A 35 años de aquel 28 de febrero

Ya sabéis que no soy muy dado ni a esencias, ni a patrias, ni a destinos. Pero aunque sólo sea una forma de llamar a esas cosas que se echan de menos, dejadme que celebre este día. El día de Andalucía.

 

¿Faltan tests en castellano?

7555256954_c34a66a5db_o
Por cosas de la vida, he estado echándole un ojo a los recursos que elaboran en el Buros Center for Testing: el Test in Print (una especie de páginas amarillas de la evaluación) y el Pruebas Publicadas en Español (su versión en lengua castellana).

Algunos datos: El PPE recoge 422 tests contra los 3003 del TIP. Es cierto que es la primera edición del PPE y, por distintas razones (algunas relacionadas con su penetración real en el mercado hispano), puede que recoja menos de las que realmente hay comercializadas.

También podemos saber sobre qué tipos de tests tienen más oferta en cada lengua. Quitando la categoría ‘miscelánea’, las tres categorías más importantes son tests de Personalidad (un 30.9% del PPE frente a un 21.4% del TIP), Vocacionales (un 15.4% frente a un 19.8%) y Tests de Inteligencia (un 12.1% frente a un 7.1%).

Las dos categorías más pequeñas del PPE son ‘Ciencias’ y ‘Estudios sociales’ que no recogen ninguna prueba frente a las 46 (un 1.5%) y las 31 (un 1.0%) del TIP, respectivamente.

Me parecen interesantes muchas cosas, pero sobre todo la escasa oferta en castellano comparándola con la oferta en inglés. Y me pregunto si es esto señala que tenemos una demanda gigantes que no estamos siendo capaces de cubrir. ¿faltan tests en castellano? ¿Sobran en inglés? No sé. O sí que lo sé, pero le seguiré dando vueltas.

 

¡Feliz día de la Psicología!

18054701

En los últimos días del mes de febrero de 1575, en un taller de Baeza, don Juan Bautista de Montoya imprimió un libro. Y no cualquier libro. El Examen de Ingenios de Juan Huarte de San Juan influyó durante años en el pensamiento occidental sobre diferencias individuales.

En conmemoración de aquello y desde 1983, los 24 de febrero celebramos en España el día de la psicología. Así que me tomo el día libre, ya si eso nos vemos mañana. ¡Feliz día de la Psicología!

 

¿Qué es un metaánalisis?

Hace un rato lo he preguntado a los psicólogos (sobre todo aplicados) que me siguen en Twitter pero me ha parecido una mala estrategia para hacerme una idea del asunto. Así que aquí tienen en formato de encuesta anónima. Gracias por responder y si pueden, ¡Difúndanlo!

¿Sabes lo que es un Metaánalisis? ¿Sabrías interpretarlo?

View Results

Loading ... Loading ...

 

 

Pongamos que hablo de, yo-qué-sé, Madrid

4853988328_d0a9f486cd_b

Sé que lo puse en las redes sociales, pero creo que no lo conté por aquí. Ya hace meses os conté que LoQAB cerraba sus puertas y yo estaba buscando, sin prisa, mi siguiente jugada. He dado muchas vueltas y he barajado muchas opciones, pero ya puedo decir que he recogido mis bártulos y estoy camino de Madrid.

Parte del trabajo que voy a realizar tendrá que ver con recursos humanos para conseguir (parte del tiempo en una consultora, parte como freelance) los mejores datos con los que tomar las mejores decisiones. Sí, ese odioso sector que, a falta de una profunda reforma a base de napalm, todos odiamos profundamente. No es un terreno virgen para mi. Como sabéis los lectores más viejos, hace un par de años ya hacía cosas como consultor de recursos humanos; es lo que tiene la vocación (psico)métrica, que da mucho de sí.

De hecho, una anécdota de aquella época resume el espíritu con el que voy a encarar esta nueva etapa. Aún recuerdo aquella vez en Bilbao, cuando, tras un proceso selectivo, alguien que no había sido seleccionado me escribió diciendo esto:

me gustaría agradeceros y felicitaros por como lo habéis llevado a cabo. Me he sentido, supongo que como los demás candidatos y candidatas, muy valorado como persona y como profesional. En mi humilde opinión, os animo a continuar con este tipo de proceso en que la persona que participa se siente valiosa.

Pero, bueno, ya habrá tiempo de hablar de proyectos futuros y de daros la brasa. Era sólo para contaros, en caso de que no lo supierais, que nos vamos p’a Madrid. Y que, por supuesto, allí tenéis una casa.

 

¿Por quién doulan las campanas?

8198515490_ac635b619d_o

No sé si sabéis que estos días hay una polémica entorno a las doulasel colegio de enfermería ha denunciado que la están liando parda. Por lo leído, y sin entrar en la polémica, las doluas acompañan a las mujeres embarazadas antes, durante y después del parto.

Pero yo venía solo a trazar una línea. Fue escuchar lo del acompañamiento y acordarme de “¿Dónde está mi tribu?“, un libro del que he hablado otras veces y que explica el importante papel de las relaciones personales y las relaciones sociales  en una vida (psicológica y socialmente) saludable. En Rasgo Latente he hablado largo y tendido del papel de las comunidades verbales en la vida de las personas. Unas comunidades que están atravesando problemas.

O sea, y hablando en plata, las doulas, los coachs y los libros de autoayuda me parecen una (mala) respuesta del mercado al repliege de las comunidades, una respuesta a toda ese gente que está perdida sin estructuras comunitarias que definan y actualicen sus valores, ni personas que den una respuesta a sus problemas vitales.

A esto tenemos que darle una vuelta.

 

Pon un @rasgolatente en tu vida

RASGO LATENTE PRUEBAS 00-00

Hoy, contraprogramando las elecciones griegas, nace Rasgo Latente, un blog de psicología para el debate público y el cambio social. Juan Ramón Barrada,  Guido Corradi, un humilde servidor y muchísimos colaboradores nos hemos propuesto  reivindicar la psicología como una forma de mejorar la sociedad y de cambiar el mundo.

Y arrancamos fuerte cuestionando los mitos que sobrevuelan la alimentación y el terrorismo.  Oh, yeah.

Tengo pendiente un post sobre cómo ha acabado mi sui géneris búsqueda de trabajo. Pero ya os adelanto una cosa… me veréis mucho por allí. ¡Qué aproveche!

 

Hemos aplazado los cursos de interaccionismo psicológico

portada interconductismo

Una nota rápida para avisar que por problemas logísticos (básicamente, mi cambio de residencia) hemos aplazado los cursos. Siento muchísimo los problemas que haya podido ocasionar.

Sólo me queda dar las gracias a todos los que os habéis apuntado (a los que ya hemos escrito) y espero que las nuevas fechas os vengan bien. Os voy contando según lleguen las novedades.

 

Los españoles no tienen ni puta idea de nada

7065584959_2340274c0c_k

«En estos días democráticos, cualquier investigación sobre la fiabilidad y las peculiaridades de los juicios populares es de interés». Y en días como hoy que se alarman En el artículo que comienza por esa frase, Francis Galton presentaba un curioso experimento que, con el tiempo, se ha convertido en uno de los argumentos prodemocráticos más usados.

En Plymouth, durante el transcurso de la feria anual de ganado conocida como West of England Fat Stock and Poultry Exhibition, se invitó a los visitantes a acertar el peso de un buey.  Tras examinar las estimaciones de los 800 participantes, Galton descubrió que la estimación media fue de 547 kilos. Teniendo en cuenta que el peso real del animal era de 543 kilos, Galton concluyó que «este resultado, en mi opinión, concede más crédito a la fiabilidad de un juicio democrático de lo que podría haberse esperado».

Como dice Luri, del que he tomado las traducciones anteriores, «¡Lástima que en las elecciones democráticas los partidos políticos no nos pidan que calculemos el peso de un buey!». Porque, como también dice Luri, hay algunas observaciones del propio Galton que atenúan el optimismo de las conclusiones. «El juicio de los participantes no estaba influenciado ni por pasiones ni por la oratoria partidista; la mayoría eran granjeros experimentados en estos cálculos y, por último, señala que 30 estimaciones fueron descartadas por ser consideradas erróneas o ilegibles».

Al fin y al cabo, ¿es qué acaso la opinión pública tiene ni puta idea de algo?

Hoy, Tom Stafford, en Mind Hacks, nos recordaba que la ‘opinión pública británica’ creía que de cada 100 libras dedicadas a ayudas sociales, 24 son defraudadas (cuando la cifra real ronda los 70 peniques) o que el tanto por ciento de inmigrantes en Reino Unido representa el 31%, cuando es del 13%. No he buscado cifras en España porque sinceramente prefiero seguir viviendo en la ignorancia.

Desde ayer los medios andan preocupados por la posibilidad de que el atentando del Charlie Hebdo acabe por asentar un estado de opinión antiislámica en Europa. Y es que seamos serios, es hora de decirlo en voz alta: si ‘el pueblo’ es una amalgama de adolescentes idiotas y manipulables, si «la clase obrera es machista, es racista, es xenófoba» ¿por qué la democracia y no más bien, yo-qué-sé, la nada?

¡Vivan las caenas (aunque sean de televisión)!

Aunque, bueno, vale, un segundo, quizás me estoy pasando de frenada. El mismo Stafford habla sobre si la opinión pública es un buen termostato con datos del último libro de Will Jennings.

Según cuenta Jennings, el público puede estar mal informado acerca de las cosas, pero aún así sus percepciones cambian de manera apropiada. Así, por ejemplo, podemos ser engañados sobre la tasa de desempleo absoluto, pero podemos discernir con notable precisión si el desempleo es cada vez mayor o menor. Miren como “covarían” la tasa de desempleo y la preocupación percibida en Inglaterra desde los 80:

Miren como

Esto me ha recordado el trabajo de Barrada sobre peso percibido e índice de masa corporal. Es interesante porque, a diferencia del “peso de Galton” y contra el argumento de Luri, en el “peso de Barrada” sí que intervienen pasiones, ilusiones y, qué diablos, retóricas interesadas.

Las conclusiones de esa y otras investigaciones son que somos bastante buenos estimando nuestro propio peso, ¡excepto en los extremos! ¿Se imaginan que pasara eso en la política? ¿Que fuéramos bastante buenos percibiendo la realidad política excepto en los extremos (es decir, los que tienen mucha y muy poca formación/interés en la cosa pública)? ¡Qué cosa más rematadamente brillante serían las democracias homologadas!

No sé si era en El Ala Oeste de la Casa Blanca donde decían que el gran legado del único presidente estadounidense con doctorado, Woodrow Wilson, fueron un montón de ideas brillantes que llegaron muertas a la escena internacional. Es una boutade, pero es sugestiva.

No es cosa de mi negociado dar argumentos sobre la democracia. En todo caso, la tarea del psicólogo es examinar si en una democracia occidental los individuos tienen la capacidad de hacer elecciones autónomas (no en el sentido de ‘libres’, sino de ‘no controladas por terceros’). En general, parece que eso es así. Parece que ese conjunto de paletos que conforman cualquier país de Europa, una vez capeado el temporal, de recuperar una idea clara de cual es el problema real que representan la inmigración y el terrorismo. Sea cual sea.

No se me preocupen demasiado.

 

Sobre padres primerizos

2776269245_31da648d35_z

«Siento que lo que debe sentir la madre es algo diferente en la medida en que ella lo ha llevado dentro, lo ha sentido crecer y moverse dentro dentro. Eso debe significar que la conexión emocional que debe crearse es extraordinaria y no creo que ningún tío pueda nunca entender eso»

Bob. Padre primerzo, Hace poco Anja Wittkowski y algunos colegas entrevistaron a un grupo de padres primerizos y encontraron muchos testimonios como el de Bob. El tema fundamental de todas las conversaciones fue la experiencia de «separación»; no solo de su vida social y familiar sino de su pareja y del embarazo. Es decir, muchos incipientes padres sientes que están pasando cosas increíbles a su lado y no están invitados a la fiesta. Esa sensación se suma a lo que tradicionalmente llamaríamos no tener ni puñetera idea.

No se puede decir que sea algo sorprendente, aunque sí poco atendido. He estado curioseando por las librerías y prácticamente todos los libros sobre el tema están orientados a la maternidad. Curioso, como digo.

Las conclusiones del estudio son básicamente dos: a) que podría ser buena idea crear equivalentes «paternos» a los cursillos y grupos pre-parto y b) que sería beneficioso reconceptualizar el «rito de paso» de la paternidad como un proceso continuo que no acaba con el nacimiento sino que evoluciona continuamente.

Cuenta Carolina del Olmo, autora del muy interesante ¿Dónde está mi tribu?, que al principio, durante el embarazo, todos los consejos del tipo «reúnete con gente» le parecían gilipolleces. «Si nunca hemos querido estar con otros, por qué íbamos a quererlo ahora. Mi chico y yo vamos a estar como Dios en nuestra casa como siempre», se decía.

Más tarde, vino la realidad, vió que sí que estaba más sola que la una y unas vacaciones familiares le hicieron comprender que como decía el viejo dicho (creo que africano) para criar un niño hace falta un pueblo entero. Vamos que hacen falta redes, para los padres también.