos impidiendo el desarrollo de nuevas teorías que aumenten de forma significativa lo que sabemos sobre el mundo.

¿Por qué ‘Terapia de Pareja’?

Anteayer hablaba de que Andrew Christensen vendrá a Granada en marzo donde impartirá un workshop sobre la terapia que él y Neil Jacobson han desarrollado durante estos años: la Integrative Behavioral Couple Therapy (en adelante, IBCT). Lo posteé rápido y emocionando porque va a ser, sin lugar a dudas, uno de los eventos más importantes del año en el pequeño mundo de la terapia de pareja en España.

Y organizado por un instituto privado de investigación con dos meses de vida.

Esto dice mucho de la visión que entre los psicólogos se tiene del conocimiento. ¿Para qué compartirlo si podemos organizar cursos de mala calidad, caros y que no sirven para nada? Pero ese es otro tema.

De lo que hoy quería hablar era de la pregunta que más veces me han hecho estos días: ¿Por qué terapia de pareja?

Mi formación ha sido alrededor de la psicometría y la evaluación psicológica; esto es, de la medición de la mente o, al menos, de capacidades, actitudes y repertorios. Una disciplina llena de números y preguntas estandarizadas. Llegué al mundo de la reflexión psicológica sobre problemas de pareja cuando empecé a trabajar en un test de ‘estrés marital’ mientras trabajaba en la Universidad de Cambridge. Y la verdad es que está resultando ser un lugar genial.

A poco que uno se interesa por éste asunto, se percata de lo escasa de la reflexión autónoma sobre el tema. Pero no es algo baladí: aunque en España, por poner un ejemplo, el matrimonio (o la pareja de hecho) es aún el estado mayoritario, los divorcios, rupturas y anulaciones siguen aumentando – algo mermados con la crisis. Y digo que es un tema importante porque, pese a que ‘construir una buena familia o relación de pareja’ es una prioridad recurrente en los estudios de opinión, los problemas graves de pareja son algo demasiado común y que pasa demasiado desapercibido.

Que hay un problema es obvio. Que el problema tiene como consecuencia grandes cantidades de sufrimiento psicológico, personal y familiar también lo es. Y que hay poco trabajo hecho, se lo digo yo.

¿Qué vamos a hacer nosotros?

Nuestra intención es hacer dos cosas: a) crear conocimiento en la lógica del comunal y el software libre para profesionales; y b) generar manuales y herramientas abiertas y de calidad para usuarios.

Es más que posible que pidamos ayuda a buena gente mientras crecemos y nos desarrollamos. Y en poco tiempo, estemos construyendo filé.

 

Una de cal y una de arena

Los amigos indianos publican la primera versión estable de su Fundamento. Por su conocida generosidad me citan en el post pero, vamos, no hagan mucho caso: lo interesante es ver como una de las ‘estrategias de cohesión social‘ más sugestivas toma cuerpo y se asegura un futuro.

Por otro lado, las «otras estrategias» llegan a España y dan pie a escenarios que dan mucho miedo.

Mini-Post: Seminario de Andrew Christensen

Tan sólo quería anunciar en breve que a finales de Marzo el Instituto hará de anfitrión para uno de los expertos mundiales en Terapia de Pareja: Andrew Christensen. Profesor de UCLA, Christensen creó junto con Neil Jacobson uno de los enfoques terapéuticos más importantes en el campo de los problemas conyugales: la Integrative Behavioral Couple Therapy. Iremos informando…

Licencias

Me he dado cuenta de que en el blog no se hacía mención expresa sobre la licencia de los contenidos que publico. Así que he añadido una nota a la página Sobre el blog con una explicación teórica y una práctica de qué es el ‘dominio público’.

Nota: Todos mis contenidos los libero (los licencio) en condiciones equivalentes a las que tiene el dominio público con la única condición de tener el detalle de citarme y de compartirlo en las mismas condiciones. Es decir, justo lo que he hecho yo con la frase anterior cuyo autor es Gonzalo Martín.