Un nuevo Magapsine

472964990_730ddee165_b

Y sigo para bingo. En las próximas semanas, voy a intentar algo distinto con magapsine. El último experimento salió muy bien y el post-resumen diario ha ido ganando lectores con las semanas. Pero lo cierto es que se queda corto: muchas cosas explotan durante el día y cuando llegan al Magapsine están muertas y enterradas.

Por eso, desde el lunes Magapsine.com será un blog autónomo que se actualizará a lo largo del día. Tengo en mente algo parecido al formato del Dish de Andrew Sullivan: seleccionar contenido, editarlo, comentarlo y ver lo que pasa. De todas formas, seguiré haciendo un resumen diario (tanto aquí como en el nuevo blog) para los que prefieran un ritmo más pausado. Pero, vamos, tengo muy claro que si no entras en la guarida del tigre, no puede coger los cachorros: así que por innovar que no sea.

No voy a negar que me encantaría que Magapsine llegara a ser un micromedio de periodismo científico y science writing dedicado a la psicología. Pero como dice aquel… del dicho al hecho hay un trecho.

A modo de presentación – La primera y nada imprescindible carta semana de EmprendedoraMente

2635370305_89e72d8bf7_o

No sé si se hará ahora también. Pero cuando era pequeño en el colegio nos trataban de buscar penfriends. Amigos por carta. Gente con la que cartearse desde el otro lado del mundo. Unas veces era para mejorar el idioma, otras para acercarnos a otras realidades e incluso una vez, para «favorecer la cooperación mágica internacional».

He de reconocer que siempre me pareció una soberana tontería. Y eso que de entre todos los géneros del mundo (incluyendo todos los que caben en el Emporio celestial de conocimientos benévolos), la carta es mi favorita.

Quizá por eso, porque nunca he tenido un penfriend genuino con el que antes no haya medido una palabra in vivo, no sé cómo empezar este epistolario que empezamos.

Sigue leyendo >>

¿Problemas con el Feed?

2847849155_9ba723dba1_o

Esta mañana Alfonso me recordaba que el feed del blog está tuerto de un pie. Lo descubrí ya hace semanas, porque Psyblogogy no sindicaba las entradas y me puse a darle vueltas. Como el gran Stallman solo me ha concedido una habilidad limitadita para esto de la informática, al final y tras marearme de tanta vuelta, lo apañé con FeedBurner.

http://feeds.feedburner.com/Drontees

Así que en el caso de que haya alguien que ha dejado de recibir mis actualizaciones y sorprendentemente las eche de menos, ya sabe que feed usar.

Muak!

EmprendedoraMente.com

8169511197_e6ae7f3ee7_m

Como amenazaba el lunes tenemos nuevo proyecto. La web ya está operativa, ¿Qué os parece?

Cada día cientos de personas se ven con la necesidad de emprender sin tener ni idea de como hacerlo. Algunos lo están deseando, otros lo hacen a regañadientes. «¿Es ésto para mi?» «¿Tengo la capacidad para llevar este proyecto a delante?» «¿Es lo que quiero?»

EmprendedoraMente es un proyecto de Javi Jiménez para responder a esas preguntas y una más, «¿puede la psicología ayudar a todas esas personas?».

Sigue leyendo >>

Un nuevo proyecto

4231553932_2b1aaac5c4_o

“Una decisión equivocada puede ser el inicio o el final de una forma de vivir tu vida”
Kwasi Enin.

La semana pasada ocurrió algo fantástico. Publiqué una serie de posts que tenía atascados de hacía ya demasiado y los sucesos, haciendo honor a su nombre, se sucedieron. A día de hoy, algunos posts acumulan ya más de diez mil visitas y en mi bandeja de entrada hay decenas de correos.

Gracias.

Ahora queda “el después”. Si hubiera sido sexo, tocaría un pitillo. Su hubiera sido una paella valenciana con leña, conejo y caracoles, pegaría un orujo de hierbas. Pero ¿Qué es lo que hay después de una serie de posts sobre emprendimiento?

Lo que me recomendaría todo el mundo es completar las entradas del blog y sacar un eBook en Amazon. O que grabe un puñado de vídeos, haga un curso online y me sume a la moda de los ‘ingresos pasivos’. Pero la verdad es que yo no soy así. Siempre he creído en la cultura libre, en los estándares abiertos, en escribir un post a las tantas de la mañana tan sólo para contarte algo y sacarte una carcajada. Nunca me ha importado demasiado lo que quisiera la información, me daba igual: el que quería que fuera libre era yo. No quiero encerrarme entre los muros de un DRM.

Y además, creo que puedo hacerlo mejor.

-

Ya toca reconocer que soy una ‘rara avis’. Durante estos años de viajes por Europa me he dedicado a la evaluación y a la psicología comunitaria. Y muy a mi pesar, porque siempre he tenido la sensación de que mi trabajo quedaba muy lejos de la gente.

Pero como dijo Tim Wilson,

[é]ste es un momento emocionante en la psicología social. Desde su creación, el campo se ha centrado en gran medida en el desarrollo de conocimientos básicos acerca de la cognición humana, la motivación, el afecto y la conducta, principalmente mediante la realización de estudios de laboratorio. Cada vez más, sin embargo, los psicólogos sociales están traduciendo este conocimiento teórico básico en las intervenciones que tienen efectos poderosos en el mundo real.

Pero un tipo de intervención diferente de la psicoterapia. La mayor parte de las intervenciones que los psicólogos sociales han ideado se utilizan con la población en general, no sólo aquellos que han llegado al punto en que están buscando los servicios de salud mental. Nosotros tratamos de coger a la gente cuando están en una bifurcación, para que puedan ser dirigidos por el camino más sano antes de que sus problemas se vuelvan severos.

Durante esta semana que acaba de terminar me he dado cuenta de que esa bifurcación que buscaba llevaba años delante de mis narices. ¿Hay alguna bifurcación mejor que el emprendimiento, que el inicio de un nuevo proyecto?

Y cuando digo que llevaba años delante de mis narices, no estaba usando un recurso retórico. He perdido la cuenta de las conversaciones en la barra de un bar hablando de proyectos que no salen porque la gente no se atreve. Gente que pasa las tardes diseñando una jugada que saben que no va a jugar, porque sencillamente no ha venido a jugarla. O mejor dicho, tiene miedo a jugarla.

Y no lo digo en plan ‘mal’. Sé lo que es, yo mismo he pasado noche sin dormir y llorando con el puto “y si…” percutiéndome la cabeza. Y supongo que por eso se me hace tan insoportable.

¿Hasta que punto un psicólogo podría ayudar a un emprendedor? ¿Qué técnicas podemos usar? ¿Cuánto sufrimiento absurdo podríamos evitar con pararnos a pensar un poco? Ese tipo de preguntas son las que me preocupan y de ese tipo son las que quiero responder.

Así que escuchad y sed testigos de mis palabras, hoy empieza mi guardia: voy a empezar un proyecto. Nada de confeti y estridencias, una taza de te, una charla y un programa de trabajo. Un sencillo taller loqabita, una consultora chiquitita dedicada a ese asunto tan personal, tan íntimo y a la vez tan público como emprender un proyecto independientemente de cómo sea y de qué sea.

Nace EmprendedoraMente.

¿Quieres estar al día?





Pd: Hasta mayo, LoQAB está de vacaciones pero somos un centro tan pequeño que cualquier idea y ayuda viene bien. Por eso todo el dinero que consigamos (sea mucho o poco) lo dedicaremos íntegramente a que nuestra línea de investigación en ‘psicología del emprendedor’ tenga algo más de vida.