A vueltas con la función de la Universidad (o, una cita y un par de datos sobre los que no se puede extrapolar nada)

“Los ingenieros, las personas que hacen las máquinas, que empleaban el conocimiento existente para hacer que algo funcione, eran, en nueve casos de cada diez, políticamente conservadores, tolerantes con cualquier régimen en el que se encontraran, interesados en hacer funcionar a las máquinas, pero indiferentes hacia los planes sociales de largo plazo. Por el contrario, los físicos, que empleaban su vida intelectual en la búsqueda de verdades nuevas, encontraban contrario a su naturaleza dejar de mirar hacia la sociedad. Eran rebeldes, críticos y curiosos con un futuro que deseaban cambiar.”

C.P. Snow – The new men 1954
Vía La revolución naturalista

Al leer esta cita me he preguntado, ¿será la nuestra una universidad de ingenieros o una universidad de físicos?

Según el PWF 2010 International Major Projects database, 7 de las 10 principales operadoras de transporte del mundo (que, para entendernos, son heavy constructors que usan el llamado ‘modelo concesionario’) son españolas.

Según la Wikipedia (me ha dado pereza buscar en la página de la Fundación Nobel), 0 de los 188 científicos que han ganado el Nobel de Física son españoles.

Y en el Ministerio de Educación alguien dice ‘excelente’.

Skatha: ¿Qué hacemos que no hacemos nada?

Bueno, esta semana que entra es AULA. Y nosotros llevamos el stand de cierta Universidad, así que estamos un poco hasta arriba.

Pero aún así tenemos un par de cosas entre manos:
1 – Estamos en pleno mapeo de instituciones con las que trabajar.
2 – Definiendo un puñado de ‘productos’ que cubran el espectro general.

Nos hemos dado cuenta e que además del modelo «animación de incubadoras», quizá tenemos que generar un modelo que combine ‘formación de técnicos’, seguimiento on-line y sesiones intensivas de trabajo para comarcas rurales fusionando desarrollo local y empresarial.

Os tendremos informados, 🙂

Ugr.food, cooperativa de consumidores

Un día bicheando por internet conocí La Virtual. La Virtual es una cooperativa de consumo de la Universitat Oberta de Catalunya que surgió con «la voluntad de ofrecer productos y servicios de interés para todos los que tenemos relación con la UOC (de estudio o a nivel profesional)».

La idea era buena: un montón de gente «se reunieron con el ánimo de sumar las ventajas que podían obtener si muchos pedían los mismos productos y servicios». Las ventajas eran evidentes mayor calidad, mayor fiabilidad, menor precio.

Yo lo que me pregunto es que si las ventajas son claras cuando hablamos de productos informáticos varios, ¿no lo son también para otro tipo de productos? O lo que es lo mismo, y contextualizando, en una ciudad como Granada con al menos 25.000 estudiantes que son de fuera ¿por qué no se alían para comprar al por mayor y así reducir -significativamente- los gastos comiéndose el margen del minorista?

¿Huele o no huele?

Una muchacha, a la que quiero mucho aunque lleve el pelo siempre alborotado, colgó este link en facebook y acto seguido comentó: «¿Sabes lo que estás financiando?»

Me recordó un viejo chascarrillo romano que yo al menos le leí a ese «pesimista radical que piensa que la historia es una larga evolución de mal en peor» y que se llama Rafael Sánchez Ferlosio.

Tito, hijo del emperador Vespasiano, le recriminaba a su padre el cobro de impuestos sobre las letrinas públicas. El emperador le acercó a su hijo de la primera recaudación preguntándole si le molestaba el olor, y al contestarle Tito: «non olet» (no huele), le replicó: «y sin embargo es producto de la orina».

Aceptamos pulpo y otras cuestiones u-nivers-itarias.

Me corrige la maravillosa Itziar. No es el sistema a lo que se refería, sino a «la educación como producto en crisis». Lo cierto es que mi entrada era, aún cargada de guiños, general y generalista. Pero bueno, aceptamos pulpo e incluso lo despiezamos y lo servimos ‘a la gallega’.

En un primer momento iba a dedicar esta entrada a explicar por qué la gran mayoría de las críticas sobre la Universidad a las que me refería el otro día incurren en lo que llamamos petitio principii. Pero parece que es lo de menos y que lo de más es la ‘Educación’.

Hmmmm… Me permito reformular la idea (más que nada porque aunque no creo que la educación en general esté al nivel del chocolate suizo; sí que puede tener la precisión del turrón de mazapán con frutas escarchadas): la educación es un reto que tenemos que afrontar con cierta (bastante/mucha) urgencia.

Cuando los diarios se convirtieron en televisiones

Vicente Vallés describía nuestra forma de ver televisión de una forma muy gráfica: «Un tipo/tipa que está sentado en el sofá con el mando a instante y en el mismo segundo que lo que ve deja de entretenerle, cambia de canal». No sé si es una descripción precisa del televidente medio, pero de lo que parece seguro es que las cadenas de televisión actúan siguiendo esa ‘máxima’.

En el BCN Medialab están organizando, por lo leído, un evento llamado «el papel del papel«. Y leyendo las distintas aportaciones me he dado cuenta de que la clave está en esa máxima televisiva. Antes, los diarios tenían que vender un pack – el diario -, hoy tienen que mantener la atención.

Y ese hecho cambia todo lo que sabíamos a cerca de cómo hacer periodismo en un periódico. O casi.

Apuntes u-nivers-itarios

En las últimas semanas (por no decir los últimos meses o los últimos años y circunscribirnos a lo mas cercano en el tiempo) la opinión publicada sobre la crisis de la universidad se ha convertido en un ‘trending topic’. En este escenario, iba siendo hora de que tomara parte y fijara mi posición.

Mi postura es clara: la Universidad no solo no esta en crisis, sino que además funciona perfectamente, con la precisión de un chocolate suizo.

Ya esta, dicho queda.
Un abrazo.

Pd: [Decía esta tarde algo como que] Por lo demás, es la misma discusión de siempre… Dice Douglas Rushkoff, que por cierto ha sido chico garum (entrada en corte y confección) que «Las tecnologías digitales no son sólo objetos, son sistemas con un propósito incrustado. Actúan con una intención. Si no sabemos cómo funcionan, no sabremos cuál es esa intención».

Una forma breve, sencilla y algo simple (que todo hay que decirlo) de saber «cuál es su intención» se resume en el siguiente corolario: ‘Si quieres saber para qué carajo sirve realmente un software, mira quién carajo lo paga’. Por ejemplo, Facebook no sirve para ayudarte a hacer amigos, como mucho (y estoy siendo generoso) te ayuda a gestionar tu red social; y da igual el relato que nos quieran vender. Facebook sirve para monetarizar los datos personales que colgamos en sus servidores.

Cabe preguntarse para qué sirve la Universidad y quién la paga, por si acaso (quién sabe) ilumina algo nuestra idea sobre ella. Y creo que, en lo más básico (me acuso a mi mismo de no desarrollar esta idea) sirve para hacer obreros cualificados, ingenieros y funcionarios, y para poco mas… Y da igual el relato que nos quieran vender (relato que cual mito clásico, puede ejercer de moodware – aunque es otra idea que aplazo para más adelante).

Ahora sí, conociendo la intención de la institución: la Universidad no solo no esta en crisis, sino que además funciona perfectamente, con la precisión de un chocolate suizo.

Ppd: (Aunque quede una entrada un poco desestructurada) Una forma sencilla de hacer una Universidad gestionada por estudiantes es montar algo así como ‘verkami.com’: 1) alguien hace una propuesta de curso, 2) la universidad cooperativa -de usuarios- calcula cuánto vale montar el curso, 3) se hace público y 4) el resto es crowfunding puro: si se reúne el dinero se hace el curso, si no pues no se hace.

Skatha: Los números (entrada-en-actualización-permanente)

(Esta entrada estará en actualización permanente para ir añadiendo números y datos. Reconozco que esta parte es la que tengo más floja…)

Gastos:
Constitución de la Empresa: 660€
Sueldos (3 personas: 225+he puesto 500 mientras encontramos un dato más exacto): 52.200€
Local (+gastos asociados): 22.800€
Material: 9.000€
(Gastos asociados a) Ventas: 12.000€
Total de Gastos para dos años: 96.670€
Facturación mínima mensual: 4027,5€

Estructura de Ingresos:
Consultoría:
Mientras recabo más información, asumo la cifra teórica que daba uno consultor en los materiales de Todo por la pasta: o sea 24.000€ al año (lo que nos da, multiplicado por 1’7, 40.800€).
Si hacemos caso a José Miguel Bolívar que apunta que la eficiencia de un consultor puede andar en un 30% pues… el precio/hora recomendado de 69’04€.

Incubación:
Pues he estado buscando… y no encuentro nada. Si alguien conoce algún antecedente, que avise. Seguiremos buscando.

Por hacer una estimación absurda para trabajar mientras tanto: pongamos que nuestra dedicación a una incubadora sería de 25 horas semanales – 7000€/mes (La verdad es que ahora mismo no tengo ni idea de si es mucho o poco; pero, pregunto ¿No valdría buscar un ‘contrato de animación de Incubadora’ por los gastos básicos, esto es: unos 4.000€?).

Formación:
Una revisión de las ofertas privadas de formación da una media de precio/hora de aproximadamente 8€ (digo ‘privadas’ porque la UGR tiene un precio medio en sus cursos propios de unos 6€).

Objetivos de Ingresos:
Horas de consultoría: 500 horas/año.
Incubación: un contrato de animación en la incubación.
Formación: 100 horas de cursos al año (de unas 20 personas, sería una facturación de 16.000€).
El total de facturación sería entre 99.000-138.000€ al año (Ya sólo tengo que averiguar si somos muy optimistas).

Skatha: Los números

Los gastos:
Constitución de la Empresa (El sitio de donde he sacado esto es algo anticuado, pero…): 658,2590361
Sueldos (3 personas; calculado al mínimo legal): 79.430,4
Local (+gastos asociados): 22.800
Material: 9.000
(Gastos asociados a) Ventas: 12.000
Total de Gastos para dos años: 123.888,659
Facturación mínima mensual: 5162,02746

Los ingresos:
Teniendo en cuenta que las tres ‘patas’ de negocio son: servicios vinculados a la incubación, consultoría y formación. Lo ideal sería que cada pata facturara, a medio plazo, al menos un tercio de lo necesario: o sea, 1720 al mes. Creo…