Dronte

La psicología, el universo y todo lo demás

Eres un yonki y el Clip del Word lo sabe

logo-xataka

Hoy me estreno en Xataka con un post a medias con Guido (él ya había toreado en esa plaza). Así que ya sabéis no dejéis de leer y criticas “Tu cerebro es adicto a las recompensas y los diseñadores de tecnología lo saben“:

En este mismo instante hay un montón de equipos de desarrollo escribiendo código como locos tratando de usar “nuestra lombriz interior” para engancharnos a sus aplicaciones. Cada vez lo hacen mejor y en menos tiempo. Por eso va siendo hora de que le digamos a nuestros cerebros que no deben aceptar chucherías de extraños ni a las puertas del colegio ni en tu tienda de aplicaciones más cercana.

Sigue leyendo >>>

PsicoHistoria: ¿De qué famoso paper son estas imágenes?

Acabamos el Campeonato Interplanetario de Historia de la Psicología por este año. La edición anterior invitamos, como nos contó UnNombreAlAzar, a Schoenfeld, Gibson, Coombs y Estefan. ¡Menudo Poker de Ases!

En la edición de hoy para acabar buscamos el nombre del paper donde salen estas dos imágenes. Podéis participar en cualquier momento desde hoy hasta el viernes que viene cuando anunciaremos los premios definitivos. Preparados, Listos… ¡YA!

PsicoHistoria-CIHP #9: ¿De qué famoso paper son estas imágenes?

Thurstone - Modelo de Diferencias IndividualesThurstone - Modelo E-R

En defensa de la Lotería

lotería

Dice mi colega y sin embargo amigo Guido Corradi, hablando de la lotería, que es una mala inversión. No sólo eso, como es una mala inversión, opina que «animar a la gente a hacer inversiones tan malas como la lotería es algo que el estado no debería hacer».

Pero si os tengo que ser sincero, la verdad es que leyendo su post no acabo de entender por qué. Con su mismo argumento podríamos concluir lo contrario.

Según nos cuenta, la gente juega a la lotería independientemente de su formación, profesión y nivel socio-económico. Más aún, según él mismo explica, «muy posiblemente no jugamos a la lotería por motivos puramente económicos». Pero si la gente no compra lotería solo para que le toque el Gordo, no podemos evaluar el retorno de la inversión hasta que no tengamos una idea clara de esas otras razones por las que compra lotería.

Cuñadeemos un rato, recordemos que un 64% de la población juega a medias con su familia, si la lotería fuera un costo asociado a mantener las redes familiares (esas que ayudan a resolver problemas de conciliación familiar o han funcionado de red social durante esta maldita crisis) ¿seguiríamos considerándola una mala inversión? ¿veríamos con malos ojos que el Estado promoviera ese tipo de, digamos, “políticas familiares”?

En este supuesto de cuñado-ficción, afear la compra de lotería podría tener consecuencias perversas debilitando las redes familiares. Que sí, que ya, que vale. Igual estoy sobredimensionando pero es algo que hay que evaluar. Haber convencido a los indios de que eso de la sacralidad de las vacas era una tontería y que lo bueno son las hamburguesas, hubiera tenido consecuencias nefastas para la población: porque las vacas vivas eran más rentables que muertas.

He hablado de esto en otras ocasiones. Bajo mi punto de vista, la primera obligación de cualquier aplicación científica (e invocar públicamente a la supuesta irraccionalidad de un práctica para acabar con ella lo es) es el «primum non nocere»: un cambio puede tener consecuencias insospechadas y debemos de asegurarnos que sean para bien.

¿Acabamos con la lotería? Vale, pero primero enséñame los datos.

Actualización 18:33. Con las prisas se me ha olvidado decir lo más obvio (desde el punto de vista de un psicólogo). Toda conducta está mantenida por sus consecuencias ¿Cuáles son las consecuencias de comprar lotería? ¿Podemos prescindir de ellas? ¿TEnemos otra forma de conseguirlas en caso negativo? Ahí lo dejo.

PsicoHistoria: ¿Quiénes son estos cuatro psicólogos?

Otra semana más volvemos con el Campeonato Interplanetario de Historia de la Psicología. La edición anterior invitamos a, como acertaron Lorenzo y Jorge, la primera página de ‘Note on the sensation of color’ de C. S. Peirce (publicado en el número de Abril de 1877 del American Journal of Science). Hasta donde sabemos es el primer experimento psicológico que se realizó en América.

En la edición de hoy buscamos el nombre de 4 psicólogos ¿Quién serán? Podéis participar en cualquier momento desde hoy hasta el viernes que viene. Preparados, Listos… ¡YA!

PsicoHistoria-CIHP #8: ¿Quiénes son estos cuatro psicólogos?

220px-W images yyyy MTE5NDg0MDU1MjE2MzU4OTI3

“Consideramos que el conductismo no ha muerto como anuncian algunos de sus detractores” | Editorial de Conductual [2.3]

logo-conductual

Como en anteriores número damos difusión al nuevo número de Conductual, una revista open access «dedicada estrictamente a la difusión de la teoría y de la investigación interconductual y basada en el análisis de la conducta».

Este número reúne sólo tres trabajos, dos de ellos relativos a la investigación básica con animales y el otro circunscrito al área clínica. Como ha sido y es política de esta revista, lo que se pretende es ofrecer trabajos teóricos o de investigación que contribuyan al avance del conocimiento de la psicología conductual independientemente del número de ellos y por eso hemos empleado letra itálica en el vocablo sólo.

Desde nuestra perspectiva el número de artículos que publica una revista en cada número parece ser una meta y un indicador. Una meta en tanto que se espera que sea un número de publicaciones más o menos constante e indicador porque se ha convertido implícitamente en un sinónimo de que se trata de una revista de calidad, dado el número de artículos que publica en cada número. Pero esta meta e indicador dependen de varios factores. Uno de ellos es la comunidad a la que va dirigida. Firmemente consideramos que el conductismo no ha muerto como anuncian algunos de sus detractores, sin embargo el número de conductistas es reducido y existen en algunos pocos países. Con esta base, es obvio que nuestra comunidad no es numerosa y esto ¿es un indicador de la calidad que tienen los trabajos de los conductistas? Creemos que la pregunta es un sinsentido. La cantidad no es indicador de la calidad aunque algunas personas consideren lo contrario basadas en criterios extraacadémicos. Por eso esta revista no busca tener muchos trabajos en cada número: busca la calidad de los mismos.

Otro factor, por el que se guían muchos estudiosos para enviar sus trabajos, definitivamente está relacionado a la inscripción de una revista a las indexadoras que se han constituido en las calificadoras de la ciencia, a manera del ISO (IOS, International Organization for Standardization) “científico” y “académico” y de hecho existe un plan de cooperación entre cuerpos e instituciones educativas para los países del tercer mundo. Dado que ya hemos mencionado este aspecto en la editorial anterior, en esta ocasión sólo queremos reafirmar que esta revista está comprometida con la generación y avance del conocimiento científico, no con los criterios estadísticos y de estandarización. Por esta razón mantenemos la edición de esta revista independientemente del número de artículos y con los criterios que le dieron origen. Agradecemos sobremanera a los autores que haciendo a un lado los criterios rigidizantes y extraacadémicos, nos han enviado sus contribuciones y por supuesto a los lectores que siguen siendo miles y provenientes de diversos países y continentes.

Simplemente, por la difusión y avance del conocimiento de la psicología conductual.

En el primer artículo de este número, en tanto que un organismo al estar vivo se comporta, Josué Camacho y Felipe Cabrera retoman el concepto del control de estímulo relacionado a la distribución de la conducta, no sólo la entrenada sino también de las que se han clasificado como interinas y facultativas. Para estudiar dicha relación, los autores entrenaron ocho ratas en una sencilla tarea de discriminación del comedero mediante un procedimiento Go/No Go, durante 12 sesiones y después procedieron a analizar los resultados desde distintas perspectivas. La primera fue el porcentaje de respuestas correctas (meter la cabeza en el comedero ante la luz prendida, E+)-, la latencia de las respuestas correctas ante el E+, la proporción de errores cometidos y el tiempo de distribución de la conducta objeto y de otras actividades. Los resultados indican que las dos ratas con mejor desempeño fueron las que pasaron más tiempo (42% y 45%) olfateando el piso de la caja que las que tuvieron un desempeño menos eficaz (33% y 29%). Esto en relación inversa con el tiempo que pasaron en el comedero.

La discusión se centra en que si bien el control de estímulo es medido en términos de la tasa de respuesta ante la variación del primero, es necesario analizar lo que ocurre con otras conductas en tanto está presente el E- (luz apagada). La forma de considerar el incremento de otras conductas ha sido como parte de la tendencia de comportamiento emocional o agonístico; la topografía, en caso específico de olfatear el piso y lamer como conducta consumatoria; o bien como conductas interinas o adaptativas. En particular dado que el olfateo del piso ocurrió tempranamente en los intervalos, podría clasificarse como interina. Pero al margen de esto, descartan que tal comportamiento fuera para hacer contacto visual con el E+ y dicho patrón es similar al hallado en procedimientos empleados para el aprendizaje de secuencia de respuestas. Sin embargo, señalan Camacho y Cabrera, es necesaria mayor investigación para examinar el rol de la redistribución de la conducta ante procedimientos de control de estímulo y aspectos relacionados como son la ejecución en programas de reforzamiento y el contraste conductual en diversos programas de reforzamiento en los que la conducta objeto podrían competir o interactuar con otros patrones conductuales.

Carlos Aparicio y Christopher Mario exponen la comparación de sujetos de dos cepas de ratas (SHR y WKY) clasificadas como hipersensitivas o normosensitivas respectivamente, con el propósito de contribuir al desarrollo de modelos del déficit de atención por hiperactividad en estos roedores siendo que existen evidencias contradictorias. Se probó la posibilidad del retardo en la adquisición de la respuesta por parte de las ratas SHR lo cual señalaría un déficit de atención. En cambio si las ratas WKY se retardaban en la adquisición de la respuesta ante el programa de automantenimiento positivo (PAP) eso indicaría un rasgo de impulsividad en las ratas SHR. Para el PAP se emplearon dos programas de intervalo variable de 60s en forma concurrente durante 30 sesiones consecutivas que terminaron en el ensayo 60. Después de esto las ratas fueron expuestas a dos condiciones. La primera consistió en series de ciclos de elección apareciendo las dos palancas después de apretar una palanca en la parte posterior. La respuesta en una de ellas inhabilitó la otra y preparó el vínculo terminal del periodo ante un programa RF1. La segunda condición tuvo la diferencia de que no hubo selección dado que la respuesta ante una palanca programada causaba el retiro de la otra palanca y una segunda respuesta en la palanca causaba la presentación de un pellet. Los resultados se analizaron en términos de las respuestas a cada palanca, diferencias entre e intra grupos de ratas a lo largo de las sesiones y revelaron diferencias en la adquisición entre ambos grupos de ratas pero las mismas se desvanecen en las últimas 19 sesiones. Sin embargo, durante el PAP las ratas SHR respondieron más a la palanca trasera que no tuvo consecuencias programadas lo cual apoya la noción de que estas respuestas inducidas por la comida estás relacionadas filogenéticamente a eventos importantes. Bajo la primer condición de los programas concurrentes encadenados, las ratas respondieron de manera semejante y discriminaron los programas componentes pero la cantidad de respuestas fue mayor que en la primer condición. La discusión se organiza en términos del retardo de adquisición en la cepa WKY, en la similitud de las ejecuciones hacia el final de las sesiones y en la noción de las actividades inducidas por la comida.

Finalmente, en este número Ivette Vargas y Rebeca Pardo analizan el papel de la experiencia del terapeuta en la aplicación de reglas. Las autoras señalan que en diversos trabajos se ha hecho énfasis en la importante función que tienen las reglas en el escenario terapéutico pero casi no existen trabajos en los que se analice cuál es ésta y cómo se lleva a cabo durante el proceso. Por esa razón, aún cuando existe disenso en la definición de lo constituye una regla, se optó por una definición que alude a su relación contingencial y generalizable a diferentes contextos pero considerada morfológicamente dado que por el momento no puede considerarse su funcionalidad in situ. Mediante el empleo del Sistema de Categorización de las Reglas de la terapeuta (SISC-REGLAS-T) se elaboraron los criterios de categorización de las reglas emitidas por un terapeuta que permitieron distinguir el tipo de agente Personal, Concreto, Indefinido o de Concepto), el tipo de contexto (General o Particular) y los elementos de la contingencia (E-R-ER+) como subcategorías. Con estos elementos se analizaron las sesiones filmadas de dos casos de la misma problemática (ansiedad y depresión) conducidos por dos terapeutas diferentes definidos como experto y otro con pocos años de experiencia.

Los resultados se analizan en términos del tipo de reglas que ambos terapeutas iban empleando durante cada una de las fases del proceso y se describen los cambios observados a cada paso, lo cual da pie a afirmar que las reglas y el tipo de éstas se adecúa acorde a la fase de la terapia. No obstante que existió una diferencia entre ambas terapeutas en términos de la mayor o menor frecuencia de reglas expresadas, en ambas se identificó un patrón que consiste en la enunciación mayoritaria de reglas Indefinidas y Generales en comparación con las Concretas y particulares.  Las autoras suponen que puede significar que las terapeutas trataron de que con los primeros tipos de reglas se modificara un mayor rango de conductas que generaban el problema. Además, entre otros aspectos, la terapeuta experta tuvo una mayor variabilidad del tipo de regla lo cual, suponen Vargas y Pardo, pudo deberse a una mayor adecuación al tipo de actividad que se desarrolla en cada momento.

PsicoHistoria: ¿Qué es este texto y quién lo escribió?

Otra semana más volvemos con el Campeonato Interplanetario de Historia de la Psicología. El protegonista de la edición anterior era, como atinó Carla, James Hillman, el representante más importante de la psicología jungiana durante la segunda mitad del siglo XX.

En la edición de hoy buscamos un texto y su autor ¿Quién será? Podéis participar en cualquier momento desde hoy hasta el viernes que viene. Preparados, Listos… ¡YA!

PsicoHistoria-CIHP #7: ¿Qué es este texto y quién lo escribió?

Sin título

PsicoHistoria: ¿Y este tipo?

Otra semana más volvemos con el Campeonato Interplanetario de Historia de la Psicología. El protegonista de la edición anterior era, como atinó UnNombreAlAzar, Ignacio Martín-Baró en el 25 aniversario de su asesinato. Tengo un artículo a medias sobre su obra, a ver si lo consigo acabar.

En la edición de hoy seguimos con los personajes. ¿Quién será ese tipo? Podéis participar en cualquier momento desde hoy hasta el viernes que viene. Preparados, Listos… ¡YA!

PsicoHistoria-CIHP #6: ¿Y este tipo?

0

Un neurocientífico en la corte del IBEX35

bbvainnovationcenter

La gente del Centro de Innovación del BBVA nos pidió a Guido y a mi que habláramos sobre cómo la neurociencia puede ayudar a los emprendedores. Es a la vez una introducción y una visión general de lo que las ciencias de la conducta en sentido amplio (con sus aspectos neuronales, económicos y conductuales) pueden aportar a el mundo de la empresa. ¡Enjoy!

Alguien entra a una tienda y, mientras se mueve por los pasillos, va buscando entre los expositores con la mirada. Al fondo, un dependiente mira atento . Ésta es una escena que ya sea en vivo o en digital se repite cada día millones de veces en todo el mundo. Y en cada una de esas veces ese tendero tiene la misma pregunta rondándole la cabeza: averiguar quién es esa persona, qué busca, qué estaría dispuesta a comprar, de qué manera podría darle eso que quiere aunque ni ella misma sepa (aún) que lo quiere.

Seguir leyendo >>

Psicohistoria: ¿Quién es este señor?

Tras una semana de parranda, vuelve el  Campeonato Interplanetario de Historia de la Psicología. Así que como ya nos hemos hecho esperar demasiado: vamos con la edición de hoy. Creo. Podéis participar en cualquier momento desde hoy hasta el viernes que viene. Preparados, Listos… ¡YA!

PsicoHistoria-CIHP #5: ¿Quién es este señor?

21112014

La civilización y los pimientos

3944687750_dfe29b9a2c_b

Toda la Historia de la Humanidad no es más que una lucha permanente contra nuestros sesgos.

Por mucho que nos empeñemos no dejamos de ser un amasijo de bichos tremendamente inteligentes, hirientemente bellos y irremediablemente gilipollas. Por eso, poco a poco y con innumerables sacrificios hemos ido construyendo instituciones que nos mantienen a raya y evitan nuestra tendencia natural al progromo.

Los artículos de Ricardo Galli sobre el voto electrónico (y 2) muestran la distancia abismal que existe entre lo que necesita un sistema de votación para ser seguro y lo que necesita un sistema de votación para que nos sintamos seguros. Un huevo y una castaña que diría a aquel.

Hoy en The Guardian nos hablaban sobre la privacidad online. Léanlo si tienen un rato, pero por si acaso se lo resumo: nuestra privacidad nos importa un pimiento. Si Ricardo III cambiaba a gritos su reino por un caballo, nosotros venderíamos el nuestro por cuatro perras en el CashConverter.

Y eso es así porque nos vale con la apariencia de control: como los adolescentes que esconden su mundo entre las tapas de un diario “bien escondido” de sus padres, ese candado de plástico es toda la garantía necesitamos. Los mayores secretos del mundo (los de cada uno) estarían escondidos detrás de un candado de plástico si, y perdonandme el exceso retórico, el proceso civilizatorio no hubiera tenido algo de éxito (el poco éxito que ha tenido). Pero la civilización es una elección, nuestra elección. Y no, esta vez no les estoy contando ninguna historia de miedo.

« Older posts

© 2014 Dronte

Theme by Anders NorenUp ↑